Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 25 Ago 2019 05:27
Aula Policial

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: 17 Mar 2008 01:08 
Desconectado
Comisario_Principal
Comisario_Principal
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 23:08
Mensajes: 1687
Ya hay un post sobre él en el foro noticias, pero traslado aquí alguna cosa más pues he leído una acción suya en el frente que creo que encaja más en este hilo y quiero compartirla con vosotros, pues es de las acciones que hacen quitarse el sombrero a cualquiera sea del bando que sea:


Se llamaba Lazare Ponticelli y habia nacido en Bettola (Italia) el 7 de diciembre de 1897 y ha muerto el 13 de marzo de 2008 en Le Kremlin-Bicêtre a la edad de 110 años. Este mismo año ha muerto también a la edad de 110 años otro “poilu” (se llamaba así a los soldados franceses que lucharon en la Gran Guerra), Louis de Cazenave, y en diciembre del año pasado murió el ultimo soldado alemán que tomó parte en aquella carnicería.
Ponticelli no era francés cuando en 1914 se alistó a la Legión Extranjera y lo hizo porque se sentía agradecido a su país de acogida (le dieron la nacionalidad en 1939). Al año siguiente, al entrar Italia en guerra, fue obligado a dejar el ejercito francés y a alistarse en el italiano, con el que finalizó la guerra. Una vez acabada la guerra regresó a Francia con el uniforme francés y ya no se movió de allí.
Ponticelli provenía de una familia muy pobre, miserable y ha terminado su vida multimillonario y dueño de una multinacional.

Este hombre vivió la guerra de trincheras y estuvo en Verdún. En una de esas horribles noches de trincheras oyó gritar a un “poilu” pidiendo auxilio: un proyectil le había seccionado la pierna. Ponticelli acudió en su ayuda pero antes de dar con él se encontró con un soldado alemán herido en un brazo. El alemán al descubrir a Ponticelli le hizo un signo con la mano mostrándole dos dedos. Eso quería decir que tenia dos hijos, que tuviera piedad de él. Ponticelli cargó con él y lo llevó hasta la línea enemiga, donde empezaron a dispararle, pero el soldado alemán les gritó a los suyos que no lo hicieran. Luego Ponticelli fue a socorrer al “poilu” herido y lo llevó a las trincheras. El herido le dijo: “Merci pour mes quatre enfants”. Jamás lo volvió a ver.


A Ponticelli no le dieron ninguna medalla por su generosa y valiente acción, ni siquiera una mención; vamos, ni las gracias. Ponticelli, como todos los demás, de uno u otro bando, formaban parte del mismo rebaño: eran carne de cañón.


D.E.P.

_________________
Quien escucha olvida,
Quien mira recuerda,
Quien practica aprende.


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

 Asunto:
NotaPublicado: 17 Mar 2008 01:25 
Desconectado
Oficial
Oficial

Registrado: 26 May 2007 19:58
Mensajes: 285
Verdaderamente impresionante, toda una lección de humanidad y compasión; pocas personas actuarían de la misma forma.
Pero para mi lo importante es lo que hizo y los que seguro que no le olvidaron nunca fueron los soldados que salvo. (Esa es su recompensa y el sentirse bien con sigo mismo)
A buen seguro hay muchas acciones como esas que también pasaron desapercividas para los de arriba, pero creo que lo importante es hacerlas y pensar sólo en hacer lo correcto en el momento.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 18 Mar 2008 19:04 
Desconectado
Oficial
Oficial
Avatar de Usuario

Registrado: 19 May 2007 14:36
Mensajes: 206
Juer que valor,en esa guerras debio haber mas humanidad que en las de ahora me refiero mas actos ocmo esos,antes todo el mundo sabia que era carne de cañon en esas guerras y yo pienso que habrias mas actos asi.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Mar 2008 19:49 
Desconectado
Inspector_Jefe
Inspector_Jefe
Avatar de Usuario

Registrado: 17 May 2007 19:30
Mensajes: 702
Ubicación: En las cálidas islas
Es imposible evitarlo, pero... que lástima que se vaya perdiendo la memoria viva de aquellos que se arrastraron entre el fango de las trincheras de la Primera Guerra Mundial! ¿Quien nos recordará los horrores de un conflicto en el que el valor de una vida humana apenas valía el arbitrario capricho de unos generales anclados en la mentalidad de las Guerras Napoleónicas?

Que Descanse en Paz, junto con otros heroes como él, que combatieron por sus paises (que les pagaron con una gran ingratitud en muchas ocasiones) en batallas tan sangrientas y terribles como Verdún, El Somme, Tannenberg o Galípoli, entre otras muchas.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 21 Mar 2018 19:45 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11157
Ubicación: Pintiam.-
Desarraigados de sus familias, desplazados, obligados a participar en una guerra que no era la suya. Puestos en primera línea de fuego, aldeanos sin formación trasladados desde sus territorios africanos desérticos o selváticos hasta la Europa más fría y bélica. O llevados hacia las colonias germanas para luchar entre mosquitos, alimañas, calor, infecciones, más calor, hambre, sed, falta de medicamentos y orugas y hormigas para comer cuando escaseaban los alimentos. 140.000 hombres del África Subsahariana fueron reclutados por las fuerzas francesas para luchar en la I Guerra Mundial.

“Eran los llamados tirailleurs sénégalais (tiradores senegaleses). Jóvenes del África Occidental Francesa forzados a dejar sus tierras y caminar miles de kilómetros desde sus poblados hasta el puerto de Dakar para embarcar hasta el sur de Francia, o llegar hasta los frentes coloniales”, resume el historiador Álvaro Barril, coautor del libro África en la I Guerra Mundial, publicado la editorial Bellaterra. “A estos 140.000 obligados se les suman otros 60.000 que se alistaron de forma voluntaria persuadidos por el Estado francés”, añade Barril, quien detalla que de estos 200.000 subsaharianos llegaron a Europa cerca de 130.000 y el resto luchó en territorio africano en un episodio que redimensiona el carácter mundial de la devastadora contienda de la que este año se cumple el centenario de su final.


Al destierro de estos civiles convertidos en soldados inexpertos se añadió la violencia y miles de armas se exportaron desde Europa y otros reclutamientos de las fuerzas aliadas y germanas para luchar en territorio africano. El libro recoge cómo fue clave la implicación de más de dos millones de subsaharianos, hombres y mujeres, captados por los alemanes, franceses, británicos, belgas y portugueses para servir de porteadores en las batallas de las colonias de Alemania, ahora Camerún, Togo, Namibia y Tanzania. “Además de obligarlos a enfrentarse entre ellos, por cada soldado en territorio africano se necesitaban unos 10 porteadores que iban cargando campo a través el agua, la tierra para las fortificaciones, la munición, la leña, a los enfermos... cazaban, borraban pistas, recolectaban frutos, servían de espías”, asegura Jordi Tomàs, doctor en Antropología y también coautor.
El impacto en las africanas

“Este libro está dedicado a las mujeres africanas, que vieron sacrificar a sus hijos en una guerra estéril para África”. Es lo que se lee en la primera página de la publicación, que detalla el rol de las mujeres en la contienda como activas, reivindicativas, obligadas a cargar con el peso de las tareas domésticas y laborales como consecuencia del traslado al frente de los hombres, o utilizadas como espías, francotiradoras, como recompensa, o para satisfacer las necesidades sexuales de los soldados. “Es importante recordar que antes de la Gran Guerra, en general, la administración colonial marginó a las mujeres africanas y menospreció su rol político tradicional. Aplicó la visión patriarcal europea, los administradores coloniales no valoraron la existencia del poder femenino en África”, se lee en el libro.

“Esta guerra significa la culminación del imperialismo europeo en África. Se aprovechan de su ganado y esquilman sus recursos, destruyen poblaciones enteras que se opusieron a participar, hubo revueltas armadas contra ellos, se desestabilizó la economía, la sociedad, la demografía, la política...”, resume Tomàs, quien detalla el abandono de cosechas, la alteración de líneas comerciales, el cierre de manufactureras o la ruptura de las comunidades como consecuencias directas. “Allí no hubo ni vencedores ni vencidos, solo perjudicados. No se sacó ningún beneficio”, asegura el economista Antonio Santamaría, que ha desarrollado los capítulos vinculados a África del sur y del este.

En esas zonas se generaron tres dinámicas económicas: “Los colonos blancos se enriquecieron al vender sus productos a las tropas, recibieron subvenciones y consolidaron su representación en los consejos de colonias; en cambio, las granjas de los negros se destruyeron y los excedentes que tenían previstos para las épocas de sequía se esquilmaron. El resto de africanos ve simplemente cómo desaparece su fuerza de trabajo”, ejemplifica Santamaría. Los recursos naturales del continente sufrieron una merma. “Esa pobreza individual acumulada produce un subdesarrollo profundo en toda la zona. Pierden sus activos”, señala.

El libro revela diferencias en la gestión colonial de los efectivos para la contienda, tanto de soldados como de porteadores, entre el principio y el final de la guerra. En la primera época intentaban convencerlos con sueldos, derechos para sus comunidades o mejoras materiales, por lo que incluso algunos africanos apoyaron la participación en la guerra, “pero finalmente el reclutamiento se ejecuta con procesos similares a los de los cinco siglos de trata de esclavos en África”, apunta Barril. “Los afectados pronto se dieron cuenta de que apenas cumplían las promesas, de hecho, dispersaron a los soldados negros que reclamaban compensaciones para impedirles que se asociaran”, matiza Santamaría.

El trabajo explica cómo en una primera fase, soldados blancos de las colonias y europeos se alistaron para luchar en África. “Lo consideraron una aventura épica, de historias heroicas que recordaban a los primeros exploradores. Pero pronto pasaron de héroes a pacientes, las enfermedades fueron criminales”, resume Santamaría. Mientras duró la guerra, negros y blancos juntaron sus fuerzas. “No obstante, tras estar codo con codo, después se instauró un racismo feroz. Incluso cuando al final casi lucharon solo negros contra negros”.
https://elpais.com/cultura/2018/02/06/a ... 12671.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos