Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 25 Ago 2019 12:01
Aula Policial

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 10 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
Autor Mensaje
NotaPublicado: 22 Sep 2018 19:24 
Conectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11158
Ubicación: Pintiam.-
Hay una violencia soterrada en los murales de Belfast. Una tensión que se respira en las paredes de Shankill Road (territorio unionista) y en las alambradas de Falls Road (zona republicana). Una sensación de angustia vital y un inconfesable temor al chispazo que en cualquier momento puede saltar.

El explosivo lanzado contra la casa de Gerry Adams y los disturbios callejeros enDerry sirvieron para recordar este verano las asignaturas pendientes del proceso de paz. Un informe publicado por el grupo de expertos BrexitLawNI ha advertido hace pocos días de que la salida de la UE ha introducido ya "un nuevo foco conflicto entre las comunidades divididas" y puede poner en peligro el proceso de paz.

Pero más preocupante aún es lo que está pasando de los muros hacia dentro: los 'punishment attacks', "ataques castigo" al más puro estilo paramilitar, perpetrados por católicos contra católicos y protestantes contra protestantes.

"Una de las grandes ironías del proceso de paz es que este tipo de ataques de 'castigo' no solo no han desaparecido, sino que han ido a más desde el Acuerdo de Viernes Santo de 1998", advierte Liam Kennedy, historiador de la Queen's University y autor de 'Unhappy the Land' ("La tierra infeliz"). Según Kennedy, estamos ante una auténtica "guerra interior" que se remonta a la época de dura de The Troubles, pero se que se ha enquistado en los últimos 20 años y está haciendo estragos en la nuevas generaciones de norirlandeses. "Estamos hablando de acciones cometidas contra miembros de las propias comunidades, muchos de ellos menores de edad, y que equivalen realmente a torturas".
'Escuadrones de castigo'

La policía de Irlanda del Norte lanzó en mayo la voz de alarma: los ataques a manos de los 'escuadrones de castigo' han aumentado un 60% en cuatro años. En el 2017, se registraron 101 incidentes de este tipo. Más de la mitad fueron en el bando unionista, donde son frecuentes los apaleamientos con bates de béisbol, o los golpes con martillos, o las incisiones con cuchillos. En el lado republicano son más habituales los tiroteos o los disparos a las piernas.

Bajo la excusa de garantizar la justicia en sus propios 'territorios' -y de penalizar sobre la marcha los pequeños delitos, los robos o el tráfico de drogas- los escuadrones republicanos del Nuevo IRA o del IRA de la Cotinuidad o los paramilitares 'lealistas' vinculados a la Fuerza Voluntaria del Ulster (UVF), la Comando de la Mano Roja (RHC), la Asociación de Defensa del Ulster (UDA) o Los Luchadores de la Libertad del Ulster (UFF) siguen imponiendo la ley del terror en los barrios de Belfast.

"Lo que tenemos es una cultura de descontrol, anarquía y miedo en algunas de estas comunidades", reconoce el comisario jefe de la policía de Irlanda del Norte, George Hamilton. "Las víctimas conocen a quienes les han disparado. Los padres saben quiénes disparan a sus hijos y en muchos casos intentan incluso negociar con ellos algún tipo de arreglo".

Hamilton reconoce que la policía tiene constancia de casos en que los padres emborrachan o drogan con analgésicos a sus hijos, sentenciados por un 'escuadrón', para aplacar el impacto del castigo. "Hay algo que realmente no funciona en una sociedad que permite que los padres no denuncien estas acciones contra sus hijos", reconoce el comisario-jefe, que admite la impotencia de la policía para prevernir los 'ataques de castigo', que tan solo ocasionalmente saltan a los titulares de los periódicos.

El tiroteo que causó la muerte Raymond Johnston, de 28 años, mientras cocinaba 'pancakes' para su hija en la cocina de su casa, causó conmoción en el oeste de Belfast este año. La policía atribuyó la acción a pistoleros vinculados al grupo republicano Arm Na Poblachta (Ejército de la República).

Una de las primeras "víctimas de la paz" (como las describe el historiador Liam Kennedy) fue Andree Peden, tan solo meses después del Acuerdo de Viernes Santo. Un grupo de encapuchados, vinculados a la milicia unionista UDA, le secuestraron durante horas, le torturaron y le dispararon varias veces a las piernas y tuvieron que amputárselas. ¿Su crimen? La supuesta colaboración con un grupo paramilitar rival (la acusación resultó ser falsa).
"La gente vive con la amenaza del terror"

"En los barrios de clase trabajadora de los dos bandos se ha impuesto algo parecido a la 'omertá' (ley del silencio): 'No digas nada'", recalca Liam Kennedy, autor de varios estudios sobre el impacto de los 'punishment attacks' en la sociedad norirlandesa. "Como ocurre con la mafia italiana, la gente vive con la amenaza del terror. Para los unionistas resulta más fácil recurrir en última instancia a la policía, pero entre los republicanos, denunciar algo equivale a llevar el estigma de informante".

"Es difícil explicar por qué se ha producido este aumento en los ataques de castigo en los últimos años", reconoce Kennedy. "En el lado republicano, los disidentes están quizás mejor organizados (desde el aglutinamiento en el 2012 de varios grupos bajo el paraguas del Nuevo IRA). Pero como no han sido efectivos a la hora de cometer atentados terroristas contra las fuerzas de seguridad, eligen objetivos fáciles dentro sus propias comunidades para mantener el poder y el estatus de 'disidentes'".

"Los paramilitares unionistas, que tiene aún menos razón de ser, están normalmente más implicados en drogas y otro tipo de criminalidad", apunta el profesor de la Queen's University. "Como estas actividades siguen siendo rentables, no tienen razón para abandonarlas. Esto da muchas veces lugar a guerras por el territorio y a acciones contra otros grupos 'lealistas' o contra miembros 'indisciplinados'".

La inevitable polarización de la sociedad norirlandesa (acrecentada por el Brexit) y el vacío político de los últimos 18 meses (el Partido Unionista Democrático -DUP- y Sinn Féin son incapaces de alcanzar una acuerdo para gobernar en coalición) han creado un terreno abonado para los ataques cuasi terroristas (como los define la policía) que todas las semanas provocan ingresos sangrantes en el centro de Traumatología del Royal Victoria Hospital de Belfast.

"Lo anormal ha terminado siendo 'nomal' en Irlanda del Norte, y va a hacer falta un cambio fundamental de actitud", concluye Liam Kennedy. "La iglesia, las comunidades, los trabajadores sociales que apoyan a los jóvenes tienen que plantar cara a lo que está pasando y hacer ver el terrible coste de este tipo de ataques para la víctimas y para las familias. Los políticos también tienen un trabajo por delante. Sería de gran ayuda, por ejemplo, que el Sinn Féin admitiera su propio papel a la hora de apoyar el sistema de castigos durante años".
http://www.elmundo.es/internacional/201 ... b463a.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 10 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos