Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 21 Sep 2019 14:23
Tienda de Material Táctico

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 386 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 39, 40, 41, 42, 43
Autor Mensaje
NotaPublicado: 28 Mar 2018 07:56 
Desconectado
Comisario_Principal
Comisario_Principal

Registrado: 19 May 2007 13:28
Mensajes: 12597
Ubicación: Achnacarry, Escocia
Interesante
Sobre la sala compartimentalizada de la Embajada de España en Rusia

https://elpais.com/internacional/2018/0 ... 11698.html

Enhorabuena al CNI

A cuidarse y mente abierta

_________________
United We Conquer
Gran escena y gran mensaje: https://m.youtube.com/watch?v=ftWtv6-IOwI


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

NotaPublicado: 31 Mar 2018 13:40 
Desconectado
Comisario_Principal
Comisario_Principal

Registrado: 19 May 2007 13:28
Mensajes: 12597
Ubicación: Achnacarry, Escocia
Dos "diplomáticos" españoles expulsados de Rusia como medida recíproca a la expulsión de "diplomáticos" rusos.

El tema "RUSIA" no deja de crecer a nivel internacional.

A cuidarse y mente abierta

_________________
United We Conquer
Gran escena y gran mensaje: https://m.youtube.com/watch?v=ftWtv6-IOwI


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 13 May 2018 12:50 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11254
Ubicación: Pintiam.-
Un mes antes de su detención en una carretera del Estado alemán de Schleswig Holstein, uno de los mossos que acompañaban al expresident Carles Puigdemont en su dorado exilio belga descubrió una baliza oculta en los bajos de su Renault Space. Del tamaño de una lata de refresco, con unas baterías adosadas, emitía señales con su geolocalización. Era una chicharra (en el argot policial) poco sofisticada, fácil de obtener en circuitos comerciales. Del tipo de las que usaría un espía si tuviera que operar sin autorización en un país extranjero sabiendo que, de ser descubierto, su gobierno no se haría cargo de él.


Tradicionalmente, el secesionismo catalán no formaba parte de los llamados “objetivos informativos” del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el servicio secreto español nacido con el cambio de siglo a partir de la metamorfosis del viejo y desacreditado Cesid. Su director, el general Félix Sanz, no se cansa de repetir que no puede espiar a quién quiera. Se ciñe a lo que le manda el Gobierno. Una lista tasada de tareas reflejada en la directiva anual de inteligencia, de la que da cuenta a la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso.

El separatismo (antes limitado a Esquerra Republicana y las asociaciones independentistas) es legal, por lo que solo colateralmente podía el CNI investigarlo. Por ejemplo, cuando Josep Lluis Carod-Rovira se reunió en 2004 en Perpiñán con el etarra Mikel Antza lo supo el servicio secreto antes de que el entonces número dos de la Generalitat conociera la identidad de su interlocutor.

La situación cambió en 2015. El Concepto Estratégico del CNI, que marca los objetivos a medio plazo, más allá de las directivas anuales, consagró la existencia de la Unidad de Defensa de los Principios Constitucionales, cuyo nombre se inspira en la alemana Oficina Federal para la Protección de la Constitución. Como en un cajón de sastre, allí recalaron operaciones que, con dudosa cobertura, llevaba años asumiendo el centro, como la protección de la Monarquía frente a las amistades peligrosas del rey Juan Carlos, caldo de cultivo para chantajes y escándalos.

Frente al escepticismo del Ministerio del Interior, el servicio secreto diagnosticó de inmediato que el cese de la actividad armada de ETA, en 2011, era su acta de defunción. Y obró en consecuencia. El Departamento de Terrorismo se quedó con el yihadismo, mientras que la responsabilidad de vigilar al entorno de ETA pasó a la nueva unidad proconstitucional, que se ocupó también del seguimiento del cada vez más preocupante procés.

El CNI reforzó su presencia en Cataluña (actualmente tiene unos 160 agentes, a las órdenes de un coronel) y dio prioridad a la búsqueda de “información estratégica”: puso en la mesa del Gobierno los sucesivos borradores de las leyes de desconexión, que diseñaban el plan de ruptura con la legalidad; o una minuciosa radiografía de los 17.000 Mossos d'Esquadra, con un pronóstico sobre su actitud ante un eventual conflicto de lealtades.

Pero no olió las urnas del 1 de octubre. El Gobierno iba sobrado de confianza. Se había creído su discurso de que no habría referéndum porque faltaría el censo, las papeletas y las urnas. La llegada de estas últimas a los colegios, de madrugada y en los maleteros de coches privados, fue vivida como una humillación. Las 10.000 urnas se compraron en Guangzhou (China) a finales de junio y desembarcaron en Marsella (Francia) un mes después. Pasaron por ocho almacenes y 40 locales, antes de repartirse en casas particulares tres días antes de la votación, según cuentan Laia Vicens y Xavi Tedó, en su libro Operación Urnas. Fueron cientos los implicados en un gigantesco dispositivo logístico. “Tuvieron suerte de que ninguno sufriera un incidente de tráfico”, lamenta un agente del CNI.

Otros se excusan alegando que el Gobierno no ordenó buscar las urnas al CNI. O, al menos, no solo al CNI. Todas las fuerzas de seguridad tenían el mismo encargo. Y todas fallaron.

“También perdimos batallas frente a ETA y al final ganamos la guerra. No es hora de lamentarse, sino de aprender la lección”, dijo aquel día el general Sanz a sus subordinados, según recuerda alguno de ellos.
La guerra secreta de los espías españoles

El vehículo de Puigdemont no llevaba ninguna chicharra cuando fue interceptado por la policía alemana el pasado 25 de marzo, tras cruzar la frontera danesa. Hubiera sido muy arriesgado. Para captar la señal, un coche debería haberle seguido más de 2.500 kilómetros, en un viaje que desde Helsinki le llevó a bordear las frías aguas del Golfo de Botnia, cerca del Círculo Polar Ártico, para evitar aviones y ferrys donde un control policial podría haber comprobado la euroorden dictada contra él.

Tampoco hacía falta. El viaje fue monitorizado minuto a minuto, probablemente gracias al GPS del móvil de un acompañante del expresident. Aunque el sistema no es infalible: la dirigente de ERC Marta Rovira envió su teléfono a Madrid, donde estaba citada por el Supremo, mientras ella tomaba el avión a Suiza.
Telecos, hackers, arabistas y un odontólogo

“Compañeros, ¿juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente vuestras obligaciones como miembros del CNI con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?” Esta fórmula la repetirán, en los próximos años, los 500 nuevos agentes que se incorporarán al servicio secreto, engrosando hasta 4.000 su plantilla. Es una cifra relativamente modesta. Los dos servicios franceses que en España engloba el CNI (DGSI y DGSE) llegarán en 2019 a 9.500 miembros y los tres británicos (MI5, MI6 y GCHQ) a casi 15.000 en 2020.

Dispuesto a pasar “del CNI analógico al digital”, el general Sanz busca reclutar ingenieros en telecomunicaciones e informática, matemáticos, físicos y arabistas. Se valoran los idiomas, pues el Centro tiene traductores en más de 30 lenguas. Las prioridades son el ciberespacio (con el reto que supone manejar herramientas avanzadas de minería de datos) y el yihadismo, pero caben todas las especialidades: de un experto en literatura comparada a un odontólogo. Pasando por el teniente coronel de Caballería al frente del gabinete de matemáticas que descifró las cartas encriptadas entre el Gran Capitán y Fernando el Católico.

Las mujeres suponen ya un tercio de la plantilla y los civiles, el 66%. Hay dos analistas por cada agente operativo. El 72% del personal está destinado en Madrid y el 94%, en España. El 6% restante, en más de 70 delegaciones en unos 50 países (Washington, Nueva York y Miami en EE UU). Además, hay equipos desplegados temporalmente en zonas de crisis o conflicto. El CNI incluye al Centro Criptológico Nacional (CCN), con 115 técnicos, que protege las redes de información de las administraciones.

El Gobierno, conocedor del periplo de Puigdemont, tuvo tiempo para decidir qué país era mejor para capturarlo: Alemania. Los posteriores avatares judiciales han cuestionado lo acertado de la apuesta, pero esa responsabilidad ya no corresponde al CNI, que aquel domingo pudo sacarse la espina que tenía clavada desde medio año antes.

En la naturaleza de los servicios secretos está su penitencia: sus aciertos no deben conocerse y sus fallos no pueden ocultarse.
Ataque en Las Ramblas

El más dramático de estos fallos se evidenció el pasado 17 de agosto en Las Ramblas de Barcelona, cuando una furgoneta arrolló a los despreocupados paseantes. Los ataques yihadistas de la capital catalana y Cambrils dejaron 16 víctimas mortales.

Lo más grave: no fueron obra de un lobo solitario sino de una docena de terroristas que recopilaron cientos de bombonas de butano sin que nadie se percatase. Su líder, Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll, fue investigado en 2006 por su relación con el carnicero de Vilanova, que enviaba combatientes a Irak, sin hallar pruebas contra él. En 2010 fue condenado por tráfico de hachís. Durante los cuatro años que pasó encarcelado en Castellón, dos agentes del CNI, uno psicólogo, mantuvieron contacto regular con él, pero acabaron por desistir convencidos de que carecía de interés como fuente. Aún lo lamentan.

Cuando compareció a puerta cerrada ante los diputados, el general Sanz explicó que la célula de Ripoll rompía con todos los esquemas de los expertos en yihadismo: eran personas integradas socialmente, incluía a menores de edad y su radicalización parecía haber sido extremadamente rápida. Puso en duda que el imán fuera el líder de la célula y sugirió que este podría estar fuera de España. Todo ello no es excusa, añadió, pero obliga a revisar parámetros y amplía el foco de vigilancia. Una tarea ingente, pues en España hay 1.500 mezquitas, un tercio ilegales.
La guerra secreta de los espías españoles

A diferencia de algunos responsables de Interior, Sanz evitó criticar a la policía catalana. No en vano, el CNI cooperó con los Mossos, pese a los reparos de la Policía Nacional, en la Operación Caronte: la detención en abril de 2015 de una célula que planeaba atacar en lugares emblemáticos de Barcelona. En 2008, también en la capital catalana, el Centro estuvo detrás de la Operación Cantata, en la que fueron detenidos 10 paquistaníes y un indio que preparaban atentados suicidas en el metro.

El CNI forma parte del Grupo Contraterrorista (CGT), integrado por las agencias de espionaje de los 28 países de la UE, más Noruega y Suiza. Desde finales de 2016, el CGT cuenta en Holanda con una plataforma de intercambio de datos sobre sospechosos de yihadismo. Es la primera vez que los servicios secretos, y no solo las policías, disponen de una herramienta de este tipo.

Tras el 11-M, el presidente Rodríguez Zapatero le dio una orden al entonces director del CNI, Alberto Saiz: “Evita que se repita”. El servicio secreto, codo con codo con las fuerzas de seguridad, lo logró durante 13 años.
La bomba de la T-4 "puso a cada uno en su sitio"


“Una bomba pone a cada uno en su sitio”. Con estas palabras explicó un experto del CNI el atentado contra la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006. La explosión no solo mató a dos ecuatorianos, sino que dinamitó la negociación que el Gobierno Zapatero mantenía con los emisarios de la banda. El jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Aspiazu, Txeroki, recelaba de unas conversaciones que escapaban a su control y con su lenguaje brutal quiso dejar claro quién tenía la última palabra.

Al CNI también le puso en su sitio. Hasta entonces, funcionaba un tácito reparto de papeles: Policía y Guardia Civil se encargaban de la organización armada (la segunda, también en Francia) y el servicio secreto, de su entorno político. Tras la T-4, el CNI —que solo tenía una oficina de enlace en Francia y hacía despliegues temporales para operaciones concretas— desembarcó en Francia.

Colaboración

La irrupción de los espías fue recibida con recelo por la Guardia Civil y generó roces con las autoridades francesas, pero se impuso la colaboración. El primer fruto de ese trabajo conjunto fue la detención, en febrero de 2008 en San Juan de Luz (Francia), de los dos únicos miembros en libertad del comando Elurra, autor de la voladura de la T-4.

La importancia de la operación era, en realidad, mucho mayor: el CNI había logrado hacerse con el hilo que le conduciría, uno tras otro, a los máximos dirigentes de la banda. En noviembre de 2008, gracias a su información, era capturado el propio Txeroki; y menos de un mes después, Aitzol Iriondo Yarza, Gurbitz, su sucesor al frente del aparato militar. La rapidez con que caían los sucesivos gerifaltes demostraba que la banda estaba infiltrada, lo que provocó el desconcierto en sus filas, acelerando su descomposición.

La labor del CNI llevó en octubre de 2009 a la captura de Aitor Elizararán Aguilar, jefe del aparato político; y en abril de 2010, de Arantza Zulueta Amuchastegui, jefa del aparato de apoyo a los presos. Un mes después caía Mikel Carrera Sarobe, Ata, último jefe militar de ETA digno de tal nombre.

Tras el fin de los atentados, en 2011, el CNI cambiò de objetivo y se centró en las prisiones, donde estaban la mayoría de los etarras. En enero de 2014 son detenidos los abogados Arantza Zulueta y Jon Emparantza, junto a otros miembros del Frente de Cárceles, que controlaba férreamente a los presos. ETA aún tardaría años en anunciar su disolución formal, pero el camnino había quedado expedito.
https://politica.elpais.com/politica/20 ... 17815.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 15 Jul 2018 19:50 
Desconectado
Comisario_Principal
Comisario_Principal

Registrado: 19 May 2007 13:28
Mensajes: 12597
Ubicación: Achnacarry, Escocia
El CNI y los casos Corinna & Comisario Villarejo
http://www.elmundo.es/espana/2018/07/15 ... b461e.html
stonewall escribió:
Que mal huele todo eso... :sad:

_________________
United We Conquer
Gran escena y gran mensaje: https://m.youtube.com/watch?v=ftWtv6-IOwI


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 01 Sep 2018 14:03 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11254
Ubicación: Pintiam.-
La polarización ideológica de los diferentes actores mundiales -estatales y no estatales- ha propiciado el resurgimiento de la actividad de inteligencia y contrainteligencia. España no es ajena a esa situación y los servicios nacionales, especialmente de la mano del CNI, trabajan a destajo para evitar situaciones que afecten a la seguridad nacional. Entre esas actividades, neutralizar la "captación" de espías españoles por parte de actores extranjeros.

Los servicios de Inteligencia españoles, con el general Félix Sanz Roldán al frente, detectaron y neutralizaron en 2017 varios intentos de captación de espías. Se dieron con más frecuencia en sectores políticos, religiosos y empresariales. Se trata de figuras influyentes y relevantes, con capacidad de influir en tomas de decisiones relevantes. En el caso del ámbito religioso, cabría destacar a líderes cercanos a ideas yihadistas proclives a efectuar labores de información, explican a EL ESPAÑOL fuentes de seguridad.

El Informe Anual de Seguridad Nacional 2017 elaborado por el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) refleja la preocupación tras detectar "diversos intentos de aproximación y captación sobre ciudadanos españoles y extranjeros, vinculados con actividades relacionadas con sectores políticos, religiosos y empresariales". El DSN es un órgano de asesoramiento de la presidencia del Gobierno del que forman parte expertos en materia de seguridad procedentes de cuerpos policiales, militares y de inteligencia.
Cargos en la UE y OTAN

Según el DSN, también se detectaron acercamientos a personalidades españolas -o con raíces en nuestro país- que desempeñan cargos relevantes en instituciones internacionales como la Unión Europea o la OTAN: "Cabe destacar la detección de intentos de reclutamiento y captación de ciudadanos españoles que realizan su labor profesional en campos objetivo de estos servicios, de acceder a instituciones de la UE, y de influir en terceros países y organismos internacionales en beneficio de sus intereses, socavando en muchos casos los de España", detalla el informe.

El Departamento de Seguridad Nacional afirma, además, que se ha registrado un aumento del número de injerencias extranjeras de los servicios secretos de países afectados por conflictos. Su objetivo es el de atraer a figuras relevantes e influyentes que puedan "condicionar la evolución de los mismos en favor de sus propios intereses".

En los últimos años se ha producido una polarización política mundial que ha abonado el terreno de la inteligencia y la contrainteligencia. Desde la Rusia de Vladimir Putin hasta los Estados Unidos de Donald Trump. También en guerras que implican a actores asimétricos: no son dos Estados tradicionales los que se enfrentan, sino que involucra a actores no estatales, como organizaciones terroristas. Hablamos de las guerras de Irak y de Siria, entre otras.

Las estructuras de Inteligencia españolas están orientadas a detectar y frustrar estos acercamientos antes de que lleguen a concretarse. En ocasiones se producen gracias a contactos bajo la falsa excusa de "ayudas, subvenciones y servicios públicos". El DSN habla de casos "manipulados" que se basan en "la ingenuidad y la solidaridad".

Porque el espionaje, según el informe remitido a la Moncloa, se trata de "una amenaza de primer orden": "Una de sus principales características es la rápida adaptación a las posibilidades que ofrece la nueva tecnología".
https://www.elespanol.com/espana/201809 ... 456_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 17 Nov 2018 12:54 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11254
Ubicación: Pintiam.-
¿Qué ocurrió el 29 de noviembre de 2003 -fecha de la que la próxima semana se cumplen 15 años- en la localidad iraquí de Latifiya? Los hechos hablan de una masacre, del asalto de unos insurgentes a ocho espías españoles que viajaban por la carretera a bordo de dos vehículos. Siete agentes del CNI perdieron la vida en las circunstancias más duras. El octavo sobrevivió sin saber muy bien cómo, indultado (quizá esa es la palabra que mejor defina la escena) por un hombre que le besó en la mejilla. Muchas dudas y una única certeza: aquella masacre cambió el modo en el que los servicios de inteligencia españoles se desempeñan en zonas de conflicto.

El contexto es crucial. Viajemos hasta Irak. Pero no al que conocemos hoy, que pugna por ahogar los últimos estertores del Estado Islámico en el país. El de 2003 también habla de sangre y fuego, aunque en otras circunstancias: en marzo de ese año había estallado la guerra en la que una coalición internacional, de la que formaba parte la España presidida por José María Aznar, pugnaba por derrocar el régimen de Sadam Husseim.

España había aportado más de un millar de militares. Y un despliegue de esas características requiere informes de inteligencia. Los que podían desarrollar los militares y los agentes del CNI desplegados sobre el terreno.

En esas circunstancias extremas, los servicios secretos confiaban en un hombre por encima de todos. Pocos españoles conocían las entrañas de Irak como Alberto Martínez, jefe del equipo del CNI en Bagdad: las estructuras gubernamentales, los apoyos de Husseim, las fuerzas militares iraquíes afines al régimen... y también a los espías locales, con quienes mantenía una estrecha relación.

Ventajas evidentes. Alberto lo sabía todo, conocía a todos y adoptaba sus costumbres. Pero eso era también un arma de doble filo en un escenario en guerra. A Alberto también lo conocían los espías locales y muchos de ellos se pasaron al otro bando al estallar el conflicto.

El CNI tenía la intención de retirarlo a él y a su equipo lo antes posible. Y que otro equipo del servicio secreto los sustituyera. La amenaza era total: el 9 de octubre de 2003 fue asesinado en su casa de Bagdad otro espía español, José Antonio Bernal. Se barajaron varias hipótesis y ninguna fue absoluta, pero la verdad es que Bernal, uno de los suyos, había perdido la vida.
Los ocho de Latifiya

Pongamos nombre a los ocho espías españoles protagonistas de esta historia. Alberto Martínez es el veterano, y viaja a bordo de un Nissan Patrol blanco junto a José Merino, José Lucas e Ignacio Zanón. Detrás, a una distancia prudencial y a bordo de un Chevrolet Tahoe azul, se encuentran Alfonso Vega, Carlos Baró, José Carlos Rodríguez y José Manuel Sánchez. Nos ubicamos en el 29 de noviembre de 2003, la fecha fatídica.

Los agentes del CNI viajan desde Bagdad hasta Diwaniya, donde se encuentra el cuartel de la brigada Plus Ultra del Ejército español. Adoptan ciertas medidas de seguridad, como viajar por la carretera secundaria y no por la autopista, más proclive a los ataques. Van armados y tienen asumida la reacción de protegerse unos a otros en caso de que ocurra algo inesperado.

Son las 15.25. A la altura de Latifiya, a unos 30 kilómetros al sur de Bagdad, un vehículo tipo berlina de color blanco se coloca detrás del convoy de los espías españoles. Acelera. Les alcanza y sus ocupantes abren fuego con sus kalashnikov. Dan a Alberto Martínez, conductor del primer vehículo, y a Alfonso Vega, el del segundo. Los otros espías tratan de recuperar el control de los coches, pero terminan en una cuneta. El coche atacante se marcha del lugar a gran velocidad.

Los espías españoles tratan de contactar a través de su teléfono satélite Thuraya con la base española de Diwaniya, sin éxito. Sí logran contactar con Madrid, pero la comunicación es mala y la llamada se corta. Están en medio del infierno insurgente y no tienen ninguna vía de escape.

Una turba se echa sobre ellos. Les atacan con fusiles y con lanzagranadas. Ellos apenas tienen sus pistolas reglamentarias. El cerco se estrecha en torno a ellos. Son minutos duros, en medio del polvorín. Van cayendo heridos, uno detrás de otro. "¡Ve a buscar ayuda!", le grita Carlos Baró a José Manuel Sánchez.

Éste cumple la orden y alcanza la carretera. Saca su arma para detener un vehículo, pero se le encasquilla. La turba cae también sobre él. Le muelen a palos, le quitan el cinturón para esposarle, le tiran una y otra vez al suelo. Sánchez no puede hacer otra cosa que intentar protegerse de los golpes. En esas, aparece un hombre con aspecto de religioso y le besa en la mejilla. Inmediatamente, la turba desaparece. Sánchez se monta en un vehículo y se dirige a la comisaría. Reúne a un puñado de agentes y regresa al lugar de los hechos.

El panorama es desolador. Los coches de los espías españoles arden. En la cuneta se encuentran sus cuerpos sin vida. Una masacre cargada de incógnitas. ¿Por qué indultaron a José Manuel Sánchez? No hay respuesta. ¿Por qué atacaron a los espías españoles? En una entrevista publicada en El Mundo, los asesinos dijeron que fue un "ataque de fortuna", que dispararon a los españoles al ver que eran extranjeros, sin saber que eran miembros del CNI.
Las preguntas

Los servicios secretos, no obstante, siempre han barajado la hipótesis de que alguien supiera los movimientos de los espías. Se llegó a interrogar a Flayeh al Mayali,un traductor que tenía trato frecuente con ellos. Algunos conocidos del iraquí dijeron que había vendido información de los agentes españoles a cambio de 70.000 dólares. Al Mayali terminó con sus huesos en la prisión de Abu Grahib. Un año después quedó en libertad sin cargos, recuerda El País.

Pero el CNI, no obstante, se hizo otra pregunta: ¿Qué se podía haber hecho para evitar la masacre? Aquel 29 de noviembre de 2003 cambió la historia de los servicios secretos españoles. Fuentes de seguridad consultadas por EL ESPAÑOL detallan las medidas de seguridad que se han extremado en "zonas calientes" como Irak.

Desde entonces, los Elementos Nacionales de Contrainteligencia y Seguridad (ENCIS, una categoría de agentes dentro del CNI) van mejor armados de lo que iban los ocho emboscados. Pero la seguridad no depende exclusivamente de sí mismos; ahora les escoltan miembros de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE), dependiente del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra. Terminología militar aparte, se les considera los efectivos mejor preparados del cuerpo.

En su defecto, también es posible que les escolten agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional. No se quedan atrás a los militares del UOE en cuanto a capacidades. Ir acompañados limita en cierto modo a los servicios secretos su libertad de movimientos, pero priman las garantías de seguridad.

Los vehículos en los que se realizan los traslados están ahora blindados. También se ha mejorado el sistema de comunicaciones para evitar llamadas fallidas como la que podría haber salvado la vida a los siete de Latifiya.

Una herida de la que se han tomado lecciones. El CNI no olvida y en sus instalaciones en Madrid, desde entonces, hay un monumento que recuerda a sus ocho compañeros caídos en Irak; los siete de Latifiya y el agente asesinado en su piso unas semanas antes.

Sus nombres: Alberto Martínez, José Merino, José Lucas, Ignacio Zanón, Alfonso Vega, Carlos Baró, José Carlos Rodríguez y José Antonio Bernal.
https://www.elespanol.com/espana/201811 ... 797_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 22 Abr 2019 17:58 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11254
Ubicación: Pintiam.-
A Elena Sánchez nunca nadie le regaló nada. Pisa fuerte en su trabajo actual como responsable de seguridad de un grupo bancario. Y pisó fuerte cuando estaba destinada en el CNI, donde fue la tercera mujer en la secretaría general, tras María Dolores Vilanova y Esperanza Casteleiro. Dejó su trabajo de profesora de inglés y en poco tiempo se vio en una misión en Líbano. Después en Washington...

Cuando fue llamada, Elena trabajaba como profesora de inglés. Su padre, militar, había ocupado destinos en varios países. "Alguien le propuso que presentara mi candidatura para el CESID, me lo preguntó y le dije que sí. Me llamaron para concertar una entrevista y les expliqué que no podía hasta que terminara el curso escolar. Me volvieron a llamar, hice las pruebas y el curso maldito". Es la única mujer de las entrevistadas para el libro (No sabes nada de mí, Ed. La Esfera) que se refiere así al curso inicial de formación, aunque los comentarios sobre su dureza son unánimes: "Sí, lo llamo así porque las pruebas eran una pesadilla. Me encomendaron que entrara en una casa y que pidiera que me dejaran hablar por teléfono. Parece fácil, pero no lo es. ¿Cómo vas a dejar a una desconocida que llama a tu puerta que entre y llame por teléfono? Me inventé que era representante del Ayuntamiento de Madrid, incluso llevé una tarjeta que había hecho yo misma. Expliqué que estábamos haciendo una campaña para promover la utilización de productos ecológicos y les regalé un lote que me había costado un pastón. Me fui, y volví inmediatamente: que si me podían dejar hablar por teléfono un minuto, que tenía que reportar a mi jefe. Salí de allí hecha polvo, pensando que había engañado a alguien... Una sensación que no volví a sentir nunca más".

Siempre tenemos que demostrar que valemos el doble de lo que se exige a un hombe
ELENA

Ella ingresó en el hoy Centro Nacional de Inteligencia (CNI, pero que entonces se denominaba CESID) en el año 88, en una época en la que todavía el Centro estaba muy militarizado y tenía que proponerte alguien. No se podía llamar a ninguna puerta y explicar que se quería trabajar en el servicio de inteligencia. Es más, la mayoría de los españoles no sabían que existía el CESID, los servicios de inteligencia se identificaban siempre como cosa de militares, quizá con policía también, y se desconocía su funcionamiento.

Fue el general Emilio Alonso Manglano el que abrió las puertas del CESID a las mujeres. Aunque ellas no lo pasaron bien en los inicios. Algunos militares recibieron con reticencias, cuando no con absoluto rechazo, que las mujeres entraran como compañeras en los servicios de inteligencia. Un nuevo obstáculo en un camino que no había sido de rosas, porque si la entrevista y las pruebas psicotécnicas no eran difíciles, el curso de preparación para integrarse en el Centro, de varios meses de duración, era tan duro que se consideraba normal que varios hombres, y desde entonces también mujeres, se rindieran antes de culminarlo.
NADIE ADIVINARÍA.

En la treintena de personas entrevistadas de la que nace No sabes nada de mí, entre ellos varones -compañeros de operaciones, jefes, subordinados-, se encuentran mujeres que pueden pasar inadvertidas en cualquier calle, cualquier reunión. Nadie adivinaría cuál es su profesión. Mujeres guapísimas en unos casos, otras que no lo son tanto, mujeres maduras con muchos años de experiencia a sus espaldas, y alguna que otra "princesita Disney", como describió un miembro de un servicio extranjero a una de ellas. Igual visten de trapillo que un modelo que parece sacado de un atelier francés; igual se suben a unos stilettos de vértigo, que calzan bailarinas o zapatillas. Ninguna apareció con gafas negras y algunos ojos eran tan azules que hacían pensar que utilizaban lentillas de color. Todas tienen un elemento común: su seguridad; saben perfectamente el terreno que pisan. Incluso cuando parecen inocentes mujeres desvalidas.
Elena, quien fuera destinada al área de Oriente Medio, llegó a ser secretaria general del Centro Nacional de Inteligencia.GLOBAL INTELLIGENCE FORUM / CNI

Félix, que ha participado en docenas de operaciones, defiende la eficacia de trabajar en pareja: "Lo aprovechamos mucho en determinados seguimientos. Por ejemplo, nadie sospecha de una pareja dentro de un portal, pero si ve a dos hombres, sale corriendo. En una calle te pide un hombre que le dejes un móvil un momento porque le acaban de robar y no le haces ni caso. Si es una mujer se lo das inmediatamente... Y con el teléfono en la mano, si está bien entrenada puede conseguir en pocos segundos la información que contiene ese teléfono o que salga de los datos guardados en ese teléfono".

Nadie sospecha de una pareja dentro de un portal, pero si ve a dos hombres sale corriendo
Félix

"Mi primer destino no lo elegí", explica Elena. "Me mandaron a la oficina de la Autoridad Nacional de Seguridad, un sitio de gestión, y después me enviaron al área de contrainteligencia que se ocupaba de Oriente Medio y Magreb y del terrorismo de Estado. Mi primer trabajo fue precisamente sobre Hezbollah, y se lo mandé al director. Me dijo que era un buen trabajo pero que era un trabajo de gabinete, que me fuera al Líbano a ver el país, a conocer el terreno", recuerda Elena.

"Allí estaba todo muy revuelto, con las falanges, Walid Jumblatt, Hezbollah... Hice el trabajo y permanecí mucho tiempo en el área de Oriente Medio, y después me mandaron al Magreb, donde me tocó toda la transformación social de los países de esa zona y el inicio del yihadismo. En el 2002 fui jefa de contrainteligencia del Magreb, Ceuta y Melilla. Me encontraba en ese destino cuando fue el atentado del 11-M en 2004, y se activó el mecanismo de seguimiento en el centro de crisis que había creado Dezcallar, muy moderno y con todos los medios tecnológicos necesarios. Allí nos reunimos con personas de inteligencia exterior, viendo las reacciones que se producían en los distintos países".

El manejo de las fuentes es un arte
María

"La investigación la llevaba sobre todo la gente de terrorismo, con seguimiento de toda la información: Leganés y la inmolación de los terroristas, cómo reaccionaban los barrios más radicales de Ceuta y Melilla, seguimiento de los sermones de las mezquitas, de las personas más conflictivas, consultas a nuestras fuentes... Esos días la información la centramos aquí, con visitas al exterior, pero manejando todo desde aquí, e informando constantemente al Gobierno", explica.

-¿Cuál ha sido la operación más chocante que ha vivido en contrainteligencia?

-Es un tópico, pero es real: siempre los asuntos relacionados con los rusos. Estuve unos años destinada en Washington y desde que regresé hasta que me fui al banco he sido jefa de la división de inteligencia de América, Europa y Asia, y he tenido ocasión de conocer muy bien cómo operan los rusos. Todo lo que uno pueda leer sobre ellos, o ver en películas, da una idea de cómo trabajan, aunque a veces la ficción se queda corta. Dedican muchos esfuerzos a captar a las personas adecuadas y están muy bien instruidos, sin olvidar que un número significativo de los que están destinados en las embajadas rusas con estatus diplomático son oficiales de inteligencia. Esta es la realidad, te lo reconocen los servicios de información más importantes.

-¿Les interesa mucho España?

-Es un objetivo importante para ellos. Toda la Unión Europea lo es, pero les atrae especialmente España porque aquí viven bien y montan operaciones que no se pueden ni imaginar. Operaciones espectaculares, muy profesionales, incluso bonitas.
LA AGENTE 'RUSA'.

Sonia es otra agente del CNI que se ha especializado en la criminalidad organizada de origen ruso. No le gusta la palabra "mafia". Prefiere "criminalidad organizada", porque considera que "mafia" es un término italiano y la actuación rusa es muy distinta de la que utilizaban los capos sicilianos o de cualquier otra región de Italia.

Lleva 15 años dedicada a la lucha contra esa lacra, cuya presencia en España ha provocado un buen número de acciones delictivas en las que no escasean los asesinatos. La captaron por sus conocimientos del idioma ruso y de la cultura de ese país. "El ámbito criminal en Rusia ha tratado de conseguir sus objetivos a toda costa. Y ha sabido adecuar sus procedimientos a los distintos sectores, por lo que ha llegado a mezclarse con los poderes políticos, económicos y criminales. Hay un dicho ruso muy elocuente: 'No hay persona, no hay problema', que en ciertos círculos se aplica al pie de la letra. Si una persona provoca un problema, se elimina y el problema se diluye".

A los rusos no se les tienta con dinero
Sonia

"La cobertura la decidimos durante el proceso de diseño de la operación", dice Sonia. "En unas ocasiones, hay que presentarse como alguien totalmente ajeno a la Administración y, en otras, se considera que es mejor ir de una forma algo más directa. Siempre que resulte conveniente, intentamos ir dos personas a la hora de abordar a un objetivo. Y si es posible, mi experiencia me dicta que es mejor ir un hombre y una mujer, con el fin de ofrecer mayores posibilidades para que fructifique la relación. Los rusos, en términos generales, son muy machistas, y los criminales más porque se trata de un ámbito reservado a los hombres, aunque últimamente empiezan a incorporar mujeres. También ahora han cambiado los hábitos y el comportamiento de los hombres, son más refinados porque en Europa tienen que serlo. Son muy camaleónicos, se convierten en empresarios, políticos o policías en función de su interés. Durante mucho tiempo han venido a España como criminales consolidados muy conectados con las más altas esferas del poder".

-¿Cómo se acerca una mujer del CNI a un objetivo ruso?

-En cualquier operación hacemos previamente una investigación en profundidad sobre el grupo o la persona que nos interesa, y estudiamos entonces la mejor manera de abordarlos. No los podemos tentar con dinero, porque generalmente tienen mucho. Cuando necesitamos establecer relación con un líder criminal de alto nivel intentamos buscar un interés común, y en este caso la aproximación resulta muy compleja. Por eso es tan importante el examen previo, saber qué adversarios tiene, cuáles son sus problemas, qué busca en la vida. Hay que ir muy preparado. Además de conocer su idioma, es necesario saber todo lo posible sobre su forma de ser, sobre su cultura. Según sea la cobertura, puedo llamarle y pedirle una cita para tratar un asunto que le importa y, una vez reunidos, explicarle que tenemos un interés común en el que podemos colaborar. Lo que no he hecho jamás es utilizar las llamadas armas de mujer, porque sería un error.

Hemos llegado a meter una cámara dentro de un mando para abrir las puertas de un coche... Así retratamos a un yihadista
Marián

Cuenta Elena, la ex espía que ahora trabaja en un banco, que nunca sintió discriminación por el hecho de ser mujer. "Pero siempre tenemos que demostrar que valemos el doble de lo que se exige a un hombre. Aquel informe que hice sobre Hezbollah levantó polvareda y hubo debate. Entonces eran todos militares. Lo pusieron todo en cuestión, porque era recién llegada y porque era mujer. Cuando me destinaron al área de Oriente Medio, el jefe nos recibió con una frase que nos dejó espeluznadas: 'No sé por qué me mandan tías cuando dije que no las quería. Pasad y sentaos'".

-¿Cómo son las relaciones con los servicios de información árabes de una mujer que trabaja en contrainteligencia en una época en la que hay que investigar el terrorismo yihadista?

-Lo que buscamos es ganarnos su confianza. Lo que quieren es que los escuchemos, y muchas veces ser mujer es una ventaja para eso. Aunque recuerdo una visita de los kurdos iraquíes: estaba previsto que los recibiera el secretario de Estado para saludarlos, pero no estaba y los recibí yo. Les pareció fatal porque era una mujer. Hice una operación de encanto personal y les dije que había oído hablar mucho de ellos, pero no conseguí nada. Se enfadaron muchísimo y se fueron sin celebrar siquiera la reunión.
TERESA SIN MIEDO.

"Siempre me preguntan si he tenido miedo físico por realizar un trabajo relacionado con la lucha contra los terroristas, pero la verdad es que no, no lo tengo. Más que miedo físico lo que tengo es miedo a que no salga bien la operación, y eso ocurría cuando nuestro objetivo era desarticular a ETA, por las consecuencias que podía tener un fracaso", cuenta Teresa. Ella ha dedicado "horas y horas" a buscar información, y le duele que "no siempre se ven los resultados".

"Mi trabajo era muy especializado, conseguir las pruebas gráficas que pudieran valer legalmente para que fueran aceptadas por un tribunal. No puedo mencionar una operación concreta de cuyo resultado me encuentre más satisfecha, porque de todas aprendes; incluso aunque no salga como habías previsto, aprendes. Después de cada operación nos reunimos para hacer un juicio crítico. Lo hacíamos cuando trabajábamos contra ETA y lo seguimos haciendo con cualquier otro tipo de operación que tengamos entre manos. Analizamos lo que se hizo bien y lo que se puede mejorar".
MARÍA: DE ETA AL YIHADISMO.

María se ha visto alguna vez frente a frente con un etarra. "Pero sin que ellos supieran quién era yo ni lo que sabía de ellos". Una vez que ha dejado la lucha contra ETA, trabaja en "otro tipo de amenaza contra la seguridad", y aunque no especifica qué tipo de amenaza, se deduce que se dedica a la lucha contra el terrorismo yihadista.

Cuando trabajaba contra ETA, intervino en múltiples operaciones utilizando todo tipo de medios para llevarlas a cabo, técnicos, seguimientos dentro y fuera de España, informes, análisis... "Pertenecí a un equipo con los mejores en su oficio, analistas de inteligencia, especialistas en métodos de captación de fuentes, que es toda una filosofía. El manejo de las fuentes es un arte".
LA FOTÓGRAFA.

Otra de las espías, Marián, se especializó en fotografía. "Los medios son muy buenos y adaptamos nuestras cámaras a las distintas circunstancias que debemos afrontar. En una ocasión tuvimos que vigilar a un yihadista en Ceuta y comprobar si acudía a una dirección determinada. Una calle sin salida, un cul-de-sac, difícil de controlar porque no era una calle de tránsito, sólo para acceder a una de las viviendas que estaban allí. Se nos ocurrió meter una cámara dentro de un mando para abrir las puertas de un coche. Lo dejamos en la calle, debajo de unas hojas, grabando... Y localizamos al terrorista, que, efectivamente, acudió a la dirección que habíamos previsto".
https://www.elmundo.es/cronica/2019/04/ ... b4613.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: 05 Jul 2019 07:50 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 11254
Ubicación: Pintiam.-
El Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el servicio secreto español, quedará en situación de interinidad a partir de este viernes, cuando el Consejo de Ministros apruebe la salida del general Féliz Sanz Roldán, que lo ha dirigido durante 10 años. Se trata de un cese obligado legalmente, por haberse cumplido el mandato de cinco años previsto por la Ley Reguladora del CNI. Al encontrarse el Gobierno en funciones, el presidente Pedro Sánchez no puede nombrar al sustituto de Sanz por lo que, interinamente, hasta que un nuevo Ejecutivo designe al sucesor, asumirá sus funciones la secretaria general del CNI, Paz Esteban López.

El general Félix Sanz se reunió ayer con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, quien le agradeció los servicios prestados y le confirmó que el Consejo de Ministros aprobará este viernes mismo su cese. Durante los últimos días se había especulado con la posibilidad de que Sanz pudiera continuar en funciones hasta que fuera posible designar a un sucesor. Pero el propio director del CNI había advertido de que él no podría continuar en el cargo sin la adecuada cobertura legal. El responsable del servicio secreto tiene que firmar documentos comprometidos —pago de fondos reservados, envío de agentes al extranjero, solicitud de interceptación de comunicaciones— y sus facultades legales no pueden estar en entredicho.

Cuando cumplió sus primeros cinco años en el cargo, el 4 de julio de 2014, el Gobierno aprobó un decreto por el que le cesaba y a renglón seguido otro renombrándole. Ahora no puede designar a Sanz ni a ningún otro: la ley limita la gestión del Ejecutivo en funciones “al despacho ordinario de los asuntos públicos”, lo que no incluye nombrar secretarios de Estado, rango que corresponde al director del CNI.En aplicación de la Ley Reguladora del CNI, de mayo de 2002, la dirección del servicio secreto queda en manos de su número dos, la secretaria general Paz Esteban López, quien “sustituye al director en caso de ausencia, vacante o enfermedad”.

La actividad cotidiana del servicio secreto no se resentirá, según los expertos, ya que la secretaria general es la que se encarga del funcionamiento ordinario y de la gestión administrativa del centro. Lo que no puede hacer, según las mismas fuentes, es sustituir al director en sus relaciones de alto nivel. “La número dos no puede descolgar el teléfono y llamar a los directores de los servicios secretos extranjeros para pedirles un favor, ya que no tiene el nivel de confianza ni la agenda que se había hecho Sanz durante 10 años”, explican dichas fuentes.La cuestión es durante cuánto tiempo se prolongará esta situación de interinidad, ya que ni siquiera hay fecha para la formación del nuevo Gobierno que debe designar al director del CNI.

Aunque sea de manera interina, Paz Esteban López se convertirá este viernes en la primera mujer que dirige el servicio secreto español. Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, ingresó en 1983, con 25 años, en el Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), antecesor del CNI. Ocupó diversos puestos en la división exterior hasta 2004, para incorporarse luego a la cúpula del centro en tareas de planeamiento.Desde 2010 fue jefa del gabinete técnico del hasta este viernes director general, Félix Sanz, hasta su nombramiento como secretaria general del centro, el 12 de junio de 2017, convirtiéndose en la quinta mujer en ocupar este cargo, con rango de subsecretario y reservado para personal del CNI. El servicio secreto español cuenta con unos 3.500 agentes, aunque en 2017 se aprobó ampliar la plantilla en 600 adicionales en un periodo de cinco años. Su presupuesto asciende a 282 millones de euros, de los que prácticamente 20 millones corresponden a gastos reservados.

En la década que lo ha dirigido Sanz, el CNI ha experimentado una profunda transformación, pasando “de la era analógica a la digital”, según sus palabras. El Centro Criptológico Nacional (CCR), dependiente del CNI, se ha convertido en órgano de referencia en ciberseguridad.La limitación a cinco años se introdujo en la ley de 2002 para evitar mandatos excesivamente largos, como los 13 años de Manglano. Pero nadie pensó que su final pudiera coincidir con un Gobierno en funciones.
https://elpais.com/politica/2019/07/04/ ... 87970.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 386 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 39, 40, 41, 42, 43

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos