Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 21 Sep 2019 09:47
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 778 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: 16 Ene 2018 12:43 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
“Las Fuerzas Armadas, que forman parte de la sociedad, no son ajenas a las conductas relacionadas con el acoso y han comenzado recientemente a tratarlas”. Con estas palabras rompe el Observatorio de la Vida Militar el manto de silencio que hasta ahora ha cubierto las situaciones de acoso sexual, laboral y profesional en el seno de los ejércitos.

Los responsables de Defensa mantuvieron tradicionalmente la política de negar el problema, mirar a otro lado o lavar los trapos sucios en casa, hasta que estalló el caso de la comandante Zaida Cantera, hoy diputada del PSOE.
Un voto por los derechos de las víctimas

El informe remitido al Congreso por el Observatorio incluye por vez primera el voto particular de uno de sus miembros, Mariano Casado, adjunto a la secretaría general de la Asociación de Militares Españoles (AUME), mayoritaria en las Fuerzas Armadas.

Casado, letrado de profesión, considera que las víctimas de acoso están en desventaja frente a sus presuntos agresores en los expedientes disciplinarios castrenses, ya que solo se les permite declarar como testigos, pero no pueden intervenir en el procedimiento ni recurrir a los tribunales si este es archivado o no están de acuerdo con sus conclusiones.

Casado defiende que se debería reconocer expresamente el derecho de la víctima a intervenir en todo momento en el procedimiento disciplinario militar, asistida por un letrado y “con las mismas garantías y derechos que su presunto acosador”.

Hasta 2014, el acoso ni siquiera estaba tipificado como falta disciplinaria y su introducción en el Código Penal Militar se produjo en 2015 (anteriormente este delito se subsumía en otros genéricos, como abuso de autoridad), mientras que el primer protocolo de actuación frente al acoso sexual y por razón de género fue aprobado en noviembre de 2015, dos años y medio después que el de la Guardia Civil.

El Observatorio de la Vida Militar, un organismo adscrito a las Cortes, ha elaborado el primer estudio sobre la aplicación de este protocolo y también la primera radiografía, aún borrosa, sobre el calado del problema en el seno de los ejércitos.

El estudio, que coincide con el 30 aniversario de la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas, constata que “en la inmensa mayoría de los casos, la víctima del acoso, en sus distintas acepciones, es una mujer”.

En el primer año de aplicación del protocolo se han abierto 16 procedimientos penales (11 están en fase de instrucción, y cinco se han elevado a sumario). También se han instruido seis expedientes disciplinarios (dos han pasado al ámbito penal y cuatro están en trámite).
El acoso sexual aflora en las Fuerzas Armadas

Estas cifras suponen un aumento espectacular respecto al año 2015, cuando solo se abrieron dos procedimientos penales (en ambos casos el acosador era un suboficial y la víctima una soldado) y ninguno disciplinario.

El estudio reconoce la dificultad de comparar con periodos anteriores a la aprobación del protocolo, pero incluye datos del Tribunal Militar Central según el cual entre 2004 y 2015 se presentaron 174 denuncias, se abrieron 46 procedimientos penales y se dictaron 22 condenas: 12 por acoso sexual, una por acoso por razón de sexo y nueve por acoso profesional. Es decir, el 63% de las denuncias acabaron archivadas y solo el 12,5% en condena.

“El protocolo merece una valoración positiva como primer paso en la acción de las Fuerzas Armadas para hacer frente al acoso, pero debe ser completado y perfeccionado”, concluye el informe. Critica, por ejemplo, que no incluya el acoso profesional, no se aplique al personal civil de Defensa o no contemple medidas de protección de testigos.
Tolerancia cero

El Observatorio reconoce que se ha producido “un incremento en la sensibilización de la cadena de mando y del resto del personal” respecto al acoso, pero admite que carece de datos para valorar la eficacia de las medidas de prevención, formación y apoyo adoptadas hasta ahora, por lo que reclama un estudio en profundidad que permita conocer la verdadera “dimensión y caracteres del problema”.

Advierte, en todo caso, que el tema no puede abordarse con regulaciones aisladas, sino que requiere una auténtica política, pues no se trata solo de sancionar a los acosadores sino de “prevenir conductas que potencien un clima propicio al acoso”.

La “represión temprana” de actitudes que incluyan el uso de términos despectivos u ofensivos por razón de género, no solo puede erradicar lo que denomina “acoso difuso” sino tener efectos disuasorios y evitar conductas más graves, recomienda.

“La experiencia demuestra que la mejor manera de luchar contra el acoso es estimulando la reacción no solo del acosado sino de los que lo presencian”, subraya. La tolerancia cero que proclama el protocolo debe ser asumida por todos los militares.
https://politica.elpais.com/politica/20 ... 41851.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 21 Ene 2018 14:53 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
Natalia, de 24 años, es fanática de la moda. Desde siempre le ha gustado la ropa y marcar su propio estilo. Es de las que se siente cómoda con unas zapatillas Nike, un vestido y un poco de maquillaje. Lo cuenta mientras luce un uniforme militar, su cabeza cubierta con una gorra de combate y botas de cuero negras. Encima del bolsillo izquierdo de su pecho hay un parche verde donde se lee “Ortiz”, el apellido de la joven soldado.

Natalia es una millennial y está en las Fuerzas Armadas, que llevan años reduciendo sus efectivos. De 2008 a 2015, el número de efectivos se ha reducido un 8%, llegando a 121.848 en total, y abriendo menos plazas a nuevas tropas: de las más de 16.000 plazas de soldado o marinero convocadas en 2009, se ha pasado a 1.500 en 2016 y 2.000 el año pasado, abiertas a personas de entre 18 y 20 años. Aunque eso no quiere decir que hay menos gente interesada: en las convocatorias de los últimos años se han llegado a presentar 40.000 aspirantes.

Además, en enero de 2018 se cumplen 30 años desde la incorporación de las mujeres en las Fuerzas Armadas. En 2017 ellas eran el 12,6% de los efectivos, según las cifras del Ministerio de Defensa. Natalia Ortiz, soldado de la base militar El Goloso, sede de la Brigada Guadarrama XII de infantería acorazada, es una de las 15.305 militares españolas.

Desde los 5 a los 17 años, la joven practicó gimnasia rítmica, llegando a competir a nivel nacional. Descartó dedicarse a ello porque lo veía muy complicado. Pero no era lo único que le gustaba. De niña quería ser actriz, pero también veía que era una profesión muy difícil: “Hay que conocer a mucha gente del mundillo para poder desarrollarte en eso”. A medida que desechaba esas pasiones, se inclinó por algo que le resultaba curiosamente más cómodo: ser militar.
Ortiz, en el interior de un vehículo acorazado. Carlos Rosillo

Natalia tenía entre sus vecinos de Leganés (Madrid) a dos cabos de tierra. Junto a su madre, con quien compartía el entusiasmo y la admiración por el mundo militar, fueron a verlos jurar bandera. “Se me puso la piel de gallina, siempre me ha emocionado mucho la imagen que da el Ejército, es algo muy bonito”, sostiene. A los 16 años decidió responder a una pregunta que le daba vueltas: “¿Y si soy militar?”. Finalmente, optó por ello, pero antes estudió el grado superior de asesoría de imagen. Se sacó la “espinita” del tema de la moda, el estilismo y el protocolo que se le había clavado cuando pequeña, y confiesa: “Lo disfruté bastante”.

La primera vez que postuló para ser soldado, en 2014, no lo consiguió. Un año después sí entró en el Ejército, y bajo la asesoría de sus vecinos militares, decidió ser parte de la sección de transmisión, la dedicada al área de las telecomunicaciones entre las bases y los militares cuando están en zonas de combate. Sus cercanos no se sorprendieron: “No tengo ni un amigo, ni compañero, ni familiar que esté en contra de esto. Por el contrario, están muy orgullosos de que pueda representarlos”, apunta. “No me he encontrado con nadie que me diga que el Ejército es despreciable. Es una profesión que hay que respetar porque es una institución que está porque tiene que estar”. Según una encuesta del CIS publicada en 2015, el 60,9% de los españoles tiene una opinión muy buena o buena de las Fuerzas Armadas.

A pesar de que no ha tenido malas experiencias, la soldado Ortiz procura no ir vestida de militar por la calle por un tema de seguridad y por precaución: “Hay gente mala también”. En cuanto a su rutina fuera de la base, explica que un militar siempre es un militar, una actitud que quizás la distancie de la de otras personas de su edad, como ella misma explica. “No puedes hacer el loco por ahí porque representas una institución. Una persona civil puede hacer lo que le da la gana. Me gusta disfrutar como cualquier otra persona, pero tenemos ciertos valores que tenemos que representar”.

Aunque forme parte de la generación millennial, hay aspectos que la separan de lo habitual en ella, además de la profesión. Por ejemplo, no es aficionada a las redes sociales: "Solo tengo Facebook, pero lo uso para informarme, más que otra cosa. Algunos de mis amigos usan más redes sociales y otros no, tanto los militares como los que no. Preferimos tomarnos un café, el contacto...".

Todos los días de la semana a las 7 de la mañana está entrenando en la base de El Goloso y, cuando acaba su jornada, sale a correr. También le dedica tiempo a aprender inglés “porque es muy importante saber idiomas si eres militar”. En sus momentos de descanso con su novio, a quien conoció cuando entró a las Fuerzas Armadas, ven películas como Los Vengadores: “Me gusta mucho ese tipo de cine porque es como el Ejército pero en plan fantástico”.

De los 25 soldados que componen su sección, solo cuatro son mujeres. “El entrar siendo chica no me produjo inseguridad, por el contrario, me dio un motivo para superarme”. Sin embargo, la precariedad aún se ve más en las mujeres que en sus compañeros: como publicó EL PAÍS, menos de una de cada cuatro tiene un contrato indefinido, frente a casi uno de cada dos hombres.

Respecto a la mirada anticuada que puede resultar la institución para algunas personas, ella se muestra contraria. “Me parece bastante actual”, señala. “El Ejército no es como hace 30 años, ahora estamos porque queremos, estamos más formados, nos hemos actualizado. Antes la gente que hacía la mili la hacia porque tenía que hacerlo, ahora hay más vocación y eso se nota mucho a la hora de trabajar. Si te obligan a algo lo haces desganado, si es voluntario haces tu trabajo bien y profesionalmente”.

Natalia quiere ir a una zona de combate: “Como todo militar”, dice. “Para nosotros ese es el momento de la verdad, nos ejercitamos todo el año para eso”. Este 2018 hay misiones en Letonia y el 2019 en el Líbano. La soldado Ortiz se va a ofrecer para asistir a ambas. “Nosotros arriesgamos nuestra vida más que alguien que está en un despacho o una tienda. Pero es que lo vemos desde el punto de vista que somos los que os protegemos. Tiene que haber gente para hacerlo y para ayudar a los ejércitos de las zonas en conflicto”.
https://verne.elpais.com/verne/2018/01/ ... 39489.html
alvarocnp escribió:
Publicidad y venta de humo de ejército moderno.
Que obsesión con vender la paridad y el tema de los contratos temporales sin dar datos reales de porque es así.

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 25 Ene 2018 09:32 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
El Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha respaldado la decisión de un juez de lo contencioso-administrativo de permitir a una soldado profesional no realizar guardias ni maniobras ni actividades análogas para que pueda atender a su hija de dos años.

El tribunal ha desestimado el recurso que el Ministerio de Defensa interpuso contra esa resolución judicial y ha impuesto las costas del proceso a la Administración.

La soldado, destinada en la escuadrilla de policía de la base aérea de Alcantarilla (Murcia), pidió a sus mandos una reducción de jornada por cuidado de hijo menor, así como ser exonerada de guardias, servicios, maniobras o actividades similares.

El coronel jefe de la base aceptó reducir la jornada una hora y rechazó la exoneración solicitada. El general jefe del Mando Aéreo General confirmó el criterio del coronel y entonces la soldado presentó un recurso contencioso-administrativo. El Juzgado, mientras el recurso se tramita, ha concedido ya como medida cautelar que la militar se libre de las guardias, maniobras y actividades similares.

Es la medida cautelar lo que el TSJ de Murcia ha ratificado ahora. El tribunal ha rechazado todos los argumentos de Defensa, que esgrimió que la soldado está casada, por lo que su pareja también está implicada en el cuidado de la menor.

El Ministerio reprochó a la resolución del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo que no tuviera en cuenta que la exoneración de guardias a favor de la soldado implica una carga de trabajo adicional extra para sus compañeros dado que los servicios no pueden dejar de prestarse.

Según la Administración militar, la escuadrilla de policía de la base ya realiza los servicios al mínimo legal "precisamente para facilitar la conciliación familiar al tener un porcentaje muy elevado de la plantilla hijos menores de 12 años, no siendo posible ya reducirlos aún más sin riesgo para la seguridad y defensa de la unidad".

Por lo que se refiere a la soldado, Defensa argumentó que los mandos de la base dieron "instrucciones precisas" para que la reducción horaria concedida "se adapte a las necesidades de la interesada en la realización de sus actividades, quedando de este modo descartado que se le vayan a nombrar guardias, servicios, maniobras o actividades análogas que, salvo necesidades del servicio que no puedan ser atendidas por otros medios, vayan a interferir en el disfrute de la reducción de jornada".

En su contestación al recurso, la soldado aseguró que no era cierto que se estén propiciando los cambios de servicio necesarios para que pueda conciliar porque es ella la que tiene que buscar qué compañero puede cambiarle la guardia, "lo que resulta un tanto dificultoso".
"Malabares" para conciliar

Respecto a su pareja, la militar consideró que "el derecho a la exoneración de guardias es un derecho individual de la militar". También adujo que su madre, que es viuda, padece una enfermedad cardiológica, lo que hace que las circunstancias personales y familiares que la rodean sean especialmente delicadas, "debiendo hacer auténticos malabares para poder compatibilizarla adecuadamente con el régimen de trabajo".

Explicó asimismo que, cuando solicitó la reducción de su jornada de trabajo, la condicionó a que se le concediera también la exoneración de guardias y maniobras, ya que realizar un servicio de 23 horas de guardia en lugar de 24 en nada favorecía la atención de la menor y además le suponía una reducción de salario.

En relación con los perjuicios que la exoneración de guardias reclamada puede causar, indicó que en la unidad "existen otros miembros, con la misma especialidad y destino, que no están incluidos en el cuadrante de guardias y que realizan otras funciones de seguridad y defensa", mencionando a cuatro cabos y un soldado que en su momento estuvieron incluidos en las guardias y que, por sus circunstancias personales, solicitaron otro puesto y se les concedió. Recordó también que a otras dos compañeras se les han otorgado licencias por asuntos propios de 3 meses.

Finalmente, señaló que tras quejarse ella misma y otros 11 compañeros de sus condiciones de trabajo, "el coronel dispuso, sin respetar para ello el procedimiento recogido en el real decreto 944/2001, por el que se aprueba el reglamento para la determinación de la aptitud psicofísica del personal de las Fuerzas Armadas, que se les sometiera a un examen psicológico", que tuvo que hacer en contra de su voluntad.

El TSJ de Murcia ha resuelto el contencioso acudiendo a la Orden del Ministerio de Defensa de febrero de 2015 que regula el régimen de vacaciones, permisos, reducciones de jornada y licencias de los miembros de las Fuerzas Armadas. El artículo 9 de la norma señala que el militar tiene derecho a una reducción de jornada para el cuidado de hijos menores de 12 años y "cuando el menor no haya cumplido los 4 años podrá quedar exonerado de la realización de guardias, servicios, maniobraso actividades análogas en su lugar de destino que interfieran con el disfrute de la reducción de jornada, cuando las necesidades del servicio lo permitan, si bien estas necesidades procurarán atenderse con otros medios y sólo en último extremo condicionarán la exoneración de dichas guardias, servicios, maniobras o actividades análogas".

La Sala interpreta que "la conciliación de la vida familiar y laboral constituye un interés digno de especial protección que debe primar, porque así lo quiere la propia Orden, sobre el legítimo interés público de que la soldado cumpla con sus obligaciones profesionales, cediendo tal primacía únicamente en el supuesto que se acreditara la existencia de las necesidades de servicio" que no puedan ser atendidas sino reconsiderando las guardias o actividades análogas exoneradas.

Esta última circunstancia "no ha sido acreditada" por el Ministerio de Defensa, concluye el tribunal, que considera que no se ha demostrado que librar de guardias a la soldado "genere una perturbación significativa en el servicio público o que, de producirse, no pueda ser suplida por otros medios que permitan su desarrollo normal".
https://www.elespanol.com/espana/tribun ... 540_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 25 Ene 2018 09:39 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
Paloma Morales (Madrid, 1960) se ha convertido en la primera mujer con el cargo más alto de la Policía Municipal de Madrid al ser nombrada subinspectora. Morales entró en la Policía en 1980, pero le costó 22 años poder llegar a ser oficial. Morales reconoce que su ascenso no ha sido fácil y que durante su carrera se ha encontrado con muchos obstáculos. “Cuando comencé a trabajar algunos agentes se negaban a que los acompañasen mujeres en la patrulla porque se sentían menos protegidos”, afirma. Pero el machismo no solo estaba en la Policía. "Había gente que nos decía a mí y a mis compañeras que no debíamos ser policías, que mejor estaríamos haciendo calceta”, recuerda la agente.



En los 38 años en los que lleva ejerciendo como policía, Morales explica que ha visto muchos cambios en el cuerpo, tanto políticos como sociales. La subinspectora recuerda que había uniformes diferentes para hombres y mujeres, y también los cupos estaban diferenciados. En su promoción se ofrecían 400 plazas para hombres y 23 para mujeres. Ahora son compartidas. También las tareas que ejercían las agentes eran diferentes. “Antes, las mujeres iban a ordenar el tráfico. A partir de los ochenta ya comenzaba a haber más igualdad, las mujeres iban de patrulla y se les destinaba a secciones a las que antes solo iban hombres”, explica la agente. Pero no a todas, ya que cuando entró en el cuerpo, Morales quería ir al Escuadrón de Caballería pero la ausencia de infraestructuras, como por ejemplo aseos y vestuarios femeninos, le impidieron ir.

En los años ochenta la decisión de ser policía no era lo más común para una mujer. Morales reconoce que su determinación no fue vocacional y que al terminar la licenciatura de Psicología lo vio como una salida laboral temporal. “No pensaba que fuera a gustarme tanto, pero con el tiempo le fui cogiendo el gusto y ahora me encanta”. Sobre todo al principio de su carrera Morales explica que se encontraba con mucho machismo ante la figura de la mujer policía. En su familia nadie había hecho carrera en la Policía y acogieron su decisión con preocupación.

Uno de los momentos más duros de su carrera fue la oposición de oficial a subinspector, durante la fase de méritos el tribunal no le puntuó méritos que eran objetivos, pese a que era la que mejor calificación obtuvo de todos los aspirantes. "Al final lo lleve a los tribunales porque sentía que tenía razones para pelearlo", comenta. La Justicia acabó dándole la razón y los méritos se les reconocieron, pero Morales relata que todo el proceso judicial añadido a la dureza de la oposición le desanimó bastante. “A día de hoy creo que hay menos machismo en el cuerpo pero siento que a veces se cuestionan mis capacidades solo por ser mujer”.

Desde este martes el cometido de Morales será gestionar la Subinspección de análisis estratégico y de desarrollo, una sección que debe comparar las demandas de los ciudadanos, los recursos de la Policía y en qué se utilizan estos los mismos. Por primera vez será una mujer quién lo haga. Para Morales los cambios en el cuerpo de la Policía reflejan los cambios en la sociedad. “La igualdad es un camino en el que estamos empezando pero queda mucho por recorrer”, zanja.
https://politica.elpais.com/politica/20 ... 92508.html
Puma83 escribió:
El director de la Policía nombra subinspectora a su asesora
Paloma Morales logra la plaza después de un polémico proceso.
Imagen
LA RAZÓN ya publicó en el mes de abril las críticas que habían surgido desde la Policía en torno a este ascenso LA RAZÓN
Laura L. Álvarez.
@_llalvarez
Tiempo de lectura 2 min.
10 de enero de 2018. 02:53h
Paloma Morales, la mano derecha del director general de la Policía Municipal de Madrid, Andrés Serrano, ya ha sido nombrada subinspectora del Cuerpo en una resolución del día 5 de enero de 2018 y que fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (Boam). La asesora de Serrano culmina así un ascenso meteórico, que fue denunciado por este periódico desde noviembre de 2015, cuando al poco tiempo de asumir Serrano la jefatura del Cuerpo municipal ya la ascendió de oficial al Grupo Especial de protección (GEP). Ya entonces habían surgido en el Cuerpo las primeras tensiones porque criticaban que Serrano sólo promocionaba a los «suyos». Después surgió la polémica con las plazas de subinspector.

Salieron 12 plazas hace casi cuatro años y, entre los funcionarios policiales que se presentaron, estaba Morales. Aunque el Tribunal Calificador consideró en enero de 2015 que no cumplía los requisitos pertinentes y no la aprobó, ella recurrió. Primero contra el tribunal examinador, que volvió a pronunciarse de forma negativa en un decreto firmado en mayo de 2015 (cuando aún estaba el PP en el Ayuntamiento).

Su suerte comenzó a cambiar con la llegada de Ahora Madrid al Gobierno municipal. Concretamente, cuando su compañero Andrés Serrano asumió al jefatura del Cuerpo. Morales decidió recurrir su suspenso por la vía judicial y le fue bien porque, al contrario que en la mayoría de los casos, ningún representante legal del consistorio se presentó en el juicio para exponer los argumentos de no considerarla apta para el puesto.

Así, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 28 de Madrid estimó el recurso de la entonces oficial de Policía, en una sentencia fechada a 23 de noviembre de 2016. Como denunciaron en su día otros mandos policiales, aquí llegó la segunda «dejación» por parte del Ayuntamiento, ya que se suele recurrir las sentencias cuando les son desfavorables, sobre todo, este tipo de cuestiones de personal. Pero Morales tampoco se encontró entonces con ningún recurso, por lo que el 28 de diciembre de 2016, el mismo juzgado considera firme la sentencia y acuerda remitirla al Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, dirigida por Javier Barbero, para su ejecución. Así, en cuanto la Dirección de la Policía Municipal recibe la notificación judicial, emite una resolución por al que ejecuta la sentencia.

Tras hacer las preceptivas prácticas, Morales ya es subinspectora del Cuerpo de Policía Municipal de Madrid y se convierte así en al primera mujer que saca esta plaza por oposición.

Quienes critican el ascenso de Morales y las facilidades con las que se ha ido encontrando –a diferencia de otros compañeros– a lo largo de este proceso sostienen que el objetivo último será nombrarla inspectora jefa para que el Gobierno de Manuela Carmena se apunte el «mérito» de nombrar a la primera mujer jefa de este Cuerpo policial.


https://www.larazon.es/local/madrid/el- ... AC17402424

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 24 Feb 2018 10:13 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
En 1986, y con apenas 25 años, María del Carmen Roca aprobó la oposición que la convirtió en la primera mujer en España en una jefatura de la Policía Local. Su destino fue el Ayuntamiento de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), que además de ser la mayor urbe de los municipios de la ría de Arousa, era la principal base de operaciones de los grupos de contrabandistas de tabaco y narcotraficantes que surgieron en Galicia en la década de los setenta.


Después de treinta años al frente de una plantilla con más de cuarenta funcionarios, Roca ha sido galardonada este pasado viernes en Madrid por la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol), una asociación que agrupa a jefes y mandos del cuerpo técnico. La distinción llega, según relata el jurado en su fallo, “en reconocimiento a sus años de servicio meritorio, a su liderazgo profesional y a su valiosa contribución a la lucha contra el contrabando y el tráfico de drogas, en los duros años que su comarca fue especialmente azotada por esa delincuencia”. Unijepol destaca que Roca haya sido una pionera en ejercer la jefatura de este servicio policial y valora su trayectoria en el ejercicio de un cargo que todavía ocupa.

La jefa tomó posesión en un Ayuntamiento gobernado por el último alcalde de la extinta Alianza Popular (tres años después se convirtió en el actual Partido Popular) y fue testigo de la ebullición de un fenómeno social y económico que ha dejado huella en los municipios costeros de la Ría de Arousa. Roca rememora aquella ciudad como el centro de los negocios ilegales; allí, las sucursales bancarias y los despachos de abogados daban cobertura a los potentes tabaqueros, que entonces doblaban en número a unos doctorandos a históricos narcos, para blanquear los millones de cajetillas ilegales que importaban en un solo desembarco y a las primeras remesas de heroína, hachís y cocaína que llegaban a Galicia.

Recuerda que Vilagarcía era en aquellos tiempos una pasarela de nuevos ricos que, haciendo ostentación de su dinero, rivalizaban entre ellos con sus exclusivos coches de importación y pomposas mansiones. “Aunque han pasado muchos años el escenario no ha cambiado tanto, porque aquí sigue habiendo tabaco de contrabando y la droga entra en mayores cantidades”, comenta María del Carmen Roca. “Lo que sí ya no se ve es el alarde de dinero que hacia esta gente, ahora son invisibles, más discretos, porque han aprendido que los signos de riqueza los delatan y las inversiones las hacen fuera de aquí”.

Su primer servicio en la calle como policía fue para ella como una advertencia. Paró a un conductor por una infracción, el hombre que conducía uno de estos automóviles ostentosos no aminoró la marcha y ella se puso delante para que se detuviese. “Entonces aceleró y pensé que me arrollaba, incluso me llegó a golpear con el coche; fue un gesto claramente intimidatorio”, cuenta Roca.

Otro momento para la historia fue la Operación Nécora, el 12 de junio de 1990. Aquel día la ciudad estaba colapsada por la gente que rodeaba la comisaría para ver llegar a los famosos detenidos: iban a ser interrogados por el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Por primera vez un magistrado se trasladaba a Galicia de incógnito, con el fiscal antidroga y varios funcionarios de su juzgado, para sacar a los objetivos de la cama y dirigir el operativo.

“La redada nos cogió de sorpresa. Llegó un momento que los coches con los detenidos no podían circular, la ciudad estaba colapsada y entonces alguien próximo al juez me llamó para que enviara un destacamento y solucionáramos el atasco. Yo le dije que no podíamos hacer nada más y que eran ellos los que tenían que abrir el tráfico. Y luego me llamó Garzón, le insistí en lo mismo y entonces me preguntó: '¿Usted sabe con quién está hablando?' Le contesté: 'sí, señoría'. Al final la tensión se relajó y todo quedó en una anécdota más de aquel día”, recuerda Roca.
El empresario Celso Barreiro, rodeado de periodistas, acompañado de su abogado, Manuel Cobo del Rosal, a su llegada a la Audiencia Nacional para prestar declaración ante el juez Baltasar Garzón, dentro del sumario de la 'Operación Nécora'. ampliar foto
El empresario Celso Barreiro, rodeado de periodistas, acompañado de su abogado, Manuel Cobo del Rosal, a su llegada a la Audiencia Nacional para prestar declaración ante el juez Baltasar Garzón, dentro del sumario de la 'Operación Nécora'. Santos Cirilo

El reconocimiento a su labor le ha sorprendido. “No sé ni quién ha propuesto mi candidatura”, dice, pero matiza que su contribución a la lucha contra el contrabando y el narcotráfico es meramente colaborativa. “La Guardia Civil y la Policía Nacional son los cuerpos encargados de combatir el crimen organizado y nosotros hemos colaborado en lo que hemos podido, sobre todo en los últimos tiempos en la que la era de la informatización nos ha facilitado el trabajo con una base de datos que antes no teníamos”, señala Roca.

La jefa tomó posesión aquel día del 86 sin ser consciente de que estrenaba una estadística. “En realidad yo no tenía ni idea de que no había mujeres en otras jefaturas o de la brecha en puestos de responsabilidad”. Roca ha vivido varias etapas políticas con seis alcaldes, del PP y del PSOE. “He pasado por muchas situaciones difíciles, incluso de acoso para intentar moverme del puesto, pero las mujeres hemos caminado mucho y aunque hay que seguir haciéndolo, tampoco hay que obsesionarse, un excesivo proteccionismo puede tener un efecto contrario, incluso negativo para nosotras”, apunta.
https://elpais.com/elpais/2018/02/22/mu ... 90888.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 26 Feb 2018 15:44 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
El Ministerio de Defensa está estudiando la posibilidad de rebajar la altura mínima que se exige a las mujeres que quieren acceder a la escala de oficiales de las Fuerzas Armadas, que actualmente está fijada en 160 centímetros.

Según revela en una respuesta parlamentaria el Departamento dirigido por María Dolores de Cospedal está realizando un estudio sobre la posible modificación del cuadro de exclusiones que regula el acceso a las escalas militares más altas.

El Ejecutivo ha dado este paso después de que la Comisión de Defensa del Congreso aprobara el pasado mes de septiembre por unanimidad una proposición no de ley propuesta por Ciudadanos pidiendo que se exija una altura mínima de 155 centímetros en vez de los 160 actuales, igual que ya se hace para acceder a la escala de Tropa y Marinería.

Según explicó el partido naranja, los requisitos de acceso para la escala de oficiales piden una altura mínima de 160 centímetros tanto para hombres como para mujeres, lo que a su juicio es discriminatorio porque casi un 30 por ciento de las españolas no alcanzan esa altura.

A su juicio, esto supone de facto excluir a un tercio de las mujeres de la posibilidad de acceder a la escala de oficiales de las Fuerzas Armadas, algo que no ocurre con los hombres.

Ciudadanos recordó además que en otros requisitos de acceso a las Fuerzas Armadas, como las pruebas físicas, sí se establecen diferencias entre hombres y mujeres. Y también en altura "en los países avanzados de nuestro entorno", que además hacen distinciones entre quienes quieren acceder a los "cuerpos de choque" y quienes optan a otros empleos como cuerpos científicos, asesores o administrativos.
https://www.elespanol.com/espana/201802 ... 557_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 27 Feb 2018 11:03 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
Las saudíes tienen un nuevo empleo al que aspirar: ser miembro de las fuerzas armadas. Por primera vez los cuarteles del reino acogerán a uniformadas en la enésima reforma lanzada por las autoridades del país para fomentar el empleo femenino y diversificar una economía adicta hasta ahora al petróleo.

"El directorio general de la seguridad pública anuncia empleos militares para mujeres con rango de soldado", ha señalado la agencia, integrada en el ministerio del Interior saudí, en un comunicado divulgado este lunes por las autoridades locales. El plazo de solicitudes se inaugura este jueves y la oferta incluye plazas en las regiones de Riad, Meca, Medina, Al Qasim, Asir, Al Baha y la provincia oriental.

Entre los requisitos exigidos, figuran la nacionalidad saudí; haber nacido y crecido en el reino, salvo para aquellos casos en los que se residió en el extranjero debido a los trabajos gubernamentales de los padres; tener entre 25 y 35 años; haber superado la educación secundaria y aprobar el examen de acceso, las entrevistas y el examen médico. La oferta no precisa si las escogidas desempeñarán funciones de combate.

Según las autoridades, la llamada a filas cumple con los objetivos de Visión 2030, un ambicioso plan de reformas impulsado por el príncipe heredero y ministro de Defensa Mohamed bin Salman, de 32 años. El acceso al mercado laboral de las mujeres es uno de los objetivos del programa, que busca reducir la necesidad de mano de obra extranjera. La tasa de empleo femenino actual ronda el 20% y el propósito es elevarla hasta el 30% en 2030.
Más medidas

La semana pasada el ministerio de Comercio saudí avanzó que las mujeres no necesitarán a partir de ahora el permiso del tutor varón para establecer su empresa e iniciar su propio negocio. A lo largo de febrero otras ofertas laborales han alentado el acceso de las saudíes al mercado laboral. La oficina del fiscal general saudí anunció recientemente la contratación de investigadoras. El departamento de pasaportes del reino, por su parte, ha recibido 107.000 solicitudes para cubrir 140 puestos femeninos en aeropuertos y puestos fronterizos.

El mes pasado el ministerio de Justicia reconoció su intención de emplear a 300 féminas para las tareas de investigadoras sociales, asistentes administrativos, investigadoras legales y expertas en jurisprudencia islámica.

En 2011 el Estado reconoció a la población femenina el derecho a votar y presentarse en los comicios municipales. Dos años más tarde, incluyó a 30 súbditas en la la Shura, un consejo designado directamente por el monarca cuya función básica es estudiar las políticas gubernamentales y elevar propuestas de enmienda al Consejo de Ministros. Y levantó la prohibición para que las saudíes pudieran pasear en motocicleta o bicicleta por zonas restringidas, siempre y cuando, fueran acompañadas del tutor.

En diciembre se celebró el primer concierto de una mujer en Riad y a principios de este año, las saudíes pudieron asistir por vez primera a un estadio para presenciar un partido de fútbol. El próximo junio se levantará la prohibición de conducir alimentando el mercado de compra de vehículos y disminuyendo la cifra de conductores extranjeros que hasta ahora ofrecían el servicio a las féminas.

A pesar de los progresos, la figura de "mahram" (tutor varón) -ya sea progenitor, cónyuge, hermano o incluso vástago- sigue vigente. Las saudíes no pueden viajar al extranjero, someterse a una intervención quirúrgica, casarse, alquilar un apartamento, matricular a sus hijos en un colegio, abrir una cuenta bancaria, deambular por la calle o viajar sin el permiso del guardián.

La llegada de las mujeres al ejército coincide con una serie de decretos dictados este lunes por el rey Salman para destituir de sus cargos a importantes altos cargos de las fuerzas armadas, entre ellos, el jefe del Estado Mayor y los comandantes de los ejércitos de Aire y Tierra. La remodelación ha sido anunciada a última hora por la agencia de noticias estatal SPA sin explicar las razones de estos repentinos relevos en vísperas del tercer aniversario de la incursión saudí en el vecino Yemen.

También se han producido cambios en el Gobierno, especialmente en los ministerios económicos y de Seguridad, y al frente de varias ciudades con la designación de algunos descendientes de los hermanos del monarca como vicegobernadores. Entre los nuevos rostros, figura el de una mujer, Tamadur bin Yuseg al Ramah, flamante viceministra de Trabajo.
http://www.elmundo.es/internacional/201 ... b462f.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 02 Mar 2018 08:58 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
Entre finales de los años setenta y principios de los ochenta las mujeres empezaron a ingresar en las policías locales de las ciudades españolas. En Valencia, las 29 primeras lo hicieron el 3 de agosto de 1981, 109 años después de la creación de la Guardia Municipal de Valencia. Su entrada estuvo cargada de ilusión, pero también de problemas. Su presencia en la calle sorprendía a muchos ciudadanos, otros no las tomaban en serio y entre los mandos abundaba el machismo: al principio no les dejaban conducir ni llevar armas. Un documental del Ayuntamiento presentado este jueves recupera su historia.




"Los primeros días que nos asignaban puntos en la plaza del Ayuntamiento, se formaban corros", afirma una de las policías. "Querían tocarte, ver si eras real o no", dice otra. Casi todas accedieron al cuerpo, en una promoción de 150 agentes, con 18, 19 y 20 años tras superar unas oposiciones duras, que exigían las mismas marcas que a los hombres en las pruebas físicas. La formación que recibieron duró un mes. "La preparación que se les pudo dar fue mediocre, porque no había medios", admite un antiguo oficial.

Su destino durante los primeros años fue el sótano del Consistorio, donde estaban las oficinas del llamado batallón de circulación, al que todas fueron asignadas. Cuando salían, se las destinaba a lugares cercanos al Ayuntamiento, normalmente acompañados por un agente varón. Los ciudadanos solían dirigirse a su compañero.

"Pensaban que por el mero hecho de ser mujer no tenías ni que mandarle ni que decirle qué hacer", recuerda una policía. "Lo más desagradable fue que algunas personas, pocas, nos dijeran que estábamos quitando el puesto de trabajo a un hombre y que teníamos que irnos a casa a fregar".


Las mujeres accedieron al cuerpo en el primer mandato del socialista Ricard Pérez Casado. El alcalde también tuvo que vencer el inmovilismo y el machismo de una estructura burocrática formada en el franquismo. "Los responsables técnicos de circulación no lo veían con buenos ojos. Creían que nos traerían problemas. Pero los inconvenientes, ahora me hacen reír, eran ridículos: 'Tendremos que hacer unos servicios aparte...' ¡Pues claro!".

"No nos dejaban conducir, no llevabamos armas y no nos dejaban llevar tampoco la defensa", relata una de ellas. Los agentes de Circulación no usaban pistola, pero a los hombres les daban porras, y a ellas no. "Llevábamos el talonario de denuncias, el bolígrafo, que nos decían que era la mejor arma que podíamos llevar, y el silbato. Y con el silbato yo hice una detención. Después de correr detrás de un tío que le había quitado la cadena a una señora tirándola al suelo, lo paré en la puerta del Corte Inglés. Él braceaba para pegarme, yo le puse el silbato en los riñones y pensó que era un arma. 'No me mates', decía, y se quedó quieto".

"Por las circunstancias", concluye una de aquellas primeras policías, "nos hemos hecho mujeres muy fuertes de carácter. Nos ha servido para tener muchas ideas claras, decir las cosas sin avergonzarnos y tener valores importantes".
En agosto de 1981 entraron las primeras policías al cuerpo de Valencia.
En agosto de 1981 entraron las primeras policías al cuerpo de Valencia. 'Promoción del 81'

Con los años, las mujeres accedieron a todas las divisiones operativas. En 1993, con Rita Barberá, del PP, en la alcaldía, fue nombrada la primera inspectora mujer. Y en 2015, la socialista Sandra Gómez se convirtió en la primera concejala de Protección Ciudadana. Su sucesora, Anaïs Menguzzato, del mismo partido, ha afirmado que el documental "pretende remover conciencias, no olvidar nunca la historia y los pasos que se han dado adelante para no retroceder jamás”. Hoy hay 216 mujeres en el cuerpo, solo un 12,8% del total, y ocupan dos de los 15 puestos de mando.

El documental, titulado Promoción del 81, producido por la Fundación de la Policía Local de Valencia y dirigido por Ricard Chicot no identifica mientras hablan a las 10 agentes entrevistadas, buena parte de las cuales sigue en activo. Pero sí reproduce al final sus nombres. Son Nieves Calvo, Amparo Ciurana, Belén Hernández, María del Carmen Mariblanca, Ana Luisa Odena, Montserrat Roig, María del Carmen Penadés, María Vicenta Llusar, Isabel Manzano y Rosa María Julián.
https://elpais.com/elpais/2018/03/02/mu ... 17033.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 08 Mar 2018 12:45 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11253
Ubicación: Pintiam.-
"Recuerdo perfectamente mi primer día en la Legión”, apunta Deborah. Tenía 18 años. “Leí Legionarios a luchar, legionarios a morir y le dije a mi padre que diese la vuelta, que ya había visto todo lo que tenía que ver, que me sacara de allí”. Hoy, 17 años después, es sargento en el Cuarto Tercio y pertenece a la Plana Mayor de Mando en Ronda. “Menos mal que no me fui —confiesa—, no sé qué sería mi vida sin la Legión”.

La sargento Ajenjo se crio entre uniformes. Su abuelo, su padre, sus hermanas… toda su familia es guardia civil. “Yo me desvié”, bromea. Cuenta su madre que de niña ya decía que quería ser legionaria, que le fascinaba el paso rápido de los desfiles, la música de la Escuadra de Gastadores. Jamás pensó en su niñez que su sueño podía cumplirse, pero erró.

Es martes y Deborah viste —“con orgullo”— el uniforme de sarga y el chapiri, el gorrillo que identifica a los legionarios. Como cada día su despertador sonó a las siete de la mañana. Dos horas después ya ha dejado a su niña —vive sola con ella, está separada— en la guardería, ha picado en su trabajo y ha completado su entrenamiento diario, carrera y un poco de gimnasio. Cuando EL ESPAÑOL interrumpe en su despacho, está resolviendo cuestiones de intendencia. Sobre el escritorio tiene una muñeca legionaria de goma.

Las legionarias del Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión en Ronda.

“La gente todavía se sorprende cuando ve a una mujer en la Legión”, cuenta la sargento Ajenjo. “Nos miran con orgullo —sigue—; y muchas mujeres se me acercan y me cuentan que si en su tiempo hubiesen podido, se habrían hecho legionarias”.


—¿Le gustaría que su hija fuese legionaria?

—No. [Contesta con rotundidad]. Y yo no tengo malas experiencias, pero he visto a mi madre sufrir conmigo. En las misiones, en las guardias… Aunque si ella decide hacerse legionaria, lo aceptaré.

Recuerda Deborah el impacto que le produjo verse con 18 años rodeada de legionarios. Había solo cinco mujeres entre 180 hombres. “Pensé que no aguantaría, que me tratarían mal —confiesa—; pero nunca, jamás, he tenido problema alguno en los 17 años que llevo”.

—¿La Legión es machista?

—No, y quien piense lo contrario, que pase un día con nosotras.

EL ESPAÑOL acompaña durante un día a las legionarias del Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión. Desde el cambio de guardia e izado de la bandera, a las ocho de la mañana, ya se empiezan a ver mujeres. Nada las distingue de sus compañeros. Las hay formando, en la garita de la entrada o corriendo solas o en grupo por los alrededores del campamento de Montejaque, a los pies de la sierra de las Nieves, una zona de monte a escasos kilómetros de Ronda (Málaga).
Macarena, de 31 años, dama legionaria, tiene la máxima nota posible en las pruebas físicas.

Macarena, de 31 años, dama legionaria, tiene la máxima nota posible en las pruebas físicas. Fernando Ruso

“Soy valiente y leal legionario; soy soldado de brava legión”, arranca el himno de esta unidad del Ejército de Tierra. Y para valientes amanece el día en Ronda.

El asfalto está mojado por las intensas lluvias. El agua ha amortiguado el intenso frío habitual en la zona, que registra temperaturas que rondan los cero grados en las primeras horas de la mañana. Chispea intermitentemente. Las minúsculas gotas, distinguibles solo en las luces de las farolas, se pegan en el rostro de quienes encogidos entran corriendo al gimnasio.
“SABEN QUE ESTARÁN SEGUROS CONMIGO”

Allí, subiendo con presteza a una cuerda está Samos, dama legionaria, un tratamiento que solo reciben las soldados de este cuerpo. Su fortaleza física sorprende a sus nuevos compañeros, considerados caballeros. Algunos bromean con ella. Le dicen que no irán al gimnasio mientras que esté ella. Que les acompleja su portentoso estado capaz de hacer 50 flexiones o 90 abdominales. Cuerpo atlético de diez. “Creo que todos saben que estará seguros cuando estén conmigo en una misión”.

Samos, de nombre Macarena y edad 31 años, lleva solo una semana en la Legión, en Brigada de Infantería Ligera ‘Rey Alfonso XIII’ II, la punta de lanza del Ejército de Tierra que ha desplegado a sus hombres, y mujeres, en Kosovo, Irak, Afganistán, Líbano, Congo o Mali. En ese tiempo ha aprendido que la Legión es distinta a otro cuerpo del Ejército. “Se vive todo intensamente, es una gran familia, me gusta la exigencia, el compañerismo —defiende—; no por ser mujer te apartan, te miran distinto; aquí me siento uno más”.

—¿Qué hará el día 8-M?

—Vendré a trabajar, como todos los días. No tengo motivos para manifestarme. En la Legión somos todos iguales. El uniforme no entiende de sexo. Los legías [apelativo con el que se conoce a los caballeros legionarios] y nosotras somos iguales. Los mandos nos ordenan lo mismo. Todos cumplimos por igual.
Estefanía Guerrero, 27 años, dama legionaria, practicando artes marciales.

Estefanía Guerrero, 27 años, dama legionaria, practicando artes marciales. Fernando Ruso

Aunque no todos son capaces de subir la cuerda con la velocidad que lo hace Samos. Algo fuera de lo normal. En cada esprín, vertical, se le contrae el muslo derecho, donde tiene tatuado una carabela alada, una rosa y una brújula señalando al noroeste. “Cuando alguien me dice que eso no lo puedo hacer, que es cosa de hombres, yo no discuto; lo hago y le demuestro que se equivoca”, zanja.

A escasos metros de Samos entrena Estefanía Garbero, dama legionaria y policía militar desde hace cuatro años. La única en Montejaque. Su rutina difiere del resto de sus compañeros, parte de su ejercicio físico lo realiza en el tatami, practicando luxaciones, evasiones y bloqueos. Aparte de su preparación en el cuartel, también practica en su tiempo libre.
“SE PENSARÁN QUE UNA LEGIONARIA DEBE IR CON EL PELO RAPADO”

“Mis compañeros me respetan —afirma—, me ven como policía militar, sin más”. Garbero tiene 27 años y es la primera de su familia en pisar el Ejército. Todos presumen de ella. “Aunque mi madre al principio tuvo sus reticencias”, recuerda. “Se creía que la Legión era como antes”, puntualiza. Y no. Estefanía entró en la vida castrense al salir de Bachillerato. “Fue un cambio drástico, pero ahora es mi segunda familia”.

—¿Se imaginaba que fuese así?

—Tenía una mala fama que no se corresponde con la realidad.

Explica Garbero que la gente se sorprende al saber que es legionaria. “No les encajo en el tópico —confiesa—, se pensarán que una legionaria no es femenina, que debe ir con el pelo rapado y con cara de mala leche; no les encaja el pelo largo, una cara normal”.

Y Estefanía es como cualquiera. Alta, con una mirada dulce, simpática y sonriente. También reservada. No le gusta comentar con su novio, que estudia Informática, las cuestiones del trabajo.

—¿Hará huelga?

—Aquí no hay diferencias entre hombres y mujeres y quizás no necesitemos tanto una huelga. Aun así, hay que apoyar también a las demás. También los hombres deberían apoyarlas. No haré huelga porque por mi condición de militar no puedo hacerla; pero si pudiese, la haría como gesto solidario. Sé que hay mujeres que no están en nuestra misma situación.
El cambio de guardia de las ocho de la mañana en el acuartelamiento de La Legión.




Los militares, tanto ellos como ellas, gozan por ley de una serie de derechos que garantizan reducciones de jornadas, permisos, vacaciones u otras licencias a los miembros Fuerzas Armadas. Gracias a esa norma se protege la conciliación de la vida personal, familiar y profesional. Sin distinción de sexos. Aunque aparecen referencias expresas a ellas en cuestiones obvias como las técnicas de fecundación o reproducción asistida o exámenes prenatales y clases de preparación al parto. También se reconocen permisos de maternidad y paternidad. A ellos también se les salvaguarda su derecho a ausentarse por la lactancia en caso de menores de doce meses.

“En la Legión, por ley, estamos mucho mejor que en la vida civil”, defiende la sargento Echeverri, Isabel Cristina, del grupo de caballería. “Las normas permiten conciliar, también a los hombres, aunque seamos nosotras las que nos ocupemos casi siempre del cuidado de la vida doméstica”, explica.

Echeverri nació en Medellín, Colombia, y en el año 2000 salió de su país huyendo de la violencia de los narcos para pedir asilo político en España. Entró en la Legión en la tercera oleada de incorporaciones de inmigrantes en el Ejército. Y se emociona cada vez que canta la canción del legionario: “Los que en España no habéis nacido y sangre vida dais en su honor; hijos de España sois predilectos, habéis ganado su excelso amor”.


Fue la primera madre de la Legión en Ronda, por eso se sorprende cuando la gente tilda de machista a todo el cuerpo. “Ahora es muy diferente a lo que era hace 20 años”, justifica a sus 39 años. “La gente piensa de la Legión es un cuerpo de hombres —sigue—, que somos unos brutos, que vamos por la vida de quinquis. Y no es así. La realidad es muy diferente”.

—¿La Legión es machista?

—No, no es así. Y quien lo diga lo afirma desde el desconocimiento. Es fácil hablar de tópicos. En los cánticos machistas, nunca pensamos que van contra nosotras. Vamos cantando en automático. Porque te anima, es una tradición.

La sargento se refiere a la polémica suscitada con los cánticos que los legionarios entonan en los entrenamientos. “Yo prefiero un tanque a una mujer, porque el tanque va a la guerra y la mujer la guerra es”, dice una de las estrofas que las Fuerzas Armadas ordenó suprimir y que, a su juicio, “no muestran la realidad del profundo respeto que el Ejército tiene por la sociedad y especialmente por la mujer”, la cual está “totalmente integrada”.
8-M, “LA LEGIÓN NO PARA

“Son cánticos que se remontan al origen de la Legión, algo tradicional, si se fundase hoy, seguro que nadie los cantaría —defiende Echeverri—; a mí no me ofende, porque nosotras también lo cantamos, es una forma de animarnos mientras corremos y no lo considero ofensivo”.

—En la Legión, ¿la mujer para?

—No, la Legión no para ni parará jamás. Y si la Legión no para, no paramos ni mujeres ni hombres. Soy sargento de la Legión a jornada completa. En mi cabeza no existe esa posibilidad.
La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero en el campo de tiro.

La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero en el campo de tiro. Fernando Ruso

La convocatoria de la huelga feminista ha traspasado los muros del cuartel. Muchas conocen a quienes pararán este jueves 8 de marzo, aunque fuera del recinto de la Legión.

Los militares no tienen derecho a ir a la huelga y su respuesta coincide con las del resto de compañeras. De los 811 legionarios destinados en Ronda, 65 son mujeres. Un 8%. Una proporción menor al total de las Fuerzas Armadas, un 12,5%, y a la media de la OTAN, que se sitúa en el 10,8%. De las 15.074 mujeres del total, 3.012 mujeres (9,8%) desempeñan sus funciones en unidades de especial operatividad, como la Legión o los paracaidistas.

En la Legión, el rango más alto que han alcanzado las mujeres es teniente. Por debajo se reparten, con porcentajes desiguales entre oficiales, suboficiales y tropa, donde se alcanza la proporción más alta.

En Ronda están destinadas dos tenientes, una médica y una enfermera. Ambas se encuentran en la actualidad de misión en Mali. Y las dos suponen un orgullo para el coronel que manda el Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión, jefe del acuartelamiento de Montejaque, Ramón Armada.

En su despacho, situado en la zona noble del cuartel, el coronel explica a EL ESPAÑOL que la mujer está perfectamente integrada en la Legión, “una unidad moderna, que siempre ha sido punta de lanza del Ejército de Tierra español y que evoluciona para estar a la altura de su tiempo”. “También a la hora de incluir a la mujer”, apunta.
LA JERARQUÍA APLASTA LOS MACHISMOS

Armada, que suma ocho años en la Legión y que ejerce de militar desde 1984 —con él entraron las primeras mujeres que aspiraban a ser oficiales de las Fuerzas Armadas— puntualiza que en el Ejército “solo impera la jerarquía, en la que se debe un respeto al superior”. “Los protocolos van en función del rango, nunca del sexo. Lo dice la Constitución —insiste—, no hay diferencias ni por sexo, religión, raza…”.

Tampoco de salarios. “Sería una barbaridad si las hubiera”, confirma. “Ni de promociones, que están sujetas a procesos reglados; hay oposiciones, méritos, baremos… y nunca aparece el sexo”, explica. “Es la valía personal de cada uno la que esa persona ascienda”, subraya el coronel.

—¿Se verá a alguna mujer coronel dentro de algunos años?

—Es cuestión de tiempo, porque ellas llegaron más tarde. Están perfectamente capacitadas para serlo. Seguro que alguna tendrá la suerte de mandar a algún regimiento o un tercio.

“No se entendería la Legión sin las mujeres —sentencia Armada—, no sería lógico que no estuvieran”.

En la galería de tiro, la cabo Becerra y las legionarias Tejero y Garrido practican con el HK G36, el sustituto del cetme. Un rifle de 3,6 kilos de peso; más ligero que su predecesor.
La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero con sus fusiles HK G36.

La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero con sus fusiles HK G36. Fernando Ruso
“ME PREGUNTAN QUE SI DISPARO”

“Me dicen que estoy loca”, apunta Garrido a sus 28 años. “Yo no creo que sea así, esto es un trabajo como cualquier otro”. “La gente me pregunta muchas cosas, lo que más, que si disparo”, explica entre risas. “Se piensan que una mujer, aunque sea legionaria no lleva fusil”. Junto a ella entrena la dama legionaria Tejero, de nombre Inmaculada y edad 25 años. Viene de Toledo y siguiendo los pasos de su padre, también militar. Estudió Enfermería e ingresó en la Legión, ahora espera llegar a teniente y acabar los estudios de Medicina en el Ejército. En las Fuerzas Armadas no hay techo de cristal.

Susana Sánchez Carrasco, sargento especialista en automoción, lleva ya siete años en la Legión. Conoció a su marido siendo ya dama legionaria y no olvida la cena en la que le presentaron a quienes tiempo después serían sus suegros. “Me senté con más miedo que vergüenza”, recuerda.

“Mi suegro me preguntó que a qué me dedicaba —explica—, yo le respondí que era legionaria”. “Al pobre hombre, que ha criado a cinco hijos y ninguno de ellos pasó por la mili, le cambió la cara; le di una alegría, empezó a contar anécdotas, sus horas de guardia, en el campo…”, detalla la sargento. “Nunca pudo contarle a su familia todo aquello que llevaba dentro”.

Antes de entrar en la Legión, Susana tuvo empleos civiles y tiene elementos para comparar. “En la Legión pasan cosillas, pero todo se arregla —explica—; de hecho, pasan en todos lados, en cualquier profesión, y a todos los hombres no se les puede meter en el mismo saco, no se puede decir que todos los hombres son machistas. Y mucho menos se puede decir que todo un gremio lo es”.

“Aquí eres legionario, y legionaria; y corremos juntos hombres y mujeres”, argumenta la sargento. “No, la Legión no es machista”, insiste.

“A fin de cuentas —bromea—, yo me hice un hombre al entrar en la Legión”.
https://www.elespanol.com/reportajes/20 ... 195_0.html
alvarocnp escribió:
Que bonito queda todo de cara a la galería, pero la realidad es bien distinta.
Todo mi apoyo a la soldado

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 778 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos