Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 13 Dic 2017 15:48
Curso Fauerzaesp

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 737 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 78, 79, 80, 81, 82
Autor Mensaje
NotaPublicado: 15 Mar 2017 15:26 
Desconectado
Site Admin
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2007 15:56
Mensajes: 17493
Ubicación: ESPAÑA
Militar noruega:
Imagen
Munifex escribió:
En concreto de la Hans Majestet Kongens Garde (Guardia Real)

_________________
"Si deseas la paz, preparate para la guerra"
Imagen
Normas del Foro
Hilo de presentaciones
A que cuerpo perteneces?


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 07 Abr 2017 15:56 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
7/4/2017. Seguridad Ciudadana de la Polisen en el lugar donde un camión se ha empotrado en un centro comercial de Estocolmo (1.372.565 hab.) ocasionando tres muertos, se trata como un atentado terrorista.
"Polisassistent" con menos de cuatro años de servicio:
Imagen
"Polisassistent" con más de cuatro años de servicio:
Imagen

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 04 Jun 2017 14:22 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
Imagen
Carmen Ada Edjang llega a la cita algo desubicada. Pronto pregunta si se puede poner el traje de faena, con el que se siente cómoda, el del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). Luce la placa y dice orgullosa que forma parte de la Brigada Policial de Extranjería y Fronteras en Málaga. Asegura que nunca ha sufrido discriminación en el trabajo, pero no se atreve a afirmar que no la haya en la Policía. Tiene un tatuaje en el pie derecho que pone Juntos hasta debajo de un puente. Se lo hizo por su marido, de raza blanca, que sufre con ella a diario la discriminación racial en España.


Es la única mujer negra en el Cuerpo. Más de un compañero le ha llegado a preguntar si tiene la nacionalidad española, lo cual le enfada. De vez en cuando suelta algún chacho que revela su origen canario. Está en Madrid para recoger el premio Compromiso Mujer que le entrega el Grupo Federal Afrosocialista del PSOE, un galardón que no esperaba. Dice: "Yo no soy de ningún partido. Ni de derechas ni de izquierdas. Soy de centro".

Usted es la única mujer negra en el Cuerpo Nacional de Policía.

Que yo tenga conocimiento, sí. Yo conozco chicos negros dentro del CNP, pero chicas negras no conozco ninguna. De hecho [mis compañeros] decían que nunca habían visto una chica negra. Mestizas, sí, pero negra negra no.

¿Es duro ser la única?

No, pero a veces resulta un poquito raro. Es incómodo que a la gente le sorprenda ver a una policía negra, les choca bastante.

¿Alguna vez ha sentido que la miraban de manera extraña?

Recuerdo que en las elecciones de hace dos años iba vestida de uniforme y un señor que iba a votar me dijo: "¿Pero tú eres policía?" (ríe). Yo le dije: "No, es un disfraz que me he comprado en la tienda de detrás". ¡Qué le vas a decir, si te está viendo! Me lo tomo a guasa.

¿Al acceder al Cuerpo, sintió discriminación?

No, no. A lo mejor hubo pero yo no he sido consciente. Nunca me he sentido ni apartada, ni discriminada, ni atacada. Quizá exista cierto racismo, pero no van a actuar así en mi presencia. En ninguno de mis destinos me he sentido discriminada, ni por mis compañeros ni por los jefes. A veces sí que hay preguntas que te chocan un poco, como por ejemplo: "¿Tú tienes la nacionalidad española?". Que te lo diga una persona que no es del Cuerpo se puede entender que ignore los requisitos, pero si te lo dice un compañero te sorprende más.

Usted es la única policía negra del Cuerpo, ¿es simple casualidad que no haya más o existen prejuicios racistas?

Creo que no hay más mujeres negras por miedo a ser rechazadas más que por racismo. No conozco a nadie que me haya dicho: "Es que yo me he presentado tres veces y he suspendido el examen psicológico". Mi marido es de raza blanca y aprobó la oposición a la octava, uno se puede preguntar: "¿Por qué aprobó a la octava, porque no les gusta que tenga los ojos azules?". No. A veces es cuestión de suerte.

¿Ha presenciado algún acto racista estando de servicio?

No, pero sí que he visto cómo alguien al que estoy interrogando me intenta aislar. Incluso al interrogar a una persona de raza negra he notado que prefiere mirar al compañero en lugar de a mí. Ese tipo de cosas no me terminan de encajar, es como si me mirasen como a una traidora.

¿Y ha visto que la Policía tratase a un negro de manera denigrante?

No. Tampoco sé cómo tratan todos los compañeros policías, pero nunca he visto discriminación con los que he trabajado. Aún así, sí es verdad que cuando paras a un negro por la calle a menudo te dice: "¿Por qué me detienes? ¿Porque soy negro?".

¿Se lo han dicho a usted?

Sí. El que lo dice le sale ya como una coletilla. Pero cuando me lo dicen, pienso: ¿no me estás viendo a mí?

¿Cree que cuando un español ve a un negro su primera impresión es que es un inmigrante ilegal?

Sí, sí. Cuando he ido con mi marido en el coche han llegado a pararnos y decirle a él: "Déjame la documentación del coche y los papeles de ella". Casos así sí he visto. Pero tampoco creo que la Policía vaya por la calle diciendo: "Mira ese es un negro, vamos a pararlo".

La única mujer negra policía considera que España es más racista que machista.

La única mujer negra policía considera que España es más racista que machista. Moeh Attitar

¿Qué es más difícil en España: ser policía, mujer o negra?

Las tres cosas. Lo peor es si eres negra y has nacido aquí. Si tú llegas de un país extranjero y la sociedad no te acepta coges las maletas y te vas. Pero los que somos de aquí no. Mis padres son de Guinea Ecuatorial y yo soy nacida en España, no conozco otro sitio que no sea este. A veces lo piensas y dices: "$%&ª, llevo más de treinta años en España y todavía la sociedad no termina de aceptar que pueda haber españoles negros".

¿Ser mujer en el Cuerpo Nacional de Policía es difícil?

El Cuerpo Nacional de Policía, igual que muchos otros Cuerpos, es más de hombres que de mujeres. Es verdad que yo me he encontrado el camino medio hecho, ya hay muchas mujeres, pero aún se nota el machismo en las personas mayores, aunque poco a poco se vayan yendo.

Un reportaje de EL ESPAÑOL destapó que en la Guardia Civil no había chalecos antibalas para mujeres, la protagonista -miembro de la benemérita- afirmó que “la Guardia Civil no está hecha para mujeres”. ¿La Policía Nacional tampoco?

Eso no lo noto. Yo tengo mis zapatos de mujer, mi chaleco de mujer, mi chaqueta de mujer, mi falda de mujer y mi gorra de mujer. Nunca me he tenido que poner un pantalón de hombre ni he visto el caso de que la gente no tenga uniforme.

¿Es España más machista o racista?

Diría que es más racista que machista. De todas maneras no hace falta que lo diga yo. A mí me dicen con sorpresa: "Mira, una mujer negra y policía". Pero yo voy a los bancos, al Mercadona o a El Corte Inglés y tampoco veo negros. Hay muchos sectores donde no ves a la población negra.

¿Qué partido político diría que defiende mejor los intereses de la comunidad negra?

No lo sé, no lo tengo en cuenta. Yo creo que he votado una vez en mi vida o dos. A lo mejor al PSOE le tengo un poquito de consideración porque [aprobé la oposición] cuando estaban en el gobierno, pero nada más.

¿En su duro día a día verá cosas terribles, pero qué es lo que más le reafirma en su decisión de ser policía?

Los menores. Ese es mi puntillo. Cuando llegan las pateras con los niños pequeños me dan mucha pena y les doy comida y carantoñas. Además, si está la Cruz Roja les ofrezco ropa para estos niños.
http://www.elespanol.com/espana/socieda ... 480_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 08 Oct 2017 09:45 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
Ha tenido que aguantar que la llamen «guarra», que la manden a fregar platos y que la envíen a coser calcetines en una época en que aún se zurcían con la ayuda de un huevo de madera. Eran unos tiempos en que hacer cosas de hombres era de mujeres valientes; era ponerse el mundo por montera y reinventar las reglas de juego, aunque eso supusiera tragar sapos casi diario. A ella no le dio miedo el desafío. Había mamado el oficio en casa. Nació en un cuartel y se crió entre guardias civiles. Su padre lo era y nunca le vino grande la decisión de su hija Delfina Tapia (Villa del Río, Córdoba, 1947), que arrastró con ella a su hermana Lola (Cañete de las Torres, Córdoba, 1944). «Siempre fue un adelantado a su tiempo», recuerdan ambas. Ellas, junto con otras ocho osadas, fueron las primeras mujeres en ingresar en la Policía Local en España. Fue en el año 1970 y hasta entonces ningún otro cuerpo de seguridad del Estado contaba con agentes del sexo femenino entre sus filas.


Fue en Córdoba. Escaseaban las vocaciones masculinas, más proclives a trabajar en el sector privado, con mejores condiciones y remuneraciones más golosas. «Preferían un banco o una oficina antes que estar en la calle sufriendo las inclemencias del tiempo», explica Delfina, quien vio el cielo abierto cuando escuchó por la radio que el Ayuntamiento de la ciudad andaluza convocaba, sólo para mujeres, diez plazas para la Policía Local. Hacía unos meses que había visto en televisión un reportaje sobre una agente de policía japonesa que estaba de visita en España. «A mí aquello me impactó muchísimo y supe definitivamente lo que quería ser en la vida; sólo tuve que esperar la oportunidad», explica Delfina. «Cuando se enteró de la convocatoria, cumplimentó las solicitudes de las dos; ni me preguntó. Creo que nunca pensamos que aquello llegaría tan lejos», advierte Lola. Hoy está muy agradecida a su hermana menor, a la que ha seguido en cada paso dado: «Siempre me faltó decisión», confiesa Lola.

Ambas habían terminado los estudios primarios y con ellos superaron el primer ejercicio de cultura general de la prueba de acceso; aprobaron un segundo examen más específico y de la noche a la mañana se vieron en la academia de la Policía Local, donde estuvieron formándose un mes (ahora son nueve). Sin embargo, aún les faltaba un trámite, sin el que no podrían comenzar a trabajar: acreditar el servicio social (el equivalente a la mili de los hombres). «Aún no me explico para qué nos iba a servir aprender a cocinar, coser y hacer punto para ser policías», ironiza Delfina.

«Tuve que elegir entre ser policía y mi novio. No lo dudé»

Los inicios en el cuerpo no fueron fáciles. Eran el 10% de una plantilla que apenas superaba los cien policías locales en Córdoba. 47 años después, la estadística sigue tan desequilibrada o más: 355 hombres frente a 32 mujeres. La primera promoción de agentes femeninas tuvo que abrirse camino en una profesión hasta ese momento reservada al otro sexo y, con su uniforme, hacer valer una autoridad que la sociedad no le reconocía. Todas ellas fueron destinadas a regular el tráfico en Córdoba, que a principios de los años 70 no tenía ni un semáforo. Todo el control era manual y especialmente «caótico» en el centro urbano, donde la confluencia de vehículos era mayor. «Aquello era escandaloso, nos decían de todo y hasta llegaron a tirarle tomates a una compañera», relata Lola.

Delfina tuvo que enfrentarse a su hoy marido, quien a los tres meses de haber empezado a trabajar como policía local le sugirió que para cuándo pensaba dejarlo. «¿No pretenderás que nos casemos así?», le conminó. Aquello le sonó a ultimátum, tenía que elegir entre seguir siendo policía o continuar con su novio. «No tuve ninguna duda. Sabía que las mujeres eran repudiadas y estaban mal vistas por la sociedad cuando las dejaban sus parejas, pero a mí me dio igual. Si me quería de verdad, le daría igual el uniforme», sentencia Delfina. El año que entró en plantilla subieron los sueldos y cobraba 6.000 pesetas, «una fortuna» para aquella época. «¿Cómo iba a dejarlo con el trabajo que me había costado conseguirlo?», se pregunta.
Bolsos para regular el tráfico

En aquellos bolsos, que tenían que llevar colgados al hombro aunque entorpeciesen el movimiento de los brazos durante las maniobras de regulación del tráfico, portaban los talonarios de multas (usaban una chapa de zinc para que copiase el calco), un tentempié y un callejero para orientar a los ciudadanos. «No había transmisores y cuando acabábamos el servicio teníamos que coger un autobús o dirigirnos a pie hasta la cabina de teléfono más cercana para comunicar que el compañero nos había relevado sin novedad», detalla Delfina.

Es el porcentaje aproximado que representa el colectivo femenino en la plantilla de cada cuerpo de seguridad del Estado (incluidas las mossas d'esquadra y ertzainas) según estimaciones de Mupolia, una asociación de mujeres policías.

Las primeras policías locales de España ingresaron en el cuerpo en 1970. Fue en Córdoba, en una convocatoria exclusiva para ellas. Hasta ese momento, ninguna otra fuerza o cuerpo de seguridad del Estado contaba entre sus filas con agentes del sexo femenino.
Uniforme

La equipación de las primeras agentes fue confeccionada en el taller de Pedro Roldán, en Sevilla. Constaba de falda-pantalón por debajo de la rodilla, guerrera, gorra, medias, tacones de seis centímetros, bolso, guantes y pendientes de perlas. Todos los accesorios eran obligatorios.

mujeres ejercen en la actualidad como policías locales en Andalucía, de un total de 12.000 agentes que prestan servicio en 529 municipios de esta comunidad autónoma. En España, son 70.000 efectivos.



http://www.lasprovincias.es/sociedad/mu ... -ntvo.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 06 Nov 2017 12:18 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
“Una mujer soldado que se alista para defender a su país tiene más probabilidades de ser violada por un compañero que de morir por fuego enemigo”. La frase es de la representante demócrata en California, Jane Harman, durante una sesión de la investigación de la Cámara de Representantes de EEUU sobre las agresiones sexuales en el entorno militar en 2008.

A lo largo de casi diez años, la frase se ha repetido en innumerables informes, para demostrar la importancia de visibilizar el problema, incentivar las denuncias por parte de las víctimas y actuar para que el acoso y las agresiones sexuales dejen de ser una lacra en los ejércitos. Y pese a que no es un problema exclusivo de las mujeres -cada vez hay más denuncias por parte de hombres en el entorno militar- son ellas las que se siguen llevando la peor parte.

El último informe sobre acoso sexual en las fuerzas armadas de EEUU, publicado en mayo de este año con datos de 2016, estimaba que cerca de 14.900 miembros de las fuerzas armadas habían sido agredidos sexualmente. De estos, un 57%, 8.600, son mujeres. Se trata de estimaciones porque pocos se atreven a denunciar.

En la página web de Protect Our Defenders, una organización que nació para luchar contra las agresiones sexuales en el ejército estadounidense, se pueden encontrar historias como la de Briggette, que retrata cómo el miedo a las represalias puede llevar al silencio. “90 días después de llegar a la estación de servicio permanente, un suboficial de alto rango me llevó a un área apartada fuera de la oficina y me violó. Ese no sería el último contacto sexual no deseado que tuve que soportar. Los incidentes se prolongaron durante más de un año antes de reportarlo en una declaración escrita”.

Pese a que 2016 ha sido el año récord en lo que a denuncias respecta, sólo 6.172 de los casos, menos de la mitad de las agresiones estimadas, salieron a la luz. Además, el informe destaca también que muchas de las víctimas han sido agredidas más de una vez, por lo que se estima que, a lo largo de 2016, se hayan producido más de 70.000 agresiones sexuales.

Pero los números no acaban aquí. Cerca 129.000 miembros del ejército han sido víctimas de acoso sexual. Se estima que una de cada cuatro mujeres lo hayan sufrido frente a uno de cada 15 hombres. Normalmente, el acoso se produce por parte de alguien con mayor rango. Pese a las cifras, las agresiones han disminuido en los últimos años. En 2006, se estimaba que un 6,8% de las mujeres en el ejército, y un 1,8% de hombres habían sido víctimas de agresiones sexuales. En 2016, esos números han bajado hasta un 4,3% y un 0,6%, respectivamente.

“La lucha por acabar con las agresiones y el asedio sexual en el ejército está lejos de terminar. No confundimos progreso con éxito”, dijo Elizabeth Van Winkle, asesora del secretario de Defensa estadounidense, en la presentación del documento.
Problema endémico

El problema parece ser endémico en los grandes ejércitos. Un informe interno del ejército israelí, divulgado en septiembre con datos de 2016, señalaba que una de cada seis mujeres sirviendo en las fuerzas armadas había sido víctima de agresiones sexuales, pese a que muy pocas se atreven a denunciarlo. La encuesta señalaba también que un 60% de las mujeres indicaban haber un ambiente general de acoso en sus unidades, con bromas e historias de carácter sexual, comentarios ofensivos y comandantes y soldados que distribuían pornografía entre sus compañeros.

El documento aparece en un momento en el que el ejército israelí está intentando reclutar a más mujeres para sus filas. En marzo, el periódico Haaretz denunciaba que la estrategia no estaba surtiendo efecto. Los batallones mixtos y los comentarios y actitudes despectivas hacia las mujeres las desmotivaba a la hora de elegir un papel activo en las fuerzas armadas.

En el últimos año han salido a luz varios casos de agresiones sexuales en el ejército israelí. En agosto, un soldado fue arrestado, acusado de violar a una compañera de batallón, y condenado a una pena de cárcel que eludió por un acuerdo con el fiscal. En julio, otro soldado fue arrestado, acusado también de haber violado a una compañera. El soldado se defendió diciendo que habían sido “relaciones sexuales consentidas”.

Pero el caso más sonado fue el del general Ofek Buchris, condenado en febrero por 16 cargos de agresión sexual, que incluyeron tres violaciones. Después de admitir los hechos, tras meses negándolos, el general llegó a un acuerdo con el fiscal según el cual fue degradado al rango de coronel y no tuvo que cumplir ninguna pena de cárcel, lo que provocó severas críticas.
"Cultura hipersexualizada"

También Reino Unido ha tenido que afrontar casos de acoso y agresión sexual en su ejército. El informe más reciente sobre el tema es de 2015, con datos correspondientes al año anterior. De los 7.000 soldados, hombres y mujeres, que han contestado a la encuesta enviada a más de 24.000 militares, un 13% de mujeres decían haber tenido “alguna experiencia especialmente desagradable” y, de éstas, sólo un 3% presentó una queja formal.

La ausencia de protección real a las víctimas y las consecuencias de la denuncia hacen que muchas opten por el silencio. “A uno de mis sargentos le gustaba agarrarme... mi trasero, mis muslos, o ‘accidentalmente’ tocar mis pechos”, cuenta una soldado al The Guardian. “Lo reporté como me dijeron. Esperaba un cambio. Esperaba que se hiciera algo ... Pero la mayoría de mis compañeros soldados dejaron de hablarme. ¡No a mi sargento, a mí! Las otras mujeres a las que tocaba se negaron a presentar denuncia después de cómo me trataron”.

“El ejército tiene una cultura hipersexualizada donde se aceptan determinados comportamientos inapropiados”, analizó en su día el general Nick Carter, impulsor del estudio. “Nuestro trabajo será cambiar esa cultura y transformarla en una más moderna, inclusiva y donde quienes necesitan denunciar lo puedan hacer”. A este respecto, el informe señalaba que más de la mitad de las mujeres agredidas nunca habían denunciado por miedo a represalias y al efecto negativo que podría tener en sus carreras.

En los demás tópicos analizados, el documento destaca que un 39% de mujeres había recibido comentarios indeseados sobre su cuerpo, un 33% había tenido que frenar conversaciones de índole sexual y 12% habían sufridos tocamientos. Un 61% de ellas denuncia que los hechos ocurrieron en su base militar o unidad de entrenamiento.

“El nivel de acoso a las mujeres en el entorno militar es totalmente inaceptable”, zanjaba Carter. “Es algo que tiene que acabar”.
https://www.elespanol.com/mundo/2017110 ... 036_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 20 Nov 2017 09:15 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
En febrero de 2018 se cumplen 30 años de la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas. En este tiempo han escalado, lenta pero inexorablemente, en la jerarquía militar: ya hay una coronel y la próxima década debería ver a la primera general. Esta progresión no evita que el porcentaje de mujeres que ingresa en filas haya caído desde que empezó la crisis y su precariedad sea muy superior a la de sus compañeros varones. Menos de una de cada cuatro mujeres tiene un contrato indefinido, frente a casi uno de cada dos hombres.

Tres décadas después de que saltase el cerrojo que impedía el ingreso de la mujer en el Ejército, el 12,6% de los militares españoles son de sexo femenino. Ese porcentaje es casi dos puntos superior a la media de la OTAN (10,6%) y sitúa a España en el puesto número 11 de los países aliados, por detrás de Hungría, EE UU o Francia, pero por delante de Alemania o Reino Unido.
Solo una de cada cuatro mujeres militares tiene contrato indefinido pulsa en la foto

Entre 2000 y 2006, tras la supresión del servicio militar obligatorio y la profesionalización de las Fuerzas Armadas, el porcentaje de mujeres se duplicó, pero desde entonces permanece estancado en algo más del 12%, con un lentísimo incremento. A corto plazo incluso se reducirá, pues en los cuatro últimos años, coincidiendo con la crisis, las mujeres admitidas en las convocatorias de tropa y marinería han oscilado entre el 4,6% y el 7,3%. Como consecuencia, entre los soldados más modernos (tres primeros años de compromiso) solo representan el 6,5%, mientras que en el conjunto son el 16,5%.
40 casos de acoso sexual en dos años
Desde que en 2015 tanto la Ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas como el Código Penal Militar tipificaron el acoso sexual como falta muy grave o delito se han abierto 40 procedimientos (20 de carácter penal y 20 disciplinarios) en el Ejército, según datos del Ministerio de Defensa hasta octubre pasado.

La principal novedad es que los expedientes disciplinarios, antes casi inexistentes (en 2015 no se abrió ninguno), han ido creciendo (cuatro en 2016 y 15 en 2017), mientras que las causas penales se han reducido en paralelo (16 en 2016 y cinco en 2017), invirtiendo las tendencias. En la práctica totalidad de los casos la víctima era una mujer.

Según los expertos, el acoso sexual funciona como una escalada por lo que el aumento de las sanciones disciplinarias puede tener un efecto disuasorio y frenar la agresión en su fase más temprana evitando que se llegue al delito.

¿Qué está pasando? Los responsables del Ministerio de Defensa niegan que el Ejército, que abrió de par en par sus puertas a las mujeres cuando apenas tenía dos candidatos por plaza, las entrecierre ahora que puede elegir entre 20 aspirantes por puesto, y alegan que las últimas convocatorias han sido limitadas y no resultan significativas.

“El modelo de incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas aún está desarrollando sus potencialidades. Hay que esperar a que se consolide para analizar sus resultados”, sostienen en el equipo de la ministra María Dolores de Cospedal. Aducen que la integración se realizó de modo gradual y el marco legal no estuvo acabado hasta 1999, hace 18 años. Como factores positivos, subrayan que la presencia de la mujer crece entre los cuadros de mando (6%) y en las academias de oficiales y suboficiales, donde han pasado del 12% al 17% en cuatro años. También que su tasa de abandono es la mitad que los varones (1,8% frente a 3,6%).

Se refieren al abandono voluntario, no al forzoso por finalización de contrato. Aunque las cifras resulten farragosas, son clarificadoras. La tasa de temporalidad de las mujeres militares es del 77,5%, mientras la de los hombres se limita al 51,5%. Es decir, casi la mitad de los varones tiene un contrato fijo, que le permite seguir en el Ejército hasta el fin de su carrera, mientras que menos de una de cada cuatro mujeres goza de estabilidad.

Esta precariedad, que supone perder el empleo al cumplir la edad de 45 años —cobrando una pequeña paga como reservista—, la padecen el 16% de las mujeres oficiales (frente al 3,5% de los hombres) y el 92,4% de las militares de tropa (frente al 84,4% de los varones). Los suboficiales son todos fijos, pero entre ellos solo hay un 4,7% de mujeres.

Defensa atribuye la escasez de mujeres entre los soldados permanentes a que la ley exige 14 años de antigüedad para poder optar a esta condición y hasta hace poco ninguna cumplía dicho requisito. También apela a la existencia de un tapón de varones veteranos que bloqueaba el ascenso de la mujer para explicar su poco peso en los empleos superiores de la escala de tropa (cabo mayor y cabo). “Nos preocuparía que hubiera alguna tendencia negativa en la integración de la mujer, pero no la vemos”, alegan en el ministerio.

Quien sí la ve es Zaida Cantera, portavoz del PSOE en la Comisión de Defensa del Congreso y comandante retirada. “En todo proceso de selección en el que hay un factor subjetivo, la mujer resulta perjudicada”, asegura.


Informes personales

Ese es el caso del informe personal de calificación (IPEC), que elaboran los superiores de todo militar y resulta determinante para su carrera (ascensos, cursos o destinos). En este se puntúan conceptos como “confianza en sí mismo [sic] y seguridad con que actúa” o “control y dominio de sus emociones”. Cantera recuerda que sus IPEC pasaron de brillantes a desastrosos después de denunciar a un coronel por acoso sexual.

Teresa Franco, cabo y delegada de igualdad de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), mayoritaria en los ejércitos, asegura que “hacen falta estudios con perspectiva de género para conocer la causa de estos problemas”, pero apunta que “la conciliación familiar no está resuelta en el Ejército”.

Aunque los militares, como los demás funcionarios, tienen derecho a la reducción de jornada o la flexibilización de horario para el cuidado de los hijos, este se condiciona a “las necesidades del servicio”, cuya evaluación corresponde al mando. “Conciliar está mal visto”, agrega, y si una mujer es eximida de hacer guardias o maniobras, “muchas veces se le toma manía” porque, dada la falta de personal, supone más trabajo para sus compañeros.

Aunque son minoría entre los militares, las mujeres acaparan casi el 60% de las 3.000 reducciones de jornada (más del 80% corresponde a familias monoparentales con hijos menores de 12 años), nada distinto de lo que sucede en otros sectores, pero que resulta un lastre para su promoción profesional.

Defensa cuenta con un Observatorio para la Igualdad, dirigido por un coronel, pero “las mujeres no lo ven como un cauce para resolver sus problemas”, según Franco. La cuestión no está en las normas, sino en la cultura. “Los militares no están formados en la igualdad”, advierte. ¿Es machista el Ejército? “Las instituciones no son machistas”, reflexiona Cantera, “lo que son machistas son los comportamientos de algunas personas”.
https://politica.elpais.com/politica/20 ... 64470.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 20 Nov 2017 10:03 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
"Polizeioberkommissarin" Madeleine y la "Polizeihauptkommissarin" Stephanie del Reiterstaffel del LP de Hesse de patrulla por Giessen (84.435 hab.):
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 29 Nov 2017 13:15 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 9397
Ubicación: Pintiam.-
Una ferrolana es la primera agente femenina de la Guardia Civil del GRS de Tenerife

La historia de Maite Lorenzo comienza en 2003 cuando la agente alcanzada su mayoría de edad decide alistarse en las Fuerzas Armadas españolas, lo hace en Infantería de Marina, donde permanecería por espacio de tres años y medio destinada en la Guardia Real, concretamente en El Pardo (Madrid), posteriormente pasa destinada a El Tercio Norte de Ferrol, localidad en la que nació, y en donde permanecerá dos años y medio más y es ahí cuando comienza a prepararse para acceder a la Guardia Civil.
En 2008 tras superar las pruebas de acceso, se incorpora a la Academia de Cabos y Guardias de la Guardia Civil de Baeza, donde completa su formación.
Su primer destino como guardia civil fue el Aeropuerto de Gerona, pero pronto vuelve a su tierra natal para intentar superar las duras pruebas necesarias para acceder al GRS (Grupo de Reserva y Seguridad) que es una Unidad de élite dentro de la Guardia Civil, y para ello se presenta en el GRS número 7 con sede en Pontevedra, donde superará además de las pruebas selectivas, el curso posterior de control de masas necesario para poder pertenecer a la unidad.
Es pionera en el Grupo de Reserva y Seguridad, ya que fue la primera mujer en superar las pruebas para acceder al GRS, el camino no fue fácil, pero a base de constancia y sobre todo compañerismo logró su sueño, y de esta manera abrió el camino a otras mujeres que también tenían inquietud y ganas de acceder a esta trepidante unidad como es el caso de Lourdes, una oficial que posteriormente pudo superar las pruebas y que fue destinada a otra Unidad GRS, concretamente número 6 de León, aunque en la actualidad ya no se encuentra destinada en el mismo.
Su primer destino dentro del Grupo de Reserva y Seguridad, fue el GRS número 1 de Madrid, en el que estuvo destinada cinco años y medio, su destino actual es el GRS número 8 de Tenerife, en el que lleva seis meses y donde ha vuelto a hacer historia dentro de la Guardia Civil porque nunca antes ha habido ninguna mujer. Es la primera mujer que ha conseguido superar las difíciles pruebas selectivas físicas y psíquicas que requiere la unidad.

Imaginamos que debe sentirse orgullosa pero, ¿Cuándo nace en usted la vocación y que le impulsa a querer formar parte de la Benemérita?
Si, claro, me siento orgullosa, pero no lo habría conseguido sin la ayuda y el apoyo de mi familia, amigos y compañeros de profesión. En 2003 ingresé en las Fuerzas Armadas, en Infantería de Marina, y una vez allí dentro siempre he tenido en mente pertenecer a la Guardia Civil, admiraba el Cuerpo porque veía que hacían una gran labor ayudando a los ciudadanos.

Queda lejos1988 cuando el Estado convocase la primera promoción abierta a las mujeres para pertenecer a la Guardia Civil y extinguir el de “matronas del Cuerpo”. En este sentido ¿Continúa siendo hoy más difícil para la mujer acceder a la Guardia Civil?
Yo le hablo desde mi experiencia, para acceder al Cuerpo de la Guardia Civil hay que esforzarse, estudiar mucho, aprobar una oposición que es igual de difícil para los hombre que para las mujeres, pasar unas pruebas físicas y psicológicas y superar el curso académico en Baeza. Con respeto al salario es el mismo para ambos sexos.

“Ser guardia civil no es un trabajo. Es una forma de vida”, coinciden en afirmar la mayoría de sus compañeros. ¿Piensa usted igual? O por el contrario, para usted es un trabajo como cualquier otro…
Opino lo mismo ser Guardia Civil para mí es más que un trabajo, es un orgullo, una forma de vida.

Pese a que acceder a formar parte del Cuerpo de Élite al que usted pertenece no debe resultar fácil. ¿Podría calificarse de igualitario para ambos sexos. ¿Hay pocas mujeres, verdad?
Para mí no fue fácil, fueron dos meses de curso de control de masas, pero el compañerismo que creamos entre todos me ayudó mucho. Actualmente soy la única mujer con el curso de control de masas destinada en el GRS. Hubo una Oficial que entró después que yo, y a día de hoy ya no está, ocupa otro destino.

Respecto a las pruebas para el acceso y en su categoría. ¿Son idénticas para ambos aspirantes?
Las pruebas son las mismas, pero una vez dentro de la Unidad nos piden un poco menos (al igual que ocurre para acceder a la Escala de Cabos y Guardias) , y dependiendo de la edad te exigen más o menos.

Es la única chica en la Unidad… ¿Cómo se lleva esta situación?
Yo creo que lo llevo bien, y siempre digo lo mismo, “soy una entre todos”, realizo las pruebas físicas anuales, las semanas de adiestramiento básico y voy a todo tipo de servicios. En resumen, yo aspiro a que me vean como una más (tanto fuera como dentro de la Unidad), pero eso es muy difícil, aún no lo he conseguido. Ser mujer no te impide ser Guardia Civil y ser Guardia Civil no te impide ser mujer.
¿Qué hay que tener para ser Guardia Civil y en concreto para formar parte de la Agrupación de Reserva y Seguridad?
Para ser Guardia Civil hay que tener vocación de servicio y ayuda al ciudadano.
Para formar parte de la Agrupación de Reserva y Seguridad a las mujeres nos exigen medir 1,70 metros, a los hombres un poquito más 1,75, y después realizar las pruebas selectivas de acceso al curso que son iguales para todos.

¿Cree que los ciudadanos entendemos su trabajo en la Guardia Civil?
Yo creo que el ciudadano de a pie no lo entiende, estamos en una etapa de conflictos y descontento social y nosotros tenemos un cumplido que cometer que es la paz y la seguridad.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo? ¿ Y lo que menos?
Lo que más me gusta sin duda es poder ayudar al ciudadano y lo que menos me gusta situaciones extremas como las avalanchas de inmigrantes en la valla de Melilla.

Nos podría señalar si se ha visto en situaciones críticas y de ser así como las resuelve.
Debido a la Unidad a la que pertenezco si he vivido situaciones extremas, las he resuelto con cabeza, paciencia y tranquilidad.


http://www.diariodeferrol.com/articulo/ ... 51870.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 737 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 78, 79, 80, 81, 82

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos