Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 22 Jun 2018 12:11
Aula Policial

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 751 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 80, 81, 82, 83, 84
Autor Mensaje
NotaPublicado: 08 Mar 2018 13:21 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9974
Ubicación: Pintiam.-
Solo un 6,7% de la plantilla de la Guardia Civil es femenina y este cuerpo a menudo no pone facilidades para la incorporación y normalización de la mujer. En las escalas superiores, la situación es incluso peor: solo hay una teniente coronel en toda España. La 'Cadena Ser' ha reunido a cuatro agentes para narrar sus más de veinte años en el instituto armado.

Casos de discriminación, acoso sexual y presión jalonan el relato de estas cuatro servidoras públicas. "Un día se sobrepasó. Lo amenacé con el arma y le dije que o me quitaba las manos de encima o me lo cargaba", cuenta Carmen, al relatar un episodio en Teruel con un compañero con problemas con el alcohol y que pegaba a su mujer. El sargento los separó pero puso de pareja al guardia del abuso con otra mujer. "Empezó a hacérselo a la otra chica. Sé que se lo hacía porque subía llorando casi todos los días. A mi marido, que entonces era mi novio, yo también le llamaba llorando todos los días. Me quería ir de ahí, quería pedir baja. Gracias a un sargento, que era una persona maravillosa, continué, no sin antes dar cuenta de todo esto", relata.

Paternalismo o mensajes "guarros" por teléfono, comentarios como "las mujeres para mí solo sirven para $%&ª y para fregar" y lágrimas, los casos acoso sexual no distinguen entre jóvenes y veteranas. "No puedo dar datos ni nombres, pero a día de hoy hay mujeres que llevan muchos años en la Guardia Civil y te toca un depredador y te tocó, tengas la edad que tengas. Lo que pasa es que actúas diferente con veinte años que con cuarenta", explica Carmen.

Alicia Sánchez saltó a la fama al afrontar una instrucción de delito militar por vestir su propio chaleco antibalas frente al oficial, que no se adaptaba a su anatomía: "Cuando mi superior se da cuenta en mitad del control me llama aparte, me pregunta por qué no me lo he puesto y me abre un procedimiento judicial por insubordinación, lo que conlleva una pena mínima de seis meses de cárcel y un máximo de seis años". La causa se archivó, pero fue sancionada con cinco días de sueldo. Era su segunda denuncia, porque también tuvo un episodio de discriminación sexual. "Hasta en tres ocasiones me dijo que no era capaz de hacer algo por ser mujer", pero su denuncia y su "calvario" quedaron dentro de un cajón.

Las cuatro, además, coinciden al afirmar que a veces se registran piropos, insultos como "niña" y que se establecen dobles varas de medir.

Silvia también coincide: "Lo que están contando mis compañeras lo conocemos todas. Hemos evolucionado en muchísimas cosas y en otras seguimos estancadas". De hecho, también hace hincapié en las dificultades ante casos de acoso para interponer quejas o denuncias: “La mayoría se calla por eso, como no hay ninguna vía para poder solucionarlo, puedes agravar el problema. O lo que decía Carmen, pedir otro destino".

https://www.elperiodico.com/es/economia ... al-6673549

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 02 Abr 2018 13:26 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9974
Ubicación: Pintiam.-
El Ejército alemán tiene previsto introducir en 2018 una nueva línea de uniformes premamá para las mujeres embarazadas que forman parte de sus tropas, según ha avanzado una portavoz del Ministerio de Defensa germano a la agencia DPA. La compra de los trajes se llevará a cabo en todo el país después de que se hayan hecho pruebas de vestuario con diferentes prendas en las filas de las Fuerzas Armadas alemanas, la llamada Bundeswehr. Las mujeres se incorporaron al Ejército alemán por primera vez en 2001. Hasta ese momento solo se admitían como personal sanitario o musical.


Según la portavoz, el Ministerio de Defensa está valorando en la actualidad las opiniones dadas por las militares y aplicando posibles mejoras en el diseño de los futuros uniformes. En la fase de pruebas, unas 80 militares se probaron alrededor 500 prendas de diferente talla y composición, que incluían desde uniformes empleados en el campo de batalla a trajes de servicio y medias.

Después, dieron su opinión sobre el vestuario teniendo en cuenta factores como la comodidad o la apariencia. El Ministerio de Defensa ha explicado que los uniformes son elásticos y se pueden utilizar durante todo el período de gestación. En general, las militares emitieron una opinión positiva sobre el uniforme premamá de servicio y negativa sobre el utilizado en actividades militares, según ha avanzado Defensa.

La introducción de uniformes premamá se enmarca en los planes de Alemania por modernizar sus Fuerzas Armadas y garantizar la igualdad entre sus trabajadores. Con esta medida, Berlín busca equipararse con otros países de su entorno que ya han dado este paso. Por el momento, las militares en Alemania se ven obligadas a utilizar ropa civil cuando están embarazadas y su uniforme ya no les sirve. De media, cerca del 2% de las cerca de 20.000 militares del Ejército germano están esperando un hijo, según Defensa.

Los militares visten uniformes de servicio durante eventos solemnes. Los uniformes de campo, con colores de camuflaje, los utilizan no solo para actividades militares al aire libre sino que también en las oficinas de los cuarteles.
https://elpais.com/elpais/2018/04/02/ma ... 85522.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 01 May 2018 09:10 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9974
Ubicación: Pintiam.-
En Lafoole (Somalia) crece un silencio plomizo. Gris. Como si la calima que nunca termina de huir fuese atascando las palabras a medida que se acercan los soldados. Solo un grupo de mujeres refugiadas sale al paso de la patrulla de la African Union Mission to Somalia (Amison) para pedirles ayuda. Al otro lado de la carretera, los hombres del pueblo observan en silencio. “No te fíes”, alerta uno de los soldados. Las milicias islamistas Al Shabab, nacidas en 2007 y adscritas a Al Qaeda, están entre ellos.

Aunque hace semanas que los yihadistas no atacan a los soldados desplegados en la región de Afgoye, 25 kilómetros al noroeste de Mogadiscio, las tropas del batallón XXI permanecen en alerta máxima. “Aquí puede pasar de todo en cualquier momento. No podemos bajar la guardia”, recuerda el comandante Fredy Waiswa. De los 6.223 soldados que conforman el contingente ugandés en Somalia, alrededor de 500 son mujeres. Un 8%, más del doble que lo habitual en las misiones de paz de la ONU. Esto tiene que ver con una tendencia regional, apunta Pablo Castillo-Diaz, analista de ONU mujeres: “Los países del Este de África, como Kenia, Etiopía y Uganda acostumbran a aportar un porcentaje de mujeres más alto que otros países que contribuyen con tropas habitualmente, como India, Pakistán o Egipto”.

Además, en los últimos años la ONU ha empezado a incluir como petición expresa el despliegue de más mujeres en las misiones internacionales. En el caso de Somalia, esto se plasmó en 2017 con la resolución 2372.

En 2014, Human Rights Watch denunció una veintena de abusos sexuales cometidos por los soldados ugandeses y burundeses. Además de poner en marcha mecanismos para facilitar la denuncia de estas agresiones, la respuesta de la misión internacional consistió en aumentar el número de mujeres entre los miembros de su contingente, una estrategia que la ONU lleva repitiendo desde el 2000: en ambientes hostiles, las mujeres se sienten más cómodas entre mujeres.

De hecho, mientras los casos de explotación sexual por parte de los cascos azules de Naciones Unidas no han hecho más que repetirse en Haití, Liberia o Sudán del Sur, hasta la fecha ninguna mujer desplegada en estas misiones se ha visto involucrada en los abusos. "Para reducir las agresiones a civiles es necesario que el porcentaje de mujeres sea significativo y más cercano al 20 o 30% del total”, afirma Castillo-Diaz.
En primera línea de fuego

La guardia de Joan y Florence está a punto de terminar y otros dos compañeros van a tomar el relevo. Un gesto de complicidad autoriza el cambio. “La relación es buena, aquí todos somos iguales. Son nuestros hermanos”, apunta Florence. Al otro lado de la base, levantada sobre lo que fue un campo de entrenamiento de los yihadistas, la escena se repite. Namatovu y Khaemba charlan animadamente con sus compañeros. Todo está tranquilo afuera. Uno de ellos está aprendiendo francés. Quiere enviarle un mensaje a su mujer, en Kampala, por su aniversario. “Je t’aime”. Khaemba ríe.

Se les exigía a las mujeres que cocinaran y limpiaran y algunas denunciaron que estaban siendo obligadas a proporcionar servicios sexuales a sus superiores

Aunque reina la camaradería, mientras no están de servicio los hombres andan con hombres y las mujeres con mujeres. Ellos gastan los datos de internet en los videoclips de Sheebah Karungi; ellas en charlar con la familia. “Yo tengo una hija de un año y nueve meses e intento hablar con ella cada día. Me mandan todo lo que hace: fotos, vídeos….”, afirma Florence. Sostiene el móvil en la mano. Al otro lado de la pantalla, un cuerpo diminuto de sonrisa contagiosa baila con tanta gracia que por un momento su madre está segura de estar en casa.

El rumor violento, como el de una primavera aplastada, de los T-55 ahoga la conversación. Algo ha pasado afuera. Un nuevo explosivo en la carretera. El tanque de Khaemba avanza a toda velocidad. Ella está al mando. Namatovu controla el cañón. En la misión internacional contra Al Shabab en Somalia las mujeres ocupan también la primera línea de fuego. A diferencia de otros ejércitos, como el estadounidense, donde hasta 2015 el papel de la mujer en puestos de combate estaba restringido por la Combat Exclusión Policy.



Solo falta por derribar la barrera del poder. No hay mujeres entre los altos mandos. “En la carrera militar lleva mucho tiempo ascender. Hay muchos factores que dificultan el avance, entre ellos la discriminación de género y la propia violencia sexual contra las reclutas” apunta Mary Schwoebel, profesora de estudios de resolución de conflictos de la Nova Southeastern University (Florida), que participó en el entrenamiento de las tropas ugandesas desplegadas en Somalia. “En los centros de entrenamiento en Uganda y Nigeria, fui testigo de cómo, tanto a mujeres con cargo como a aquellas que eran soldado raso, se les exigía que cocinaran y limpiaran aun cuando estas tareas les restaban tiempo para su formación militar. Además, algunas de ellas denunciaron que estaban siendo obligadas a proporcionar servicios sexuales a sus superiores jerárquicos. A veces”, concluye, “es el precio que hay que pagar para entrar en la misión”.
No hay reconstrucción sin mujeres

Por un momento, Mogadiscio no parece una ciudad en guerra. Por un momento, dar a luz en uno de los países con la tasa de mortalidad maternal más elevada del mundo (una de cada doce mujeres muere por causas relacionadas con el embarazo) no parece tan peligroso. “Todo el equipo de la maternidad es nuevo, comprado en China, Dubái y Francia”, subraya, orgullosa, Shamsa Abdullahi. Hace apenas unos días que ha abierto las puertas del Bybook hospital, un centro para mujeres levantado con el dinero de sus casi treinta años en el Reino Unido, y todavía no tiene muchos pacientes. Algunas temen el precio, la gran mayoría el barrio. Taleh, en pleno centro de la ciudad pero lejos del control de las tropas de la Amisom, sigue siendo territorio de emboscadas. Una de las explosiones de octubre tuvo lugar a pocas calles de aquí.

Aunque los yihadistas fueron expulsados de la capital a finales de 2011, Somalia sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo. Especialmente para las mujeres. La prevalencia de la mutilación general femenina es la más alta del mundo (alcanza el 95%) y tras la retirada de los radicales muchas mujeres han tenido que abandonar el rol que habían adquirido en la esfera pública durante el conflicto. “Los hombres tienden a dominar lo público y las mujeres lo privado. De hecho, en Somalia los hombres son a menudo tratados como visitantes en sus propias casas. Además, a diferencia de los países occidentales, aquí las mujeres son el sostén familiar: las que trabajan la tierra, cuidan del ganado o venden en el mercado. Los donantes occidentales y las agencias de ayuda han socavado significativamente el poder de la mujer dentro de las comunidades transfiriendo los roles y relaciones de género occidentales a Somalia poniendo, por ejemplo, a hombres al frente de proyectos de desarrollo agrícola”, apunta Mary Schwoebel.

Ver a otras somalíes entre las fuerzas de seguridad o a extranjeras en la misión de paz podría servir para hacer ver a las jóvenes que hay otros roles que la mujer

Pese a todo, el movimiento femenino ha seguido dando pasos adelante. La representación de mujeres en el Parlamento pasó en las últimas elecciones del 14 al 25% y por primera vez se ha debatido una ley para criminalizar la violencia sexual. “El Gobierno ha aumentado la oferta de ayuda legal gratuita para las víctimas de violencia de género y se han establecido 17 centros de servicios y juzgados itinerantes para incrementar el uso del derecho estatutario”, añade Castillo-Diaz.

Pero si hay un lugar donde el avance de la mujer en Somalia se hace palpable es en la comisaría de Galbeed. “Este es uno de los puntos calientes de la ciudad. Un cruce entre dos barrios. Aquí nos pueden atacar y huir, escondiéndose”, señala el coronel Khalif Abdulla Maalan. Hace apenas unos meses del último ataque. Y semanas desde que cuatro agentes del distrito fueron asesinados cuando volvían a casa.

Hoy hay dos mujeres en sus puestos. Habboon Dree Waswga y Nalan Hussein Ali. “Este es el trabajo más peligroso que existe en Somalia. Lo hacemos sin apenas recursos, pero con el convencimiento de que es nuestra labor y que Alá nos apoya”, asegura la última de ellas, la mayor.

Su mera presencia entre los cuerpos de seguridad del Estado es ya una victoria. Una gran revolución. “En Somalia hay una desigualdad de género extrema. El mero hecho de ver a las mujeres desempeñando roles no habituales, o en puestos de autoridad, o trabajando codo con codo con los hombres en condiciones de igualdad puede ayudar a cambiar actitudes y despertar imaginación y posibilidades para las jóvenes somalíes”, sentencia Castillo-Diaz. “Definitivamente ver a otras somalíes entre las fuerzas de seguridad o a extranjeras en la misión de paz podría servir para hacer ver a las jóvenes que hay otros roles que la mujer puede desarrollar en la sociedad”, coincide la profesora de la Nova Southeastern University.

Ejemplos como el de Liberia, donde el despliegue en 2007 de una unidad de policías indias logró elevar del 13 al 21% la presencia de mujeres en la Policía Nacional en cinco años, marcan el camino a seguir a Somalia.
https://elpais.com/elpais/2018/04/25/al ... foto_gal_2
https://elpais.com/elpais/2018/04/25/pl ... 95784.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 26 May 2018 16:23 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9974
Ubicación: Pintiam.-
Vanessa es, todavía, soldado en el Ejército de Tierra. Desde pequeña siempre tuvo claro a qué se iba a dedicar. "Yo quiero ser militar", decía. Consiguió entrar en el cuerpo en el año 2000 y ha estado cerca de 15 años en la Brigada Guzmán el Bueno X de Cerro Muriano. Una vez en el cuerpo, su principal ilusión siempre ha sido formar parte de alguna misión. Por ello pidió el traslado a una de las seis Unidades Militares de Sevilla, donde ha trabajado hasta hace un año, momento en el que "comenzó una pesadilla". La vida de Vanessa empezó a cambiar cuando la supervivencia de su hermana dependió de un riñón. Y ella no dudo en donárselo. Ahora, se enfrenta a su "resolución de compromiso" (despido).

Con todo lujo de detalles, María Dolores -la hermana de Vanesa- explica a EL MUNDO la situación que está viviendo su hermana. Mientras, ella escucha atentamente sin apenas decir nada. Llora en determinados momentos y sólo habla en una ocasión: para expresar la "decepción tan grande" que sufre de un cuerpo militar al que ella estaba entregada.

Esta historia comienza el mes de julio de 2011, cuando Loli empezó a acudir con bastante asiduidad al Hospital Reina Sofía de Córdoba. Fue deteriorándose poco a poco. La causa: una insuficiencia renal dado que ninguno de sus riñones funcionaba. Después de realizar pruebas a sus familiares más cercanos, el único órgano compatible para Loli era el riñón de su hermana. Vanesa no se lo pensó dos veces y se lo donó, no sin antes realizar todos los trámites legales y psicológicos obligatorios. En esos documentos, a los que ha podido acceder este periódico, se especifica que la operación a la que se enfrentaba Vanesa no iba a repercutir en su posterior estado de salud.

Una vez recuperada del trasplante, Vanesa se reincorporó a la Unidad Militar de Cerro Muriano con "total naturalidad". Los altos mandos del Ejército supieron de su situación y en ningún momento plantearon problema alguno. Tal y como explica Loli, su hermana "continuó trabajando y plenamente integrada. Cumplía sus exigencias físicas propias de la profesión y nunca vio mermada su condición de donante de riñón". A estos resultados óptimos se unieron las revisiones anuales y satisfactorias realizadas en el servicio de nefrología del Reina Sofía.

Sin embargo, una vez destinada en Sevilla, la situación se complicó en marzo de 2017, cuando Vanesa pidió ir de misión. El 23 de ese mes, un médico militar emitió una orden en la que detalló las actividades que no podía realizar: "Operaciones en el extranjero, maniobras, jornadas de instrucción continuada y las generales, actividades en las que se exponga a temperaturas extremas y la limitación en la ingesta de líquidos". Esta decisión se produjo después de que los médicos militares se enteraran, seis años después de la operación, de que Vanesa cuenta con un solo riñón. La soldado luchó para demostrar que ella era apta para seguir ejerciendo su trabajo. Pero de nada sirvió. Sin embargo, Loli asegura que los altos mandos de la Unidad sí sabían que su hermana había sido operada y no pusieron ningún impedimento.

La hermana de Vanesa llega a contar que a la soldado le ofrecieron "sólo hacer las pruebas físicas y las guardias". En ese momento, la militar ya estaba viendo "el grado de discriminación" que estaba sufriendo. "Le ponían trabas a cada paso que daba para poder ir de maniobras o hacer su trabajo", explica Loli. La "humillación y el trato vejatorio" al que fue sometida Vanesa provocaron su baja por depresión psicológica. Los informes del hospital certifican que Vanesa no sufrió ningún tipo de trauma o trastorno tras el trasplante.

Loli asegura que, actualmente, en la Unidad Militar de Cerro Muriano hay mandos donantes de riñón que se han ido de misión y que ejercen su actividad sin ningún tipo de problema, al contrario que su hermana. Ahora, el caso de Vanesa se encuentra en la Jefatura del mando Personal del Ejército de Tierra. La familia ha denunciado esta situación de "discriminación laboral" ante el defensor del pueblo en Madrid y ante la Organización Nacional de Trasplantes. Vanesa no ha obtenido respuesta de ninguna entidad. Su despido conllevaría engrosar las listas del paro y sin una indemnización. A ella y a su marido, que tienen tres hijos, les faltan las fuerzas. Pero tienen claro que lucharán hasta el final.
http://www.elmundo.es/andalucia/2018/05 ... b45a3.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 751 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 80, 81, 82, 83, 84

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos