Haenel gana el concurso del Ejército Alemán con su fusil de asalto MK 556, y hay polémica

Después de los últimos días leyendo sobre la intención del Ejército Alemán de equiparse con el modelo MK 556 de Haenel, nos queda preguntarnos si finalmente veremos a los soldados teutones haciendo uso de estos. En este artículo vamos a recoger toda la información que se sabe hasta el momento y la implicaciones que está teniendo.

Soldados con el Haenel mk 556

Heckler&Koch y sus problemas en Alemania con el G36.

Todo el mundo sabe que desde 2015, el descontento con el G36 fabricado por Heckler & Koch (H&K), impulsó al Gobierno alemán a buscar un sustituto de este. Aquel año, la entonces Ministra de Defensa (hoy presidenta de la Comisión Europea) Ursula von der Leyen llegó a decir «el G36, tal y como está construido hoy, no tiene futuro en el Bundeswehr.». Y es que el orgullo alemán estaba herido ante el escándalo de que el fabricante que venía dotando de armas cortas a sus soldados desde hacía 6 décadas (el contrato del H&K G3 se firmó en 1959) sirviera un producto problemático. Tampoco ayudó que los tribunales dieran la razón a H&K cuando se negó a pagar una compensación por las deficiencias que el Ministerio de Defensa alemán había detectado en 3.845 unidades de las 167.000 adquiridas de G36. También la marca creadora del hermano de nuestro CETME, saltó a las noticias en Alemania cuando varios de sus trabajadores fueron llevados a juicio por exportación ilegal de armamento, al demostrarse que el G36 fué utilizado en la desaparición de 43 estudiantes en Iguala (México). Este juicio es considerado el mayor juicio de exportación ilegal de armas en Alemania.

Haenel gana el concurso del Bundeswehr con el MK 556.

La intención del Ministerio de Defensa alemán de declarar inútil el G36 para el 2019, provocó que organizara un concurso de adquisición para sustituir a este como nuevo fusil de dotación en sus ejércitos. Este comienza en 2018, y al mismo se presentan cuatro fabricantes (todos alemanes o casi); Rheinmethall junto a la austriaca Steyr Mannlicher presentaron el RS556, Sig Sauer fué con su MCX, Heanel con el MK556 y H&K puso toda la carne con dos modelos, el HK416 y el HK433, este último se trataba de un diseño casi a medida de este concurso, al ser más económico que el HK433. Sig Sauer se retiró al poco, alegando que no podía acceder a la munición como H&K, que sí gozaba de esta ventaja al ser suministradora de la misma del Bundeswehr.

Esto era lo poco que se sabía sobre el, posiblemente, concurso de adquisión más apetecible de un FUSA en Europa. Hasta hace unos días que se filtró que Heanel se hacía con el triunfo, según la información, ser técnicamente mejor en las pruebas y la propuesta más económica. El contrato que logra está valorado en 250 millones de € para el suministro y mantenimiento de 120.000 rifles.

Haenel; el pequeño (gran) armero de Turingia y más allá.

Todos conocemos el StG 44, aquel fusil de asalto creado por la Alemania nazi durante la IIGM, y que supuso un punto de inflexión en el armamento individual del soldado desde entonces. Pues el fabricante del StG 44 fué Heanel, aunque después de la guerra cayera en el olvido al tener su fábrica en el lado oriental, y acabar siendo nacionalizada por la Unión Soviética. Su fundación data de 1840 y no vuelve a resurgir hasta 2008, inaugurandose con sólo ocho empleados. Al poco, CG Haenel GmbH (su nombre completo) es absorbida por el Grupo Merkel (también alemana) que a su vez pertenece a Caracal International LLC (Abu Dabi), este último forma parte del Grupo EDGE, la empresa estatal de Emiratos Árabes Unidos (EAU) que es un enorme conglomerado de la industria de defensa donde se agrupan todas las marcas del sector con participación emiratí.

Hoy cuenta con 133 trabajadores y los éxitos comerciales en su reciente trayectoria han sido cuando en 2016 su rifle Haenel RS9 fue seleccionado como el nuevo rifle de francotirador de medio alcance, denominado G29, para el Bundeswehr. También en 2016 logró que la Policía de Hamburgo adquiriera para su unidad especial MEK el Haenel CR223.

La compañía Caracal ha venido contratando ex trabajadores de H&K y Sig Sauer, lo que explicaría para algunos que Haenel haya conseguido derrocar a los pesos pesados de la industria en su campo.

Heckler&Koch piensa dar “guerra” a la decisión del Ministerio de Defensa alemán.

El palo que se ha llevado el gigante alemán de armas individuales, al perder frente a la desconocida hasta hoy Haenel, la posición de casi monopolio que tenía en el Bundeswehr, ha sido épico. Su ex accionista mayoritario Andreas Heeschen, envió un mensaje a funcionarios y políticos de Berlín al conocer el desenlace del concurso de adquisición, en el que se niega a aceptar que H&K deje de entregarles el futuro fusil de asalto después de 60 años haciéndolo. También el presidente ejecutivo de la compañía avisa, en una nota de prensa, que examinarán en detalle el contrato anunciado y agotarán todas las vías legales para que no salga adelante.

En 2002, Heeschen vendió una participación mayoritaria, y por consiguiente, el control de la compañía, al holding financiero con sede en Luxemburgo CDE, propiedad del inversor francés Nicolas Walewski. Casualmente, la compañía arrastraba pérdidas, llegando a los 249 millones de €. Pero, como decimos, “casualmente”, el contrato para suministrar al ejército francés su nuevo fusil de asalto (el HK 416) parece que le ha permitido volver a los números verdes en sus balances. También señalar que, el mercado de Estados Unidos representa actualmente un cuarto de sus ventas.

Volviendo al concurso que trata este artículo, llama la atención que ya H&K protestó en una carta a von der Leyen donde criticaba que el proceso de selección no tenía en cuenta el calibre y exigía que éste fuera mayor, igualmente (ya puestos) criticaba que el concurso de adquisición del sustituto del G36 no fuera “justo y competente”.

Aquí hay tomate

No sabíamos como nombrar este apartado, en el que apuntaremos lo que está rodeando este contrato para el nuevo fusil del ejército alemán, y que desde luego dá para programa de Tele5:

-El contrato debe recibir la aprobación del comité de presupuesto de la Cámara Federal, y ya se están oyendo voces desde la oposición que indican que estudiarán al detalle este contrato con Haenel.

-Porque parece que H&K ha empezado a tirar de influencia para poner todos los palos posibles en la rueda de esta contratación, que entre su impugnación y el recorrido parlamentario, se aventura que sea larga su aprobación definitiva. Por lo pronto estamos a la espera de que impugne en el plazo de dos semanas que tiene, ante el tribunal de contratación pública.

-Tampoco se ha pasado por alto que Haenel pertenezca a una empresa estatal de Emiratos Árabes Unidos, que aunque a efectos legales no tiene ninguna repercusión, si que ha llamado la atención en un país preocupado por las inversiones foráneas en sectores estratégicos. Aunque algunos también están recordando que H&K ya tampoco es una compañía alemana.

-Algunos medios están poniendo en cuestión si la capacidad productiva de Haenel permitirá cumplir con el suministro acordado con el Bundeswehr, y si éste ha tenido en cuenta este importante detalle. Porque es una incógnita cómo solucionará el problema la actual “pequeña” compañía.

-Llama también la atención las declaraciones de la líder del principal partido de la izquierda alemana cuandose conoció el desenlace del concurso «Puede ser un regalo financiero para la ciudad de Suhl que Haenel reciba un pedido importante de las fuerzas armadas alemanas por valor de 250 millones de euros. Pero es un regalo completamente envenenado, ya que estas armas se utilizan para la resolución de conflictos militares» y continua «son diplomáticos lo que se necesitan para encontrar soluciones pacíficas». Y es que la localidad de Suhl (sede de Haenel) pertenece al estado de Turingia, en cuyo Parlamento ejerce Hennig-Wellsow, líder de Die Linke, candidata a la presidencia de la República Alemana y autora de tan profundas reflexiones.

-Y “justo” este mes de Septiembre saltaba la información sobre que el fundador de H&K, Edmund Heckler fué un convencido nazi con crímenes a sus espaldas. Lo que se ha unido a la guerra que había hasta hace poco, en el consejo de administración de la compañía.

Bonus.

Si has llegado hasta aquí, te interesará saber los problemas que está teniendo Caracal con el contrato que ganó para suministrar a las fuerzas armadas indias 93.895 fusiles de asalto modelo CAR 816 que logró hace dos años. Y eso que el concurso se estableció con el requisito principal de “urgencia” en el suministro. A día de hoy no se ha formalizado la adquisición, aunque Caracal ganó el concurso; lo que les está provocando, en palabras de un alto ejecutivo de la compañía; poner bajo estrés la compañía, que tiene que producir lo acordado y le impide acceder a los concursos de otros ejércitos por limitaciones industriales. Lo curioso es que Caracal ganó este concurso al mismo tiempo que Sig Sauer fue seleccionada para suministrar 72.000 unidades de su modelo SIG 716 al mismo ejército indio. Sig Sauer sí que recibió la licitación por “vía rápida” en sólo cuatro meses mientras Caracal continúa a la espera mientras ve cómo los indios duplicaron su pedido a la compañía alemana el mes pasado.

Pero como no hay dos sin tres, a su vez, el gobierno indio ha llegado a un acuerdo con el ruso para producir en India una versión propia del AK-203 para suministrar más 600.000 unidades a sus fuerzas armadas.

Acabamos con el vídeo promocional del Haenel CR223, en el que se cree está basado en MK556