Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 24 Feb 2020 12:12
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 446 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 46, 47, 48, 49, 50  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 28 Dic 2016 09:34 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, ha confirmado este martes que la guerra en Siria ha servido al Kremlin para probar la eficacia de más de centenar y medio de nuevos armamentos, así como para foguear a los pilotos militares que hasta hace unos años tenían muy poca práctica de vuelos, sobre todo en condiciones de combate.

"Más de 160 tipos de armas novísimas" han sido probados en el curso de la operación militar que Rusia desarrolla en Siria, manifestó Shoigu en una reunión mantenida en Moscú con altos mandos de las fuerzas armadas. En general, según Shoigu, el nuevo armamento demostró "una alta fiabilidad". Shoigu destacó asimismo que "el 84% de los pilotos de las Fuerzas Aeroespaciales pasaron por la prueba que significan las acciones de combates reales".

La última guerra en la que Rusia participó oficialmente antes del conflicto sirio fue la de Georgia, en 2008, que fue muy breve y duró menos de una semana. Con anterioridad, el Kremlin había combatido en dos guerras el separatismo checheno, la primera de ellas a mediados de los años 1990, en la que perdió. A finales del siglo pasado, en 1999, comenzó la segunda campaña chechena, que finalizó con el triunfo del Kremlin al año siguiente. Más recientemente, en el conflicto del este de Ucrania, Rusia apoyó a los rebeldes frente a las autoridades de Kiev. La crisis acabó con la anexión de Crimea a territorio ruso.

Antes de que Shoigu asumiera la jefatura del Ministerio de Defensa en 2012, los pilotos tenían muy pocas horas de práctica real de vuelo, lo que había despertado malestar en la fuerza aérea. Con Shoigu, esta situación cambió radicalmente para todas las ramas militares, que son sometidas periódicamente a ejercicios no anunciados para comprobar su capacidad de movilización y combate.

La campaña de bombardeos rusos en Siria, realizada a petición del régimen de Damasco y que ha permitido a Bachar el Asad recuperar Alepo, comenzó hace ya más de un año, el 30 de septiembre de 2015. El Kremlin, que oficialmente asegura que su principal misión en Siria es combatir al Estado Islámico y a los terroristas del Frente al Nusra, tiene desplegada una agrupación de aviones de guerra en la base aérea de Jmeimim, provincia de Latakia.

Que Rusia estaba probando nuevos armamentos en Siria era algo que habían destacado ya los observadores, tanto rusos como extranjeros, especialmente después de que hace un año, el 9 de diciembre de 2015, dispararan desde un submarino que estaba en el Mediterráneo una serie de misiles Kalibr, que, según el Ministerio de Defensa, habían demostrado un alto grado de precisión al dar contra los blancos del Estado Islámico. Esos misiles crucero tienen un alcance de unos 2.000 kilómetros.

"Rusia puede ofrecer a los clientes los medios más modernos para la lucha antiterrorista: no sólo armas para el combate cuerpo a cuerpo, sino también aviones, sistemas de defensa antiaérea, artillería reactiva y blindados"

El presidente Putin ha dicho que el éxito de las armas rusas en Siria ha despertado en una serie de países el deseo de comprarlas. Más aún, este mes Putin ha dado instrucciones a los exportadores de armamento para que las ofrezcan a aquellos países que combaten contra el terrorismo de los yihadistas, como Afganistán, Irán o Libia. El líder ruso señaló que Moscú "puede ofrecer a los clientes los medios más modernos para la lucha antiterrorista: no solo armas para el combate cuerpo a cuerpo, sino también aviones, sistemas de defensa antiaérea, artillería reactiva y blindados". Rusia es, después de Estados Unidos, el principal exportador de armas del mundo.
http://internacional.elpais.com/interna ... 79493.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 07 Ene 2017 09:43 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
Moscú inició este viernes el repliegue de parte del contingente que mantiene en Siria, retirando su único portaviones el Almirante Kuznetsov. Su intervención en Siria, que remonta a un año atrás, ha supuesto un vuelco radical en el terreno a favor del presidente sirio Bachar el Asad. El refuerzo de los bombarderos rusos ha remachado la supremacía aérea del ejército sirio frente a los insurrectos permitiendo victorias como la primera recuperación de Palmira o Alepo. Y sin embargo, las botas en tierra que refuerzan a los efectivos limitados de las tropas sirias, las ha puesto Irán. Se estiman entre 15.000 y 30.000 los combatientes extranjeros de las diversas milicias chiíes que luchan en Siria, reforzando los más de 50 frentes en los que se baten los soldados regulares sirios. Una pieza que ha demostrado ser clave en las victorias de un ejército hoy en deuda con Rusia e Irán.


La primera milicia que jugó un rol determinante en la contienda siria fue la libanesa Hezbolá, cuyo despliegue en el terreno se estima en unos 6.000 hombres. Esta milicia-partido libanés chií jugó un rol crucial en la batalla por recuperar en junio de 2013 la localidad siria de Quseir. “Con una experiencia de tres décadas en la guerra de guerrillas contra el ejército israelí en el sur de Líbano, las técnicas de combate de esta milicia se mostraron más eficaces que las de los soldados sirios entrenados para una guerra convencional entre ejércitos”, explica desde el anonimato un coronel libanés retirado. Siguiendo un mismo patrón, Irán acudió en apoyo de El Asad para crear una estructura de milicias paralela al ejército regular.

En 2012, unos 3.000 oficiales del general Qassem Suleimani, de la Guardia Republicana iraní, fueron los encargados de entrenar a la miríada de Defensas Nacionales Sirias (DNS) para formar un cuerpo paramilitar homogéneo. Las DNS contarían con entre 50.000 y 100.000 civiles armados y pagados por el Gobierno de Damasco para proteger sus ciudades natales y participar en ofensivas contra los insurrectos. Bajo el paraguas iraní llegaron también diversas milicias chiíes como la iraquí Organización al Badr o la Brigada Fatemiyoun afgana. Estos últimos contarían con entre 3.000 y 4.000 hombres, según datos recogidos en un informe de Human Rights Wacth.
La milicias chiíes ganan experiencia en Siria


El ejército regular sirio anunció el mes pasado la creación de la Quinta Fuerza en la que se funden milicianos con soldados regulares. Una fusión que abre muchos interrogantes sobre los futuros roles de las milicias y el endeudamiento que El Asad ha contraído para con ellas. La coordinación entre milicianos con experiencias bélicas e idiomas dispares ha supuesto un nuevo aprendizaje para hombres como los de Hezbolá que, acostumbrados a operaciones defensivas, lideran hoy ofensivas a bordo de acorazados.

Sin embargo, los roces también han provocado encontronazos tanto en lo táctico como en lo estratégico. “Algunos combatientes nos retrasan o huyen despavoridos cuando se acerca el enemigo”, dice en Beirut Abu Hassan, nombre de guerra de este combatiente de Hezbolá. “Otras veces los iraníes priorizan liberar ciudades chiíes cercadas aunque ello exija muchos hombres y no responda a la prioridad en la coyuntura de guerra”, añade.

Al igual que Hezbolá fue un actor clave en la toma de Quseir, las diferentes milicias chiíes y sirias entrenadas por Irán lo han sido tres años más tarde en la de Alepo. “Alepo ha sido una victoria ganada por las milicias apoyadas por Irán”, escribe el experto norteamericano Charles Lister en su último análisis. Según Lister, Irán mantiene una capacidad de influencia sobre los paramilitares de las DNS y sobre más de 60 milicias chiíes, que suman otros 30.000 hombres. El experto calcula que el ejército sirio contaría con tan sólo unos 20.000 efectivos capaces de ser desplegados en operaciones ofensivas en toda Siria. Y ello, después de que los 220.000 soldados que conformaban las tropas regulares sirias de preguerra se redujeran a la mitad con los uniformados caídos en combate. Una pérdida a la que el ejército sirio no pudo hacer frente tras la huida masiva al extranjero de hasta 70.000 jóvenes en edad de ingresar el servicio militar obligatorio, según datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, sito en Londres.

Mientras que la mayoría de los expertos coinciden en el papel clave que desempeñan las milicias chiíes en el campo de batalla sirio, el norteamericano Joshua Landis relativiza su impacto. “El ratio de muertos es esclarecedor. El ejército sirio ha perdido más de 100.000 hombres, mientras que Hezbolá e Irán unos 1.000 cada uno. Queda claro que quien encaja las pérdidas en el campo de batalla son los soldados y los paramilitares sirios”. Para Landis, la potencia chií sigue siendo un actor clave en el respaldo de El Asad, cuyo refuerzo le ha permitido anotarse un tanto en la lucha regional contra el archienemigo suní Arabia Saudí. Una victoria que no solo se debe a la eficiencia de las milicias chiíes en Siria, sino que se extiende a los rápidos avances de éstas en Irak en la lucha contra el ISIS: “Al fin y al cabo, las milicias chiíes apadrinadas por Irán cuentan con el apoyo de las dos principales potencias aéreas mundiales: la estadounidense en Iraq, y la rusa en Siria”.
http://internacional.elpais.com/interna ... 72698.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 07 Ene 2017 13:11 
Desconectado
Inspector_Jefe
Inspector_Jefe

Registrado: 26 Sep 2011 13:08
Mensajes: 904
Tras la pausa de nochevieja y reyes, dejo un artículo y un video muy interesante.

"El régimen de Assad admite manipular al ISIS"

Artículo: http://henryjacksonsociety.org/2017/01/ ... mic-state/

Video: https://twitter.com/MiddleEastEye/statu ... 8116589570

Las declaraciones de Khaled Abboud (político del régimen de Assad) son escandalosas, si esto lo llega a decir un político saudí, americano, británico... lo que habría que aguantar:

Citar:
Where is Daesh [IS] and Jabhat al-Nusra [al-Qaeda in Syria, now known as Jabhat Fatah al-Sham (JFS)] and all these jihadist revolutionary factions. They are on the outskirts of Damascus.

Then why have there been no bombings in Damascus? Why are these bombings happening in Turkish cities instead? [Because] the Syrian security establishment and the Syrian intelligence services have infiltrated and deeply penetrated these networks. They have managed to take control of key structures within.

Consequently, in my opinion, what is happening in Turkey—no one can stop that without co-operating with the Syrian security establishment. I tell you, the Syrian state is aware of important aspects of what is going on in Jordan and Turkey.
There is a difference between knowing about these operations and actually running them.

Y aquí hay video en la televisión estatal siria donde sale el mismo diciéndolo, no es un blog perdido que no pone la fuente.

Sobre el repliegue del Kuznetsov, pues han perdido dos aviones, han tenido que operar desde la base en tierra y se repliega 6 meses antes de lo que anunciaron originalmente y eso que han perdido Palmira y Tiyas/T4 puede caer en cualquier momento. Normal que quieran sacarlo de ahí antes de que les destroce más aviones.

Saludos.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 23 Ene 2017 11:29 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
La vanguardia militar del régimen del presidente sirio está conformada por una miríada de combatientes, coordinados con el Ejército regular, que incluye grupos paramilitares, milicias kurdas y la libanesa Hezbolá. Unidos frente al enemigo común, estos actores conforman una alianza coyuntural bajo la que subsisten intereses secundarios. Hace unos días, al noreste de Alepo, un control militar del Ejército sirio daba paso a otro en el que daban el alto en kurdo. Se trata de las fuerzas de Al Shahba, bajo órdenes de las Unidades de Protección Populares kurdas (YPG, por sus siglas en kurdo). El frente está activo porque la tregua en vigor excluye los grupos terroristas como Fatá al Sham (antigua filial de Al Qaeda) o del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) presente en esa zona.
Milicianas kurdas que han combatido en el frente de Alepo, la semana pasada
Milicianas kurdas que han combatido en el frente de Alepo, la semana pasada NATALIA SANCHA

Atravesamos un control militar del Ejército sirio al noreste de Alepo para toparnos con otro en el que nos dan el alto en kurdo. Se trata de las fuerzas de Al Shahba, milicia kurda bajo las órdenes de las Unidades de Protección Populares kurdas (YPG, por sus siglas en kurdo). El paso se abre tras varias comunicaciones entre posiciones mediante walkie-talkies y se avanza escoltados por uniformados regulares sirios.

Ronaí, miliciana kurda de 25 años está a cargo de la unidad de 15 combatientes mujeres que integran un grupo más amplio de 50 milicianos. Hace apenas un mes que tomaron esta posición avanzando con las fuerzas regulares sirias desde flancos separados. Están apostados a siete kilómetros al sur de Al Bab, estratégica localidad que simboliza el mosaico de subguerras que se libran en el país. Milicias kurdas respaldadas por Washington arremeten desde el noreste, mientras que las de Ronaí lo hacen desde el suroeste. Intentan unir a los diferentes cantones kurdos en el norte del país.

Esta miliciana que nació y creció hasta los 20 años en Suiza, retornó hace cinco para empuñar el fusil. “El entrenamiento militar es fácil, es el ideológico el que lleva tiempo”. Comparte un mismo ideario con el resto de jóvenes soldados sirios que ven al ISIS como un elemento retrógrado, pero va más allá en su análisis sobre el papel que ha de jugar la mujer como igual en la sociedad. Para estos milicianos, al igual que para muchos soldados sirios, el ISIS y Turquía son un mismo enemigo.

En Al Bab precisamente combaten 500 soldados turcos contra el ISIS y contra el YPG en un intento de expulsar a ambos del sur de su frontera. Y desde hace una semana, siguiendo un vuelco de alianzas, lo hacen en coordinación con las aviaciones rusa y siria. Ronaí, al igual que sus compañeros, son conscientes de que la alianza coyuntural que les une hoy a Damasco llegará a su fin cuando venzan al enemigo común y toque luchar por un Kurdistán independiente en el país.
Áreas de control en Siria

Hacia Al Bab se dirigen también las fuerzas especiales del Ejército sirio, más conocidas como Los Tigre que responden a las órdenes del General Suheil Al Hassan, una leyenda entre los suyos. Rami A. es uno de sus soldados que como gran parte de los oficiales de este grupo proviene de la costera región alauita, cuna de los Asad. De metro noventa de estatura, acumula múltiples heridas de guerra, la última un balazo en el estómago y el brazo izquierdo inmovilizado por la metralla de un mortero. “En nuestra tierra se libra la tercera guerra mundial, con luchas de poder heredadas de la guerra fría así como por los recursos naturales, aunque los líderes mundiales no quieran llamarlo por su nombre”, opina el uniformado de 27 años, los últimos seis consumidos entre frentes. El oficial explica que Los Tigre intentan abrirse camino hacia el este de Al Bab, en la misma dirección que lo hacen los kurdos, pero para arrebatar a los yihadistas la planta hídrica Al Khafsa, vital para reabastecer de agua a la ciudad de Alepo.

Faltos de efectivos en tierra, las tropas sirias han confeccionado una amplia alianza de milicias y grupos de Defensa Nacional Siria (DNS). Son civiles de todas las confesiones confundidas y pagados por el Gobierno de Damasco que, habiendo cumplido el servicio militar en tiempos de preguerra, se prestan voluntarios en la defensa de sus poblados. Se estiman en 100.000 y son hoy progresivamente integrados como unidades supletorias de las tropas regulares en regiones que conocen al dedillo. Es el caso de milicianos reclutados y entrenados por Hezbolá en los poblados sirios chiíes de Nubel y Zahara referidos como el Hezbolá sirio. Estas dos localidades permanecieron cercadas durante cuatro años por grupos insurrectos. “En 2012 nos prestamos voluntarios para defender nuestros poblados y una vez liberados [en febrero de 2016] nos sumamos a los combates de Alepo junto al Ejército”, cuenta en Alepo Mojaba, nombre de guerra de este miliciano.

Herido ocho veces en combate, Mojaba se ayuda de un par de muletas para caminar. Un mes atrás le alcanzó una ráfaga de ametralladora cuando participaba en la ofensiva que expulsó al reducto insurrecto de los barrios orientales de Alepo. A los 27 años añora los estudios de filología inglesa que interrumpió para sumarse a la lucha. “Hay algo intrínsecamente erróneo cuando los niños de la Alepo oriental regresan a las aulas y llaman Jeque al profesor. Eso es lo que les han enseñado los armados que se sirven del miedo y les amenazan con arder en el infierno si desobedecen”. En plena tregua esperan órdenes, aunque se preparan para una posible ofensiva insurgente en la provincia de Alepo.

“La supervivencia de Hezbolá depende de la de Siria”, repiten los expertos. Tres décadas de experiencia en la lucha contra el Ejército israelí han convertido a Hezbolá en un aliado clave para El Asad. Desde 2012, la milicia ha pasado de defender sus fronteras a convertirse en una fuerza táctica ofensiva y flexible en Siria donde planifican y coordinan sus acciones con las tropas regulares y, mediante éstas, con la aviación rusa. “No tenemos un número fijo de combatientes en Siria. Podemos ser 1.500 una noche y 5.000 la siguiente. Entramos, luchamos y nos vamos”, dice el Haj Abu Hadi, responsable de Hezbolá para Alepo ciudad. Defienden al Gobierno aliado pero también luchan “contra el peligro yihadista y los planes de Estados Unidos e Israel por desestabilizar a todo aquel que no se someta a su empresa”. Una lucha en la que se estima han perdido a un millar de los suyos pero aportado estratégicas victorias. Haj Abu Hadi asegura que sus hombres también entrenan y asesoran a miembros del Ejército sirio en la contienda.

Hezbolá también ha sufrido una metamorfosis interna en tierra Siria, donde han aprendido a coordinar con aviaciones, manejar carros de combate, luchar junto a ejércitos regulares y sobretodo pasar de acciones defensivas a operaciones ofensivas. “Algo que Israel teme para futuras guerras”, recuerda Haj Abu Hadi. Cuestionado sobre las manifestaciones populares que precedieron a la guerra siria, el responsable militar se muestra tajante: “Si las manifestaciones se hubieran mantenido pacíficas, no hubiéramos intervenido aunque cayera el Gobierno sirio. Pero al mes ya asomaron las armas desvelando el designio regional financiado por el Golfo y apoyado por Occidente”.
http://internacional.elpais.com/interna ... 85159.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 25 Nov 2017 09:22 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
Estados Unidos está embarcando en una guerra opaca en Siria en que se desconoce exactamente cuántos militares tiene desplegados y cuál es su función. Pero eso está a punto de cambiar. El Pentágono tiene previsto reconocer en los próximos días el número preciso de tropas que luchan de forma estable contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas inglesas).



La cifra es sorprendente. Son unos 2.000 soldados, cuatro veces más de lo anunciado públicamente, según revelaron este viernes funcionarios militares a la cadena CNN y a la agencia Reuters. “No tenemos nada que anunciar en este momento”, dijo a EL PAÍS un portavoz del Pentágono preguntado por esas informaciones.

Oficialmente, el Departamento de Defensa tiene un tope de “nivel de fuerza” de 503 efectivos en Siria, según anunció el pasado diciembre. Pero esa denominación es genérica ya que no incluye los despliegues temporales o las rotaciones de unidades. Por ejemplo, el pasado marzo se anunció el envío adicional de 400 soldados a Siria. Y en septiembre, en sus estadísticas sobre el conjunto del personal militar, el Pentágono admitía tener a 1.547 tropas en Siria. Pero públicamente el Ejército siempre ha hablado de tener alrededor de 500 uniformados.

Cuándo y cómo ha ido aumentando la presencia militar norteamericana en Siria es un misterio. La mayoría son soldados de élite que entrenan y asesoran a fuerzas locales en la lucha contra el ISIS. Oficialmente, a diferencia de las intervenciones en Afganistán e Irak de la década pasada, los militares estadounidenses no pueden entrar en combate y mantienen un perfil bajo. Pero sobre el terreno se difuminan los límites marcados por la burocracia a miles de kilómetros: en los últimos meses han circulado fotografías de vehículos blindados militares con grandes banderas estadounidenses o de soldados “cerca de las líneas de frente”, según pudo constatar un fotógrafo internacional.

El apoyo de EE UU, desde el aire y sobre el terreno, a la amalgama de fuerzas locales fue clave en la conquista en octubre de Raqa, la hasta entonces autodenominada capital del ISIS. Pero es una incógnita, por ejemplo, si los militares estadounidenses llegaron a entrar a la ciudad o a abrir directamente fuego contra milicianos yihadistas.
De espaldas a la opinión pública

Tras tres años de tímidos apoyos armados a la oposición contra Bachar el Asad y un interminable debate interno sobre el futuro del dictador, en septiembre de 2014 Washington se adentró de lleno en el polvorín de la guerra civil siria. Pero su objetivo no fue el régimen de El Asad sino el ISIS. EE UU inició una campaña de bombardeos contra posiciones yihadistas en Siria, un mes después de hacerlo en Irak. A finales de 2015, desplegó por primera vez a militares sobre el terreno. Y desde entonces, con Barack Obama y Donald Trump en la Casa Blanca, la primera potencia ha ido aumentando su despliegue bélico en Siria de espaldas a la opinión pública y política en EE UU.

Las pocas informaciones sobre el alcance de la huella militar han llegado a cuentagotas, sobre todo tras encontronazos entre las fuerzas estadounidenses y las rusas, que apoyan a El Asad, o las sirias. Y cuando Washington atacó en abril posiciones militares sirias como represalia a un ataque químico contra civiles ordenado por Damasco.

Según las fuentes citadas, el secretario de Defensa, Jim Mattis, se había resistido a revelar el número exacto de tropas en Siria por motivos de seguridad y dada la telaraña de intereses entrecruzados entre potencias. Pero el declive territorial del ISIS y la presión del Congreso a favor de mayor transparencia han propiciado el paso al frente, que podría llegar el lunes. Otra duda a resolver es si ahora, ante el declive del ISIS, EE UU rebajará su presencia en Siria.

Lo que no está previsto es que el Pentágono revele cuántas tropas tiene en Irak porque así se lo habría pedido el Gobierno de Bagdad, que busca minimizar cualquier apariencia de injerencia extranjera. Oficialmente, el tope de militares estadounidenses en ese país es de 5.262 soldados. En las estadísticas de septiembre se cifraban en 7.402 efectivos, pero según la cadena CNN ese número es impreciso. En agosto, por ejemplo, Defensa anunció que había 11.000 tropas en Afganistán, miles más de las anunciadas.
http://www.elmundo.es/index.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 03 Feb 2018 18:53 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
Milicianos alzados han derribado un caza de la aviación rusa en el norte de Siria este sábado por la tarde, ha asegurado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Una serie vídeos en Internet confirman la noticia.

En uno de ellos, en el que aparece envuelto en llamas el fuselaje de lo que un experto militar considera un avión tipo Sujoi-25, puede apreciarse la estrella roja identificativa de la Fuerza Aérea Rusa. Es el primer avión de Rusia derribado desde el inicio de la campaña de Moscú en Siria, en septiembre de 2015.

De acuerdo con el Observatorio y otras fuentes, el piloto de la nave pudo eyectarse antes de estrellarse, pero fue matado a tiros después por combatientes opuestos al Gobierno de Bashar Asad. El Frente al Nasr, un grupo armado vinculado al Ejército Libre de Siria, ha reivindicado el derribo del caza con un vídeo del momento del ataque publicado en las redes sociales.

El avión cayó cerca de Saraquib, provincia noroccidental de Idlib, en una zona que lleva más de un mes bajo intensos bombardeos aéreos oficialistas.

Se desconoce el tipo de arma con el que han dado caza al aparato. Se sabe que la oposición armada cuenta con una cantidad limitada de misiles antiaéreos. En cuanto al piloto, un vídeo que ha circulado en los últimos minutos, no verificado independientemente por este periódico, muestra un cadáver al que los milicianos que lo rodean, entre jaleos, llaman "ruso".
Rusia, prácticamente sin bajas

El Sujoi 25 es un cazabombardero diseñado para castigar objetivos de proximidad. Desde finales de diciembre, el objetivo de la flota rusa es el sur de Idlib, donde una amalgama de milicias, siendo la más fuerte el grupo fundamentalista islámico Comité para la Conquista del Levante, se disputan el dominio del área mientras confrontan avances significativos de los leales a Asad. Los ataques aéreos rusos y sirios han matado a docenas de civiles en Idlib y han provocado más de 270.000 desplazados, según la ONU.

El Observatorio había informado previamente de más de 35 ataques aéreos en las inmediaciones de Saraquib, ocurridos a última hora del viernes. El Comité, próximo ideológicamente a Al Qaeda, ha alegado que aviones de guerra rusos y sirios, así como helicópteros de combate, han estado descargando bombas en el casco urbano de Saraquib y en la próxima Mardij a lo largo del sábado. Naciones Unidas estima que 2,6 millones de personas moran Idlib en estos momentos, muchas de ellas desplazadas a su vez de otras zonas de Siria.

Desde el inicio de su intervención armada en Siria, del lado de Asad, la Fuerza Aérea Rusa apenas ha sufrido bajas, y éstas han sido mayormente por motivos propios. A finales de 2016, un Su-33 y un MiG-29K fueron siniestrados operando desde el portaaviones Almirante Kuznetsov. En la Navidad de ese año, un avión militar Tupolev, que despegó de Sochi con destino Siria, se precipitó sobre el mar. Los 92 pasajeros murieron, incluidos docenas de miembros del conocido coro del Ejército Rojo, que iban a actuar para sus compatriotas.

El derribo más significativo en el contexto de la sangrienta guerra siria fue el de un Su-24 ruso, por misiles de un F-16 del ejército turco sobre la frontera turcosiria, el 24 de noviembre de 2015. El incidente vino acompañado del derribo de un helicóptero que acudía al rescate de los supervivientes. Un empleado y un piloto murieron. La acción provocó un cisma profundo entre Turquía y Rusia que tardó más de un año en cerrarse, y que ha costado a Ankara pérdidas millonarias y una redefinición de su política en Siria.
http://www.elmundo.es/internacional/201 ... b458e.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 10 Feb 2018 14:22 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
Los sistemas de defensa antiaérea de Siria han derribado este sábado un cazabombadero F-16 que participaba en una misión de represalia en territorio sirio. Los dos pilotos pudieron abandonar el aparato y fueron rescatados en el norte de Israel antes de ser evacuados al hospital de Haifa, según informó un portavoz de las Fuerzas Armadas. Se trata del incidente más grave en el que se ha visto implicado el Estado hebreo en los casi siete años de guerra civil en el vecino país árabe, y de la primera aeronave israelí derribada desde 2006. El F-16 había destruido junto con siete aviones de combate las instalaciones cercanas a Palmira de donde partió un “dron iraní” interceptado pocas horas antes por un helicóptero Apache cuando se dirigía hacia Beit Shean, en el valle del Jordán del norte de Isarel.


El Ejército sirio asegura que disparó misiles tierra-aire en respuesta a una “agresión” contra una base militar en centro del país sobrelas 4.30 horas y que “más de un avión” israelí fueron alcanzados, según un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias SANA. Una nueva incursión israelí contra puestos militares sirios en la provincia de Damasco fue registrada poco después. Un portavoz castrense israelí precisó que su aviación había lanzado una operación a gran escala, que afectó a una docena de instalaciones: ocho baterías antiaéreas sirias y cuatro objetivos iraníes en Siria. En esta segunda incursión no se registraron daños ni bajas, a pesar de que los aparatos fuerin atacados con una veintena de cohetes tierra aire SA-17 y SA-5.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el jefe del Estado Mayor, general Gadi Eisencot, mantienen reuniones con un gabinete de emergencia para evaluar una nueva respuesta a la crisis. "Irán y Siria están jugando con fuego", advirtieron las Fuerzas Armadas. "Israel no busca una escalada, pero hará pagar un alto precio a los enemigos que lo hagan", agregó el portavoz militar, quien puntualizó que solo Siria había disparados a los aviones israelíes, sin intervención de sus alidos rusos o iraníes. Un comunicado conjunto de la alianza siria-iraní citado por Reuters advirtió a Isarel de que prepara una reacción "seria y grave" a sus acciones de "terrorismo". La misma fuente desmintió que el dron hubiese penetrado en el espacio árereo israelí y que el aparato no tripulado participaba en una misión ordinaria contra milicias del Estado Islámico.

Israel ha bombardeado en territorio sirio en más de un centenar de ocasiones arsenales y convoyes de transporte de armas de la guerrilla proiraní de Hezbolá, contra cuyos combatientes libró en Líbano una guerra a gran escala en 2006. También ha derribado con anterioridad aviones no tripulados considerados iraníes por el Ejército hebreo y destruido instalaciones militares sirias, sobre todo radares y sistemas de defensa antiaérea.

La interceptación del dron, cuyos restos fueron capturados por el Ejército, y el ataque de represalia israelí dispararon las alarmas antibombardeo en los Altos del Golán, (meseta siria ocupada por Israel desde 1967).el valle del Jordán y en la Alta Galilea israelí, donde la población civil se ocultó en refugios. El espacio aéreo del norte de Israel ha quedado cerrado y el aeropuerto Ben Gurion, la principal vía de acceso al Estado judío, suspendió sus operaciones de despeque y limitó los aterrizajes durante 20 minutos.

El F-16 regresaba a su base junto con su escuadrilla tras haber destruido el camión del centro de control del don iraní cerca de Palmira y sus instalaciones de lanzamiento cuando fue alcanzado por una andanada masiva de cohetes de la defensa antiaérea siria. El aparato se estrelló junto a una carretera situada en el valle de Jezreel, en el norte de Israel, según las imágenes mostradas por los medios digitales israelíes. Los dos pilotos se pusieron a salvo tras hacer uso de los sistemas de eyección y fueron evacuados a un centro sanitario de Haifa. Uno de ellos se encontraba gravemente herido, ingresado en la unidad de cuidados intensivos, y el otro presentaba lesiones leves.

En el último incidente registrado, aviones de combate de Israel lanzaron en la madrugada del pasado miércoles un ataque contra un centro misiles situado cerca de Damasco. El régimen del presidente Bachar el Asad aseguró que la mayoría de los cohetes —disparados por aparatos israelíes desde la frontera libanesa— fueron interceptados por los sistemas de defensa antiaérea,
Sirenas de alarma y estado de alerta

La región central de la capital de Siria y gran parte del norte y el este de Israel se encuentran bajo estado de alarma en previsión de nuevos enfrentamientos entre ambos países. El Ejército israelí ha confirmado también que la meseta del Golan está en alerta máxima por posibles impactos de cohetes, ha señalado el portavoz de las fuerzas israelíes Jonathan Conricus en su cuenta de Twitter.

Netanyahu visitó los Altos del Golan con los principales miembros de su Gobierno los Altos del Golan. “Estamos preparados para afrontar cualquier situación; no recomiendo a nadie que nos ponga a prueba”, advirtió entonces en la frontera el jefe del Gobierno hebreo, en alusión a las crecientes amenazas que percibe en Líbano y Siria. La milicia chií de Hezbolá dispone de más de 100.000 cohetes de corto y medio alcance, según informaciones de la inteligencia militar israelí. El Gobierno israelí teme que Irán, aliado del régimen de Damasco y de Hezbolá, consolide su posición militar en ambos países vecinos tras haber contribuido al avance territorial del régimen en la guerra siria.

Israel responde sistemáticamente con represalias contra el Ejército sirio ante cualquier caída accidental de proyectiles procedentes de combates en el país árabe. En el considerado hasta ahora incidente más grave entre Israel y Siria, las fuerzas de El Asad dispararon en marzo pasado un cohete balístico tras una incursión aérea israelí. El escudo antimisiles Arrow lo interceptó en el aire cuando iba a impactar en un área situada al norte de Jerusalén.

Israel sigue técnicamente en estado de guerra con Siria desde que en 1949 selló un armisticio con los países árabes que intentaron impedir por la fuerza la creación del Estado judío. La situación de conflicto sin hostilidades se mantuvo después de las guerras de 1967 (Seis Días) y de 1973 (Yom Kipur), en el que Damasco trató de recuperar si éxito la meseta, que fue posteriormente anexionada por Israel sin aprobación internacional.
https://elpais.com/internacional/2018/0 ... 88046.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 24 Dic 2018 13:01 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
A pesar de que algunos jugadores de la guerra internacional que tiene lugar en Siria han conseguido sus objetivos, otros en busca de maximizar sus beneficios impiden el final del dolor y sufrimiento de los supervivientes. Al contrario de la guerra contra Irak, donde salvo su ejército, nadie se enfrentó a la coalición de diez país agresores unidos por diez objetivos comunes, en Siria todos luchan contra todos, persiguen distintas metas y discrepan sobre cómo terminar el conflicto y qué tipo de orden establecer en la región (y en el mundo). Hoy, EEUU controla un tercio del suelo sirio, Rusia casi la mitad y los grupos terroristas proturcos y prosaudíes el resto del país.
¿Quién ganó y quién perdió?

EEUU ha logrado:

Continuar con el proyecto del “Nuevo Oriente Próximo”(NOP), cuyos pilares son: a) eliminar a los rivales de Israel, b) debilitar los poderosos estados y convertirlos en minicolonias, y c) desmantelar los sistemas seculares e implantar teocracias, puesto que el capitalismo religioso tiene más capacidad de impedir el progreso de los pueblos: Siria es el último estado semilaico de la región.
Convertir Siria en una trampa, ideada por Obama que se negó a derrocar a Asad, para así desgastar a Turquía, Rusia, Irán y Hizbolá. Por ello, nunca entregó a la oposición la ayuda necesaria para ganar ya que su función ha sido simplemente demoler el estado y el país. Y han cumplido con esta misión.
“Otanizar” todo el Mediterráneo.
Cortar la ruta siria de la Seda de China.
Implantar por primera vez unas 20 instalaciones y bases militares en este corazón de Eurasia, creando por fin una zona de amortiguación en Siria, y no para proteger a los refugiados sino para sus efectivos.

Sin embargo, la discrepancia entre el Pentágono (que apuesta por centrarse en el NOP y Rusia) y los dos últimos presidentes, Obama y Trump que dan prioridad a la contención de China, le impide a EEUU terminar el conflicto. Ahora se dedica a separar a Ankara de Rusia y a Siria de Irán.

Rusia, el único país interesado en terminar la guerra, ha conseguido:

Evitar que Bashar al Asad corriera (de momento) la suerte de Sadam y Gadafi.
Convertirse de una potencia regional a una global.
Fortalecer su influencia en la región.
Detener el avance de los yihadistas, en parte gracias a sus acuerdos con Arabia Saudí.
Salvar su base naval en Tartus e inaugurar otra aérea en Hmeymim
Ganar una de las guerras de gas, evitando la construcción del “Gaseoducto Árabe” y el de Irán-Mediterráneo
Crear una brecha en la OTAN, al permitir que Turquía atacase a los kurdos protegidos por EEUU, mientras entretiene al imprevisible Tayyeb Erdogan en una interminable batalla segundaria.

Pero, los logros de Rusia dependen de la voluntad de Israel y EEUU. Además, su “aliado” iraní se niega a salir de Siria, dando pretexto a Netanyahu para seguir atacando a este país, destrozando las tropas de Asad. Por otro lado, el derribo del avión ruso por Israel el 18 de septiembre ha dañado gravemente las magníficas relaciones ruso-israelíes, dificultando consolidar los acuerdos.

Israel, ha podido:

Desintegrar el Eje de Resistencia formado por Teherán, Damasco, Hizbolá y Hamas, y privar a Irán de su “profundidad estratégica”, en parte gracias a una insólita alianza con Arabia Saudí, Qatar y Turquía, con los que ha compartido el patrocinio del “yihadismo sunnita”.
Acabar con la idea del estado palestino. Ahora, para mayor preocupación de Irán, Netanyahu amenaza con atacar al Líbano.

Pero, Israel menosprecia a un Teherán que no tiene ninguna intención de salir de Siria. Por lo que ambos continuarán su guerra en el suelo sirio. El temor de Israel, de que las milicias chiítas reclutadas por Irán (en gran parte afganos y pakistaníes), se conviertan en otro Hizbolá, es absurdo, ya que éstas no son nativas, y no están allí para morir por un país que no es suyo.

Turquía ha sido el gran perdedor, no consiguió:

Recuperar la hegemonía “otomana” y sunnita (versión Hermandad Musulmana) sobre Siria, ni su mercado, ni sus reservas de gas y petróleo, y pasó de tener un crecimiento del 8.8% en 2011 al 2,3% en 2018. Además, tuvo que gastar al menos 4.5 millones de dólares (hasta el 2014) en ayuda directa a los 3 millones de refugiados sirios.
Aplastar a los kurdos de Turquía, y para más inri se encontró con una entidad kurda en Siria, dirigida por las Unidades de Defensa del Pueblo (YPG), alineado con el PKK. Ankara, ha dado un ultimátum a EEUU para que expulse a esta fuerza de la ciudad árabe de Manbich, sino lanzaría una ofensiva a la urbe. Pero, El Mando Central de EEUU para Oriente Próximo (CENTCOM) se niega a perder el control sobre la parte oriental de Éufrates, una línea natural que le servirá para separar las regiones árabes de las kurdas, como rebeló el “sirialeaks”.El pueblo kurdo, al igual que el resto de sirios, son las principales víctimas de los pactos infames de las potencias.

Más leña para el infierno

. Los ganadores no han logrado eliminar la resistencia de los “perdedores”.

. Las fuerzas de la oposición no han sido capaces de formar un gobierno alternativo a Damasco. EEUU es consciente de que parte de los “rebeldes” es tan antiestadounidense como anti Asad. La filial de la Hermandad Musulmana, organización de derecha sunnita respaldada por el Partido Demócrata de EEUU, que es el sector más fuerte de la oposición, en Siria es más reaccionaria que sus ramas en Egipto o Túnez: de perfil talibán, en caso de ganar pueden, en colaboración de los caníbales “yihadistas”, afganizar el país, donde cada señor de guerra controle una zona, empujando a los alauies armados a las montañas. Al no haber una alternativa viable a Asad, la guerra continuará, a pesar de que el único actor que necesita realmente al presidente es Irán.

. La inexistencia de un proyecto aglutinador para levantar un nuevo sistema político: El propio Asad, que se presenta como ”Yo o el caos” (señalando a Libia), se opone al borrador de la Constitución elaborada por Rusia, que prevé un sistema parlamentario que pondría fin a la dinastía Asad.

. El desacuerdo sobre quiénes deben formar parte de las negociaciones de paz: EEUU e Israel se oponen a la participación de Asad e Irán; Rusia a los grupos “yihadistas”, y Turquía a los kurdos de YPG. Llama la atención que el equipo del presidente Asad este ausente en las negociaciones de de paz de Astaná y de Ginebra.

Nueva tragedia kurda

Entre los motivos del fracaso del independentismo kurdo está su geografía, no tener acceso al mar, y estar rodeado por estados hostiles. El destino de Rojava es una carta en manos de EEUU y Rusia para regular sus relaciones con Ankara: el 90% de las reservas de petróleo y gas de Siria, sus recursos hídricos, y la producción de cereales están en la región kurda. Para Washington los kurdos tenían una fecha de caducidad, al igual que los kurdos de Irak. En Siria, los utilizó como su “fuerza terrestre”. Según Aldar Khalil, un dirigente de YPG, cuando rechazaron el ultimátum ruso de devolver a Afrin a Asad, o serían atacados por Turquía, EEUU ignoró su petición de ayuda mientras Erdogan arrasaba Afrin dejando miles de víctimas civiles a su paso. Pero, Damasco dejo a la guerrilla pasar por su territorio para ayudar a los compañeros en Afrin, pensando que ganaba de todas formas: los kurdos y los turcos se mataban en aquella ciudad azotada.

La jugada del CENTOCOM con los kurdos sirios para engañar a Turquía no ha funcionado: para que nadie le acusase de cooperar los “terroristas pro PKK”, les bautizó como Unidades de Protección del Pueblo, y después de las protestas turcas, contrató a miles de mercenarios árabes y los introdujo en el grupo llamándole “Fuerzas Democráticas Sirias (SDF)”. Turquía ahora también exige la disolución de esta fuerza paramilitar. EEUU les ha ofrecido a los turcos dejar en paz a SDF a cambio el entregará la cabeza de tres líderes de PKK, a los que ya ha puesto en busca y captura con una recompensa de 12 millones de dólares.

Asad, en caso de permanecer el poder, no tiene otro remedio que alcanzar un acuerdo con EEUU para reconocer una autonomía kurda, siempre y cuando no sea dirigida por YPG, aunque seguramente con menor autonomía que los kurdos de Irak, quienes curiosamente han establecido una buena relación con Ankara. Pero, Erdogan no permitirá una segunda “autonomía kurda” en Siria, a la que podrá seguir una tercera en Turquía y una cuarta en Irán.

Mientras, el número de víctimas de este devastador guerra sigue aumentando: por no tener acceso a la atención sanitaria, al agua potable, a alimentos; por morir bajo los bombardeos (la ultima 33 personas en Deir al Zur, el 18 de noviembre por EEUU); en el camino de la huida del infierno, y por quedarse atrapados en las zonas controladas por los terroristas, a pesar de que las televisiones ya silencian sus barbaridades.
https://blogs.publico.es/puntoyseguido/ ... ontinuara/

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 21 Ene 2019 12:50 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11671
Ubicación: Pintiam.-
"¿Sabéis disparar?", pregunta el jefe de brigada al fotógrafo y a este periodista. No bromea. Adrede o no, sus hombres han colocado en el asiento trasero del todoterreno, cerca de los reporteros, un kalashnikov. Encima del cañón hay incrustada una bala. Es la última. Entre los combatientes que se han enfrentado al Estado Islámico de tú a tú circulan todo tipo de historias en torno a su función. Unos juran que será para el último del Daesh en pie; otros que, de verse acorralados por los radicales, será para ellos mismos.

Arrancamos hacia el último frente contra el califato del Estado Islámico, del IS, del Daesh.

Salimos de Hasaka. Dos miembros del Consejo Militar Asirio (CMA), la única brigada cristiana en liza, pilotan el vehículo. Nos escolta una ranchera, con una ametralladora doshka montada, lista para emplomar al enemigo. En medio del desierto de Deir Ezzor, adonde nos adentramos, este está en todas partes y en ningún sitio. Los minutos se extienden hasta lo inexplicable hasta que, de repente, el convoy se topa con un Éufrates amansado por la llanura.

Cuesta creer que este vasto pedazo del este de Siria esté bajo control. La base de Busaira, cuartel del CMA, está fuertemente protegida por imponentes taludes de tierra. Basta cruzar el centro del pueblo cercano, que da nombre al fortín, para constatar la desconfianza en los ojos de los lugareños. Sus miradas se clavan como bayonetas. Tantos años, tanta guerra, que la bandera del Daesh ha echado raíces hondas en sus corazones. Durante nuestro estacionamiento en Busaira, una moto bomba atentará contra la base.

Nuestro destino final es Hayín, en lo más recóndito de la ribera este del Éufrates. Una serie de meandros dorados por un sol invernal tibio, franqueados por majestuosas palmeras datileras y bordeados por casas bajas. Un paraíso terrenal, si quienes lo han dominado hasta hoy no creyeran que el mejor vergel está allende la vida. Hayín es la mayor de las tres aldeas que conforman el último retazo de califato. Es el escenario de la batalla final. Cerca de cinco kilómetros cuadrados que se están peleando palmo a palmo.

En la base más avanzada del frente, a unos pocos cientos de metros de los insurrectos, nos espera Sinku Shkaki, el jefe de las operaciones que allí se realizan. «Combatimos al IS con cautela para evitar bajas innecesarias», explica, como justificación por la lentitud de su ofensiva. Se estima que podría durar más de un mes. "Debemos limpiar de minas cada metro", asegura, "y, de noche, sufrimos contraataques a manos de grupos pequeños, que nos lanzan coches bomba. Su único objetivo es matar todo lo posible".

"Lo más terrorífico de combatir al Daesh en Hayín es que han excavado túneles que comunican una casa con otra. De esta forma, cuando avanzamos, aparecen de repente por detrás y se abalanzan sobre nosotros con chalecos explosivos", describe Nur, uno de los brigadistas asirios que nos acompañan, mostrando un mapa de los escondrijos hallados en Hayín. "Esta es la batalla final. Los barbudos no pueden ceder más metros. Por eso, para ellos, ésta es una batalla a vida o muerte", concluye.

El sol alcanza su cénit cuando los hombres de Shkaki empiezan a martillear la moral de los insurrectos a base de proyectiles de mortero de cien milímetros. El rugido de los cazas de la coalición occidental contra el IS acompaña aquella sinfonía explosiva que culminan las bombas que descargan sobre la aldea de Shafa. El estruendo es seco, contundente. Los bombardeos ocupan la mayor parte del día; al llegar la noche, los aliados penetran en territorio comanche y pelean cuerpo a cuerpo.

Al amanecer, el sol empieza a colorear los desastres de la batalla: decenas de edificios partidos por la mitad, nuevos cadáveres aplastados por los cascotes, coches calcinados aquí y allá, un silencio asfixiante inundando toda esta escena. En las guerras también mueren los pueblos. Quienes han sobrevivido en la oscuridad ya están en manos de los atacantes. Algunos leales al falso califa Abu Bakr Bahgdadi, y sus familiares, recalarán en campamentos y prisiones especiales.

"Encontramos a muchos radicales extranjeros", explica Mahmud, un desactivador de explosivos. Entre las últimas capturas en Hayín hay alemanes, estadounidenses, rusos o centroasiáticos. Es fácil concluir que todos ellos comparten rasgos que no les permiten camuflarse entre los locales, huir a la retaguardia donde poder aspirar a convertirse en células durmientes. Una mayoría de estos son mujeres, junto a sus hijos. "Les permiten irse a nuestros campamentos para vengarse en un futuro", dice Shkaki.

Hay otro tipo de civiles: los locales. Quienes trataron de conservar sus vidas bajo el yugo del califato y que del mismo modo tratan ahora de preservarlas durante la batalla por Hayín, huyendo a pueblos cercanos. Cuando Um Nariman Spejan regresó a su hogar junto a sus 12 hijos, sólo acertó a llevarse las manos a la cabeza. "Nuestro corazón sangra ante lo sucedido, nuestras vidas se han roto", clama, en las puertas de un hogar arruinado. "Pero, pese a que nuestra casa está destruida, estamos contentos de poder volver aquí. Ésta es nuestra tierra, a la que estamos conectados. Incluso si no tuviésemos nada regresaríamos aquí. Aunque tengamos que vivir bajo un techo destruido", sentencia la matriarca, cuya voz se acongoja hasta quebrarse al explicar la razón de muchos de sus convecinos para adaptarse a los rigores del IS. Su prole la flanquea. Escoba en mano, tratan de imponer cierto orden en un caos que los supera. Ellos, como muchos otros civiles nativos, están siendo las víctimas sin voz de la última batalla por el califato. "Imagina el haber tenido que irte de casa dejando atrás a una hija o a un hermano muertos, sin ni tan siquiera haberlos podido enterrar". Nariman llora.

Mohamed, el farmacéutico de Hayín, también está de vuelta. Su suerte ha sido adversa. "Mi farmacia ha quedado completamente destrozada, pero mi hogar sigue en pie", se cogratula vanamente, en el asiento de una furgoneta que transporta a su mujer, a sus tres retoños -Muyid, Asma y Esra-, varias maletas, una cama de matrimonio y dos ovejas. "Necesitamos limpiar la casa de explosivos y no hay quien nos ayude", lamenta. Una única nota para la esperanza surge de sus labios: "Poco a poco, recomenzaremos".

A pocos kilómetros de Hayín, algo más alejados del frente, los ánimos andan más caldeados. La colina de Tal Achabi hace no tanto un nido de ametralladoras, hace las veces de cementerio para la aldea más próxima cercana y de vertedero de víctimas a las que el IS no concedió la gracia de la sepultura.

Más de cinco cráneos ruedan por el suelo en su falda. "Colegas decapitados", musita Nur, con una sonrisa esforzada. Bilal Salih Faraj, un líder vecinal, aborda a este periodista entre gritos y aspavientos.

"Aquí han muerto cuatro mujeres y 17 niños, y absolutamente nadie se ha preocupado por ellos", enhebra su soliloquio. "Sufrimos muchísimo. Los niños tienen hambre. Antes de la guerra tenía un buen salario. Ahora, a mis 60 años, he tenido que hacer cosas deshonestas para alimentar a mis hijos. Ya no no fiamos de nadie más que de este río. Juro que las etnias, las sectas, nada de esto importa. Todos somos patriotas sirios. Daesh trató de dividirnos. Ahora, es crucial educar y proteger a nuestros hijos".

¿Cicatrizará alguna vez la herida que ha provocado el Estado Islámico en Oriente Medio? Puede que el tiempo y la educación alumbren una generación capaz de sellarla. Pero, por el momento en Hayín es la hora de las retribuciones. Dentro de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza paraguas multiétnica, de mayoría kurdosiria, que acabará con el califato de la mano de la coalición internacional liderada por EEUU, hay numerosos grupos a los que los radicales han agraviado de forma trágica. El CMS es sólamente uno de ellos.

La batalla final contra el Estado Islámico es, para los uniformados que nos acompañan, un asunto personal. "El IS secuestró a muchos de los nuestros", recuerda Abgar Daud, portavoz del CMS. "El ánimo de esta gente es matar cristianos. Creen que deben morir por no ser musulmanes". No son los únicos que en los estertores del califato buscan su retribución. El Estado Islámico extendió su dictadura del terror a costa de granjearse enemigos en todos los cantones de esta tierra.

Deir Ezzor es un territorio fuertemente tribalizado que las huestes del IS hicieron suyo cooptando a sus cabecillas y enfrentando a unos con otros. Los peor parados resultaron ser los del clan Shaitat. En agosto de 2014, los radicales ejecutaron a entre 700 y 900 de ellos por rebelarse contra su yugo. "Hemos pasado momentos malísimos. Ahora, nuestra misión es luchar para que los del Daesh no vuelvan, capturarlos y llevarlos ante la Justicia. Si hacemos lo mismo que ellos, nos convertiremos en ellos".

Quien así habla es Rifai Abu Hama, uno de los miembros del clan de los Shaitat que se ha unido a las SDF para devolver el honor a los supervivientes de su estirpe. Junto a él, asegura, hay 1.500 parientes más combatiendo. «Se enfrentaron a nosotros por confrontar su mentalidad, su versión errática del islam y su corrupción», recuerda. "A uno de mis primos lo decapitaron sólo por hallar en su móvil un vídeo del Ejército Libre de Siria. Perdí a dos familiares más. No descansaremos hasta acabar con el último Daesh".

El pseudocalifato se agota. El Estado que el iluminado de Bagdadi, todavía desaparecido, anunció hace casi un lustro hoy sucumbe en Hayín a los envites de la aviación occidental y a los asaltos a pie de las SDF. El peligro, advierten todos sin embargo, permanecerá agazapado en la retaguardia. Mahmud: "Tendremos que luchar todavía mucho hasta finalizar esta guerra. Para un futuro sin terrorismo. Para un futuro en paz en Siria".
https://www.elmundo.es/internacional/20 ... b4598.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 446 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 46, 47, 48, 49, 50  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos