Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 06 Dic 2019 16:44
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 29 Abr 2019 12:02 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11476
Ubicación: Pintiam.-
R16 es uno de ellos. Dejó su negocio de taxis para trabajar en la principal agencia de México, los Centinelas. También contactamos con las amazonas de Durango.
En su mayoría son ex policías o agentes de ministerios públicos que se agrupan en Facebook para buscar no solo a delincuentes, sino también mascotas perdidas, automóviles robados o familiares desaparecidos... en un tiempo récord. FOTOS: EDGAR BLANCAS

Pregunta al cazarrecompensas: ¿Qué pasa por tu mente cuando sales de cacería?

-En chingarme a esos cabrones- responde.

Quien habla es R16, sobrenombre de un comerciante y dueño de una flotilla de taxis en Ciudad de México que hace dos años dejó sus empleos por la serie de fraudes y robos de los que fue víctima. La decisión más difícil de su vida, confiesa. Una noche, harto como muchos otros mexicanos, se preguntó llorando qué hacía falta para ponerle un alto al crimen en un país «donde nadie te ayuda». Y salió a aplicar justicia por su propia mano.

-Hoy me dedico a lo que me dedico porque la delincuencia nos ha quitado todo en este país, todo -enfatiza- incluso el miedo a morir.

El nuevo oficio de R16 se gesta en las calles de todo México: los cazarrecompensas. En un país donde 99% de los crímenes quedan impunes, sumado a la publicación de recompensas cada vez más frecuente por parte de la Procuraduría General de la República para detener a narcotraficantes, defraudadores o políticos corruptos, se desarrolló este trabajo único y bien remunerado.

Se trata de comerciantes, policías retirados, detectives, ex agentes del Ministerio Público o simplemente forajidos que utilizan las redes sociales para ofrecer sus servicios como cazarrecompensas. Llegan a encontrar delincuentes, autos robados, documentos extraviados, defraudadores... en un tiempo récord: 30 días. Las ganancias rebasan los 100.000 euros en tan sólo 120 días.

Crónica ha localizado en México a la principal agencia de cazarrecompensas que se desarrolla en el país, donde trabaja R16. En el verano de 2018 establecimos contacto con «Centinelas» a través de un mensaje en Facebook, pero fue luego de seis meses, y tras pasar varias pruebas de confidencialidad, cuando los agentes encubiertos nos mandaron a llamar una de sus oficinas centrales en el corazón de la capital mexicana. Hablaremos con R16.

Mientras el taxista cruza la ciudad para llegar al lugar de la cita, repasamos la excusa que ha propiciado esta entrevista: los perfiles de los cazarrecompensas que se anuncian en redes sociales son un rompecabezas de acentos, ubicaciones y matices. Pero los Centinelas se distinguen por su logo, la cabeza de un lobo rabioso y las fotografías sobre sus misiones: nunca se les ve el rostro a los cazarrecompensas, sólo se distinguen figuras de hombres corpulentos enfundados en armaduras negras, inspiradas en el RoboCop de los años 80 [también evoca al cazarrecompensas futurista Boba Fett, de Star Wars] entregando a supuestos defraudadores a la policía de la Ciudad de México.

Adicional a ello hay fotografías de los autos recuperados de fraudes o robo. De media comparten dos imágenes a la semana.

Lo que también hay son mensajes públicos de clientes que solicitan su ayuda: hombres y mujeres víctimas de la delincuencia que no confían en las acciones para combatir al crimen y pacificar al país anunciadas en diciembre de 2018 por el presidente en turno Andrés Manuel López Obrador:

-Me robaron una camioneta de 3.5 toneladas hace cinco meses. No la recuperé. ¿Qué se puede hacer?

-¿También buscan personas? Secuestraron a mi hermano hace un mes en Oaxaca. No hay respuesta de la policía.

-¡Estoy hasta la madre! Me robaron mi auto otra vez. La policía de AMLO [por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador] no ha hecho nada. ¿Ustedes pueden ayudarme a recuperarlo? Pago lo que sea.
El detonador

Un edificio de paredes blancas, sin algún anuncio que señale a la agencia, es el lugar. Ahí estaba el portero/jefe de seguridad, resguardando el lobby. Al caminar hacia el elevador, las cosas cambian. Se abren las puertas y aparece un hombre vestido de camisa y pantalón negro que nos da la bienvenida. No brinda su nombre.

Intercambiamos un par de palabras: «Yo trabajo en el búnker; hoy vine aquí a vigilar la entrevista con R16». Al llegar al sexto piso, la atmósfera amena desaparece. Llega una nueva, fría, incierta, cuando nos vemos dentro de una sala de juntas, cara a cara, con uno de esos hombres RoboCop. Él es R16, en persona.

En México, los anuncios de estos servicios aumentaron en las redes sociales después de marzo de 2009, cuando el entonces procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, formalizó un programa con recompensas de hasta con 30 millones de pesos a quien auxiliara a la dependencia en la captura de líderes del crimen organizado.

Si bien es cierto que este acuerdo estaba vigente desde febrero 2006, hasta entonces operaba tras bambalinas y para la protección de testigos. Pero con la guerra contra el narcotráfico en auge, el gobierno de Felipe Calderón se vio rebasado en la búsqueda y captura de 37 individuos de alta peligrosidad, entre ellos, El Chapo Guzmán (recapturado en 2016) e Ismael Mario Zambada, alias El Mayo, dos de los líderes del Cártel de Sinaloa.

De las más de 200 recompensas que se ofrecen hasta hoy, sólo se ha pagado gratificación a ocho personas, el equivalente a 52 millones de pesos (2.760.000 euros).

Este tipo de estímulos económicos crearon el clima propicio para el surgimiento en Internet de cazarrecompensas, sobre todo en páginas de Facebook, donde un sinnúmero de víctimas postean los objetos que les fueron robados y ofrecen recompensas.

Para comprender cómo trabajan hemos hablado con el administrador de una de ellas llamada «Objetos perdidos y encontrados». Diógenes Bravo, un ingeniero mecánico de 35 años, respondió a nuestras preguntas. Suma 2.261 miembros desde 2011. Hay 25 publicaciones diarias.

-Todo comenzó como un lugar para publicar objetos extraviados y pedir la ayuda de las personas para su búsqueda. Luego, algunos usuarios denunciaron robos. Y otros se ofrecieron para buscar los objetos extraídos. El intercambio va, viene.

-¿Cuál es la tasa de éxito? ¿Hablas con los cazadores?

-Yo sólo administro -titubea en su respuesta- los intercambios que suceden ahí son privados. Por los comentarios que leo a diario, diría que hay una tasa de éxito del 30%.

Otras agencias de detectives, que ahora se especializan en búsqueda de personas a base recompensas, como un grupo de mujeres en Aguascalientes llamadas Amazonas, tampoco son muy escrupulosas ni verifican la información de quien pide el servicio. De principio sólo necesitan rellenar test con 30 reactivos, entre ellos, datos del sujeto a investigar, señas particulares del extravío, pistas, familiares... Y el pago por adelantado.
Así trabaja un cazarrecompensas

De primera vista, R16 intimida sentado frente a nosotros, frente a la cabecera de una larga mesa. Este hombre mide 1,85 metros de altura y tiene una mirada desafiante. Los ojos es lo único que se ve de su cuerpo. El resto es una armadura color negro petróleo: más de 200 aparatos construyen el traje; destacan las botas industriales y dos cámaras, una sobre su hombro y otro en el casco. En conjunto todo pesa cerca de 15 kilos.

-No cualquiera aguanta esto -dice- pero así recorro las calles todos los días a bordo de una motocicleta. Así son las misiones.

Intranquilo, suelta una mochila sobre la mesa. A primera vista no hay armas. Su voz denota cansancio.

-Aquí hay otros 10 kilos de accesorios para defendernos ante cualquier situación, escenario o clima.

- ¿Incluidas armas?

Titubea antes de dar una respuesta.

-Estén seguros que estamos preparados para todo. Lo que se tenga que hacer se tendrá que hacer.

En los Centinelas, si el cazador atrapa al fugitivo, la recompensa que recibe es generalmente el 10% del valor del objeto robado. Es decir, si localizan un auto con un valor superior a los 21.000 euros, el equipo de cazarrecompensas recibirá 2.100 euros. En contraste, los sueldos de los policías estatales o federales mexicanos rondan los 400 y 750 euros.

-Hemos recuperado 48 autos en el último trimestre y mínimo entregamos un delincuente por mes, cuando una agencia del Ministerio Público tarda en una detención hasta seis meses, pese a contar con más de 30 policías de investigación, 15 patrullas, 40 armas largas, 30 armas cortas...

- ¿Qué los hace diferentes?

- Mucho. Contamos con esquemas de colaboración: tenemos una red de informantes en todo el país, personal colaborando para nosotros al interior de la PGR, policías retirados que conocen el terreno y una plataforma de cruce de información que agiliza los hallazgos. En este negocio -afirma el entrevistado- sin fuentes, no eres nada.

Con frecuencia, este tipo de agentes se relacionan con contactos callejeros para obtener información. En sus cuentas sociales, les agradecen «su capacidad de ingresar a ciertas zonas y obtener información que la gente simplemente no puede obtener».

Para contratar el servicio, sólo se necesita pagar una cuota de inscripción a la plataforma que ronda los 90 euros. Nunca se le da una garantía del 100% al cliente. Sólo sí la cacería tiene éxito, se paga la recompensa.

-Lo que sí no hacemos es detener al delincuente, para ello tendemos trampas y, una vez que lo tenemos acorralado, pedimos apoyo de la policía local -advierte R16, recordando al caso del Perro Chapman.

En junio del año 2003, un famoso cazarrecompensas estadounidense llamado Duane Dog Chapman (El Perro Chapman) viajó a México para atrapar a Andrew Luster, heredero de la marca de cosméticos Max Factor, quien había sido declarado culpable de violación en una corte de California, Estados Unidos.

El millonario, quien había enfrentado el juicio en libertad, recibió una condena de 124 años de prisión. Duane Chapman ubicó al millonario en un puesto de venta de tacos en Puerto Vallarta, Jalisco, y tras hacerle plática le roció gas pimienta para someterlo, subirlo a una camioneta y llevarlo al aeropuerto, donde tomarían un vuelo a Estados Unidos.

Sin embargo, las leyes mexicanas prohiben las actividades de cazarrecompensas, incluida la privación de la libertad con estos fines. Y el Perro no contaba con que los comensales del puesto de tacos alertaran a la policía sobre un intento de secuestro, por lo que Duane Chapman fue detenido cuando estaba por llegar en auto al aeropuerto.

Chapman fue arrestado. Luster bajo el resguardo de las autoridades mexicanas que lo entregaron poco después a agentes del FBI.

Tras depositar una fianza, el Perro huyó a Estados Unidos. Tres años después fue arrestado en Hawai por este mismo caso, pero un juez estadounidense negó su extradición a México.

Esta situación podría cambiar si se llega a aprobar la iniciativa de Armando Tonatiuh González, diputado del ex partido oficialista PRI, quien desde 2009 intenta que se legalice el oficio de cazarrecompensas al menos en Ciudad de México. Este trabajo ya se realiza, dice, sólo que las autoridades prefieren ignorarlo.

«El apoyo de la sociedad ayudaría mucho para resolver la saturación de denuncias de las dependencias», dice González en entrevista.

El legislador detalló que su iniciativa rechazada anteriormente propone la creación de dos figuras: la de colaborador ciudadano, quien fungirá como informante, y la de un padrón de agentes civiles para la recuperación de fugitivos, quienes podrán perseguir, capturar y poner a disposición de la autoridad al probable responsable de un delito.

Tonatiuh González volverá a presentar la iniciativa en el segundo semestre de 2019.

Sed de justicia

La siguiente historia enmudece a todos los presentes:

-En una detención reciente casi perdió la vida.

-¿Cómo fue?

-Un policía no pudo someter a un defraudador tras tenerlo acorralado. Nosotros apoyamos, pero el criminal intentaba sacar algo de la mochila. Creemos un arma. Pero al final todo se soluciona: casi le rompemos el brazo y cedió.

-¿Dominan técnicas para romper brazos?

-Nos defendemos con judo- dice con una mirada de emoción evidente.

Le preguntamos si tiene familia, a lo que contesta asintiendo con la cabeza. No dice más. Se confiesa admirador de Batman y Emiliano Zapata. Ríe a veces.

En un momento, R16 alza el cuello y deja ver un collar alrededor. Al preguntarle si se trata de un rosario, con sus manos muestra lo que esconde debajo del escudo que le protege el pecho: una navaja en forma de flechas.

-¿Para qué te sirve?

-Te salva la vida -y repite al final de la entrevista, refiriéndose a los criminales: «Esos hijos de la chingada me quitaron todo. Y tengo sed de justicia».
https://www.elmundo.es/cronica/2019/04/ ... b4573.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos