Fuerzas de Elite

Portal dedicado a las Unidades Especiales de la Policia y el Ejercito, sus tácticas, sus armas, su equipamiento...
Creditos
Fecha actual 19 Dic 2018 00:08
Aula Policial

Todos los horarios son UTC + 1 hora




Nuevo tema Responder al tema  [ 625 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 66, 67, 68, 69, 70  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 31 Mar 2017 19:38 
Desconectado
Site Admin
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2007 15:56
Mensajes: 17231
Ubicación: ESPAÑA
Legionarios!!
La Legión española y la Légion étrangère francesa entrenando juntos.
Imagensube
Imagensubir fotos a internet
Imagensubir gif
Imagensubir imagen
Imagenimagen jpg
Imagensubir imagenes
Imagensubir imagen
Imagensubir gif

Vídeo en nuestro canal de facebook: https://www.facebook.com/Fauerzaesp/vid ... 134110426/

Saludos

_________________
"Si deseas la paz, preparate para la guerra"
Imagen
Normas del Foro
Hilo de presentaciones
A que cuerpo perteneces?


Arriba
 Perfil  
 

Compartir en:

Compartir en Facebook FacebookCompartir en Twitter TwitterCompartir en Tuenti TuentiCompartir en Sonico SonicoCompartir en Digg DiggCompartir en Delicious DeliciousCompartir en Technorati TechnoratiCompartir en Tumblr TumblrCompartir en Google+ Google+

 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 27 Abr 2017 14:36 
Desconectado
Site Admin
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2007 15:56
Mensajes: 17231
Ubicación: ESPAÑA
Cada uno somos fuertes, juntos somos imparables

Agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional entrenando combate en población con Legionarios de la VIII Bandera "Colón" del 3º Tercio, (BRILEG).

Fuente: https://www.facebook.com/AmigosdelTercerTercio/

_________________
"Si deseas la paz, preparate para la guerra"
Imagen
Normas del Foro
Hilo de presentaciones
A que cuerpo perteneces?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 04 Ene 2018 15:29 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 10556
Ubicación: Pintiam.-
La Legión tiene al enemigo dentro. La fuerza de choque de la infantería española, curtida en el combate cuerpo a cuerpo, se enfrenta a un problema de sobrepeso. No todos los legionarios tienen el torso musculado de los que en julio pasado incendiaron las redes sociales a partir de las fotos difundidas por un tuitero británico. Algunos están fondones, o lucen michelines, como buena parte de la sociedad española, y eso no casa con el credo legionario, cuyo espíritu de marcha proclama que “jamás dirá que está cansado hasta caer reventado” y que su cuerpo será “el más veloz y resistente”.

“La Brileg [Brigada de la Legión] se halla inmersa en una situación que demanda una serie de medidas para paliar el sobrepeso entre su personal”, reconoce sin ambages el cuartel general de la unidad en un documento interno al que ha tenido acceso EL PAÍS.

“La media de edad alta del personal de la Brileg, unida a un desgaste físico importante [...], a una falta de medios e instalaciones que permitan realizar una preparación física diversa y motivante, y una sensación general de conformismo ante este problema del sobrepeso, de cierto arraigo social en nuestra sociedad, han sido factores que han ayudado notablemente a la propagación de este problema”. Se trata “de un escenario difícil en el que se hace necesario reaccionar con prontitud”, advierte.
La reacción se ha plasmado en el Plan IMC (Índice de Masa Corporal), que contempla medidas de tipo psicológico, físico, sanitario y también disuasorias para quienes no cumplan los objetivos marcados. Una dieta de adelgazamiento manu militari.

La primera fase del plan consiste en concienciar de que la obesidad no solo causa problemas de salud, sino que también daña la imagen de la unidad. “Una adecuada presencia y preparación física, así como un estado de salud adecuado, son exigencias del militar que han de ser desarrolladas en su grado máximo por la Legión. El legionario ha de comprender que el mero apto en el TGCF [Test General de Condición Física] no conlleva el cumplimiento de todos los requerimientos para él. Sin una mayor exigencia, estaríamos condenados a la pérdida del prestigio como unidad de combate”, advierte el informe.

Según el plan, los más de 3.000 efectivos de la Brigada de la Legión con base en Viator (Almería) y Ronda (Málaga) deben someterse a un reconocimiento médico que determine su índice de masa corporal, de acuerdo a los parámetros de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Todos los que tengan un índice superior a 27 (sobrepeso) se incluirán en un plan de seguimiento en el que, además de ofrecerles pautas de alimentación, se les podrán exigir la realización de electrocardiograma, analítica de sangre y prueba de esfuerzo, así como un programa específico de educación física.
Las claves de la dieta legionaria

Pautas de alimentación de la Brigada de la Legión:

Desayuno: Dos veces, al levantarse, yogur y fruta (plátano); a media mañana, infusión /café, tostada y fruta (naranja).

Comida: Ensalada, un plato (si son dos, no llenos), postre (fruta, yogur) y agua.

Merienda: Infusión / leche / actimel; fruta / barrita.

Cena (no justo antes de acostarse): verdura hervida / ensalada; algo a la plancha

Generalidades: Cinco comidas diarias; más fruta y verduras; alcohol (cerveza) no a diario, esporádico; aumento del consumo de agua (1,25 a 2 litros día); evitar fritos y alimentos muy procesados (salchichas, croquetas, bollería); comer despacio (no menos de 20 minutos); pienso en lo que hago (comiendo no veo la televisión).

Entrenamiento: Fase genérica, 12 semanas (conseguir la fuerza suficiente para acometer siguientes fases); Fase acondicionamiento, 12 semanas (aumentar la fuerza y resistencia); Fase específica, 12 semanas (alcanzar el mayor estado de forma física); Fase mantenimiento, 12 semanas (mantener el desarrollo alcanzado y recuperar la forma física).

El plan no diferencia por sexos al fijar el IMC, solo indica que los legionarios con un índice 27-30 (sobrepeso) serán objeto de seguimiento anual; con 30-35 (obesidad leve) semestral; y con más de 35 (obesidad media o severa) trimestral.

Las unidades de destino de los legionarios designarán un mando responsable de su seguimiento, que aplicará el programa de ejercicio físico individualizado y controlará su peso, “considerándose que lo ideal es perder entre 0,5 y 1 kilo a la semana”.

El plan advierte de que “asumir que la aparición del problema del sobrepeso está relacionado con una falta de profesionalidad no siempre es correcto”, ya que en ocasiones “puede haber detrás un problema de carácter cultural, patológico o incluso psicológico que debe ser abordado adecuadamente”. También admite que la Legión carece de instructores o entrenadores físicos con experiencia, por lo que se abusa de la carrera continua, lo que provoca tedio y rechazo.

No obstante, prevé la aplicación “de manera progresiva” de medidas coactivas a quienes no pierdan peso tras la realización de uno o varios controles. Además de la inclusión forzosa en un programa con un especialista en nutrición, contempla la no participación en paradas militares, desfiles de Semana Santa, juras de bandera o charlas.

Si las anteriores medidas afectan a su visibilidad como miembros de la Legión, las siguientes inciden en su promoción profesional o incluso su retribución: se puede limitar su participación en cursos y jornadas; no incluirlos en propuestas de concesión de recompensas, felicitaciones y premios; no dejarles participar en operaciones en el exterior y quitarles el complemento de dedicación especial.

Transcurrido un año sin perder peso, se les podrá someter a reconocimiento médico “para [apreciar la] posible perdida de aptitud psicofísica”, lo que supone su expulsión del Ejército.
https://politica.elpais.com/politica/20 ... 44122.html

Ya lo decía Hipócrates cinco siglos antes de Cristo: quienes engordan demasiado son más propensos a una muerte repentina. Sócrates aconsejaba ejercicio matinal para paliar el sobrepeso. Y en las casas de los ciudadanos romanos más ricos había un vomitorum, un habitáculo para expulsar la comida y mantener la figura. Pero es una plaga. Hasta los gladiadores romanos tenían sobrepeso, y eso que eran vegetarianos. Así que no debería sorprender: la Legión Española, unidad de élite, ejemplo clásico de excelente forma física y capacidad para el combate extremo -además de trending topic hace unos meses por lo ajustado y escotado de su uniforme-, está a dieta. A los legionarios, como a muchos españoles, les sobran kilos. Sus altos mandos, muy preocupados, han puesto en marcha un programa de adelgazamiento para la tropa.

El documento interno de la Brigada «Rey Alfonso XIII» II de La Legión Española (BRILEG), al que ha tenido acceso Crónica, se llama Plan IMC (por el índice de masa corporal) y supone una declaración de guerra contra la obesidad entre los 3.000 miembros de la unidad principal de la Legión, en la base Álvarez de Sotomayor de Viator (Almería) y en la de Ronda (Málaga).

Entre las novedades, adelantadas por El País, figuran una dieta con menos calorías, una serie de ejercicios físicos y un seguimiento médico para comprobar los resultados. Según fuentes del Ejército de Tierra, ya se han acogido al plan 180 legionarios (el 6%) por sufrir obesidad (como el 22% de los españoles). Los casos graves son el 2%, que padece obesidad media o severa.
La imagen y el prestigio

La Legión lo deja claro: quiere reducir el problema «a corto/medio plazo». Por razones de salud, pero también porque «la imagen del legionario se contrapone en forma y fondo con la existencia del sobrepeso entre sus miembros». El legionario, en suma, debe tener «una apariencia física adecuada» que lo distinga de la sociedad civil. Si no atajan el problema, se arriesgan a una «pérdida de prestigio como unidad de combate» que la brava Legión, curtida en las batallas más duras, no se puede permitir.

Antonio Guardia Torrecilla (Andújar, Jaén, 1976) es uno de los españoles que más sabe sobre el problema de sobrepeso y obesidad en la Brigada de la Legión. Hace años que detectó el problema y lo analizó a fondo. Comandante médico, se doctoró en 2013 en la Universidad de Cádiz con una extensa tesis dirigida por los profesores Jesús Mora Vicente y José Luis González Montesinos en la que, tras seguir los progresos de 168 legionarios, proponía un plan para prevenir la obesidad y el sobrepeso entre los más jóvenes del cuerpo.

Siete años antes ya había publicado un estudio sobre el asunto tras analizar el índice de masa corporal de 768 compañeros de la base Álvarez de Sotomayor, donde él mismo estaba destinado. Entonces ya descubrió, resumiendo, que un 65% de los legionarios hombres de entre 25 y 51 años sufría de sobrepeso. Hacían falta medidas.

Guardia, hoy comandante médico de vuelo en la base aérea de Armilla (Granada), nos atiende desde su casa en la víspera de Reyes.

-¿Por qué hay un problema de obesidad en la Legión?

-Es una epidemia global propia de los países desarrollados y los militares lo sufrimos igual que la sociedad civil, porque somos parte de ella y cuando llegamos a casa comemos como en cualquier casa española. Si usted va a un colegio, cuatro o cinco de cada 10 niños tendrán sobrepeso u obesidad. Además, no sólo preocupa a España. Las fuerzas armadas de Estados Unidos, Francia y Alemania están muy preocupadas por este tema. En los comedores militares estadounidenses los alimentos están incluso identificados con colores (verde, rojo y amarillo) para saber cuáles deben tomarse habitualmente y cuáles no.

-¿Y qué tal come la Legión?

-Muy bien. Los militares extranjeros se quedan sorprendidos de la extraordinaria comida que se sirve a nuestras fuerzas. Está todo muy reglamentado según las estaciones del año y en función de la actividad física que se realiza cada día, para sumarle al menú más calorías, y se cumple. En todas las fuerzas armadas españolas, pero especialmente en la Legión, se cuida mucho. Es una dieta mediterránea muy saludable.

La alimentación y la forma física de los soldados ha sido una preocupación de la Legión desde aquel septiembre de 1920 en el que Millán Astray la fundó. Durante la Guerra de Marruecos los legionarios contaban incluso con sus propias huertas y granjas con aves, cerdos y corderos para proveer a sus tropas de carne fresca y huevos, cuenta el comandante. Y durante mucho tiempo, en aquella España lejana, la comida abundante y diversa -además de una paga mejor- era precisamente el mayor incentivo para entrar en la Legión.

Pero hoy ¿cuántos legionarios hay con sobrepeso u obesidad? Antonio Guardia estima que «alrededor del 50%». El criterio, según la Organización Mundial de la Salud, es el índice de masa corporal, que se calcula dividiendo el peso (en kilos) entre la estatura (en metros) al cuadrado. Si el resultado es superior a 25, se considera sobrepeso. A partir de 30, obesidad. Al Ejército sólo puede ingresarse con un máximo de 29, salvo que se deba a un «desarrollo muscular marcado».

Eso sí, no todos los casos son un problema: una gran masa muscular (habitual entre legionarios que pueden llegar a cargar 30 kilos de peso durante marchas de 40 km) puede indicar sobrepeso, sin ser preocupante. En cualquier caso, es un problema real. De ahí el plan de choque de la Legión, que, a juicio del comandante Guardia, es «de matrícula de honor». «Acabo de leerlo y es magnífico. Está basado en la triple terapia: alimentación, ejercicio físico y cambio en los hábitos. Además, plantea pautas sencillas y comprensibles para todos que después se adaptarán sin duda a cada situación personal».

Otras voces opinan lo contrario: que el programa es un despropósito, demasiado generalista, ineficaz, incluso ilegal. A continuación, las claves de la misión más polémica de la afamada Legión Española.

El ya famoso Plan IMC empieza por una criba: los legionarios de Viator y Ronda (el Tercio Don Juan de Austria, el Alejandro Farnesio, el Grupo de Caballería Ligero Acorazado, el de Artillería de Campaña, los Zapadores, el Grupo Logístico y hasta la Sección de Asuntos Económicos) se someten a un reconocimiento médico para detectar si tienen sobrepeso. Si su índice de masa corporal es mayor a 27, se considera que sufren un sobrepeso que debe ser tratado y pasan a la siguiente fase. En ella, dependiendo de varios factores, se les realizan más pruebas (electrocardiograma, analítica de sangre) y empiezan un programa de ejercicios físicos y una dieta. Sus progresos son supervisados por un médico de forma anual en los casos más leves y hasta trimestral en los más graves. Cada 15 o 30 días les controlan el peso. Lo «ideal» es «perder entre 0,5 y 1 kg a la semana».
Castigos: sueldo, premios...

Si el legionario no baja de peso, y aquí vienen las sanciones, pueden limitarle la asistencia a cursos y jornadas, impedirle participar en paradas militares «y otras actividades de carácter institucional en las que se refleja la imagen de la Legión»; también en acciones de cooperación (desfiles de Semana Santa, juras de bandera, charlas en colegios...) e incluso en operaciones en el exterior. Excluirle de propuestas de concesión de recompensas y premios, darle de baja en el Complemento de Dedicación Especial y someterle a un reconocimiento médico para estudiar si debe perder la aptitud psicofísica, con lo que el desenlace puede ser la expulsión del Ejército.

¿Algunas pautas de la nueva dieta? Cinco comidas al día; más fruta y verduras, y más agua; la «cervecita», esporádica; evitar fritos y alimentos muy procesados como salchichas, croquetas o bollería... Ensalada, fruta o yogur para comer; verdura hervida y algo de plancha para cenar ¡y un Actimel de merienda!
Hipocalórica... ¿e ilegal?

«Es una dieta muy restrictiva, muy hipocalórica, y no es apropiada para nadie, especialmente para un militar pero incluso para cualquier persona», indica a Crónica Alma Palau, presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España. La especialista observa «errores de principiante» en la dieta de la Legión.

-¿Qué errores?

-El principal es querer hacer recomendaciones genéricas, lo que llamamos dieta del cajón, porque las personas tenemos diferentes complexiones y distintas situaciones. El segundo es que la alimentación debe adaptarse al tipo de ejercicio físico que se haga en cada momento. Además, las mujeres requieren una dieta distinta. Y lo fundamental es que esta dieta tiene muy pocas calorías. Faltan hidratos de carbono y cereales. Y proteínas. (...) Y el Actimel, en fin, no protege las defensas ni te hace más fuerte...

-¿Qué le añadiría a esta dieta?

-Carne y pescado a la plancha o al horno, huevos... Pasta y arroz (cereales) y legumbres (hidratos).

Otra crítica, ésta de carácter legal, la pronuncia Mariano Casado, miembro del Observatorio de la Vida Militar (organismo consultivo adscrito a las Cortes) y presidente de la Sección de Derecho Militar del Colegio de Abogados de Madrid. «Se han equivocado», asegura el letrado. En su opinión, aunque las intenciones sean buenas, un plan «obligatorio» de esta naturaleza que en definitiva «pone en peligro la carrera militar de los legionarios» es un «pseudorrégimen disciplinario paralelo que no tiene ningún amparo legal».

Ya hay quien pretende llevarlo a los tribunales militares. Jorge Bravo, secretario de Organización y Comunicación de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), denuncia que el programa de adelgazamiento es «un ataque a la intimidad y dignidad» de los legionarios, porque «se aplica una especie de régimen disciplinario por una situación personal [la masa corporal] que no tiene nada que ver con la disciplina». «Se han de tomar medidas disciplinarias, si no penales, contra la persona que ha autorizado o consentido este plan», asegura. La operación bikini de la Legión puede traer problemas.
http://www.elmundo.es/cronica/2018/01/0 ... b45af.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 07 Ene 2018 19:16 
Desconectado
Site Admin
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2007 15:36
Mensajes: 5785
Los franceses han venido a entrenar con la Legión en medio subterráneo, en las Minas de Alquife en Granada.


_________________
Subscribirse a Fauerzaesp.

Imagen



Munifex escribió:
...en España NOS gusta mucho el "rollo" secretismo y dar una aureola grandiosa a lo que desonocemos. A las unidades se las debe valorar por lo que se conoce que hacen, lo demás es falsa mitología.-


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 29 Ene 2018 11:15 
Desconectado
Agente
Agente

Registrado: 20 Jun 2014 10:30
Mensajes: 37
Ubicación: Arabia Saudí
Brigada de la Legión entrenando junto con el GAR y USECIC en técnicas de combate en zonas urbanizadas.
Imagen
Imagen
Imagen
Un saludo,

_________________
"Esto no es el final, ni si quiera es el principio del final, es posible que solo sea el final del principio"

-Sir Winston Churchill 'batalla del Alamein'-


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 01 Mar 2018 20:00 
Desconectado
Site Admin
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ene 2007 15:36
Mensajes: 5785
X Bandera en instrucción en Zonas de Combate Urbanizado durante el grupo de alfas "DURRES" I/18 en el Campo de Maniobras “Álvarez de Sotomayor”:
Imagen
Imagen

El General Jefe de la División Castillejos comprueba el nivel de operatividad de la Brigada de La Legión:
Imagen

X Bandera en asalto a posiciones defensivas de la 1ª y 2ª Compañías en el grupo de alfas "DURRES" I/18.
Imagen
Imagen

_________________
Subscribirse a Fauerzaesp.

Imagen



Munifex escribió:
...en España NOS gusta mucho el "rollo" secretismo y dar una aureola grandiosa a lo que desonocemos. A las unidades se las debe valorar por lo que se conoce que hacen, lo demás es falsa mitología.-


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 08 Mar 2018 12:43 
Desconectado
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Feb 2007 09:27
Mensajes: 10556
Ubicación: Pintiam.-
"Recuerdo perfectamente mi primer día en la Legión”, apunta Deborah. Tenía 18 años. “Leí Legionarios a luchar, legionarios a morir y le dije a mi padre que diese la vuelta, que ya había visto todo lo que tenía que ver, que me sacara de allí”. Hoy, 17 años después, es sargento en el Cuarto Tercio y pertenece a la Plana Mayor de Mando en Ronda. “Menos mal que no me fui —confiesa—, no sé qué sería mi vida sin la Legión”.

La sargento Ajenjo se crio entre uniformes. Su abuelo, su padre, sus hermanas… toda su familia es guardia civil. “Yo me desvié”, bromea. Cuenta su madre que de niña ya decía que quería ser legionaria, que le fascinaba el paso rápido de los desfiles, la música de la Escuadra de Gastadores. Jamás pensó en su niñez que su sueño podía cumplirse, pero erró.

Es martes y Deborah viste —“con orgullo”— el uniforme de sarga y el chapiri, el gorrillo que identifica a los legionarios. Como cada día su despertador sonó a las siete de la mañana. Dos horas después ya ha dejado a su niña —vive sola con ella, está separada— en la guardería, ha picado en su trabajo y ha completado su entrenamiento diario, carrera y un poco de gimnasio. Cuando EL ESPAÑOL interrumpe en su despacho, está resolviendo cuestiones de intendencia. Sobre el escritorio tiene una muñeca legionaria de goma.

Las legionarias del Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión en Ronda.

“La gente todavía se sorprende cuando ve a una mujer en la Legión”, cuenta la sargento Ajenjo. “Nos miran con orgullo —sigue—; y muchas mujeres se me acercan y me cuentan que si en su tiempo hubiesen podido, se habrían hecho legionarias”.


—¿Le gustaría que su hija fuese legionaria?

—No. [Contesta con rotundidad]. Y yo no tengo malas experiencias, pero he visto a mi madre sufrir conmigo. En las misiones, en las guardias… Aunque si ella decide hacerse legionaria, lo aceptaré.

Recuerda Deborah el impacto que le produjo verse con 18 años rodeada de legionarios. Había solo cinco mujeres entre 180 hombres. “Pensé que no aguantaría, que me tratarían mal —confiesa—; pero nunca, jamás, he tenido problema alguno en los 17 años que llevo”.

—¿La Legión es machista?

—No, y quien piense lo contrario, que pase un día con nosotras.

EL ESPAÑOL acompaña durante un día a las legionarias del Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión. Desde el cambio de guardia e izado de la bandera, a las ocho de la mañana, ya se empiezan a ver mujeres. Nada las distingue de sus compañeros. Las hay formando, en la garita de la entrada o corriendo solas o en grupo por los alrededores del campamento de Montejaque, a los pies de la sierra de las Nieves, una zona de monte a escasos kilómetros de Ronda (Málaga).
Macarena, de 31 años, dama legionaria, tiene la máxima nota posible en las pruebas físicas.

Macarena, de 31 años, dama legionaria, tiene la máxima nota posible en las pruebas físicas. Fernando Ruso

“Soy valiente y leal legionario; soy soldado de brava legión”, arranca el himno de esta unidad del Ejército de Tierra. Y para valientes amanece el día en Ronda.

El asfalto está mojado por las intensas lluvias. El agua ha amortiguado el intenso frío habitual en la zona, que registra temperaturas que rondan los cero grados en las primeras horas de la mañana. Chispea intermitentemente. Las minúsculas gotas, distinguibles solo en las luces de las farolas, se pegan en el rostro de quienes encogidos entran corriendo al gimnasio.
“SABEN QUE ESTARÁN SEGUROS CONMIGO”

Allí, subiendo con presteza a una cuerda está Samos, dama legionaria, un tratamiento que solo reciben las soldados de este cuerpo. Su fortaleza física sorprende a sus nuevos compañeros, considerados caballeros. Algunos bromean con ella. Le dicen que no irán al gimnasio mientras que esté ella. Que les acompleja su portentoso estado capaz de hacer 50 flexiones o 90 abdominales. Cuerpo atlético de diez. “Creo que todos saben que estará seguros cuando estén conmigo en una misión”.

Samos, de nombre Macarena y edad 31 años, lleva solo una semana en la Legión, en Brigada de Infantería Ligera ‘Rey Alfonso XIII’ II, la punta de lanza del Ejército de Tierra que ha desplegado a sus hombres, y mujeres, en Kosovo, Irak, Afganistán, Líbano, Congo o Mali. En ese tiempo ha aprendido que la Legión es distinta a otro cuerpo del Ejército. “Se vive todo intensamente, es una gran familia, me gusta la exigencia, el compañerismo —defiende—; no por ser mujer te apartan, te miran distinto; aquí me siento uno más”.

—¿Qué hará el día 8-M?

—Vendré a trabajar, como todos los días. No tengo motivos para manifestarme. En la Legión somos todos iguales. El uniforme no entiende de sexo. Los legías [apelativo con el que se conoce a los caballeros legionarios] y nosotras somos iguales. Los mandos nos ordenan lo mismo. Todos cumplimos por igual.
Estefanía Guerrero, 27 años, dama legionaria, practicando artes marciales.

Estefanía Guerrero, 27 años, dama legionaria, practicando artes marciales. Fernando Ruso

Aunque no todos son capaces de subir la cuerda con la velocidad que lo hace Samos. Algo fuera de lo normal. En cada esprín, vertical, se le contrae el muslo derecho, donde tiene tatuado una carabela alada, una rosa y una brújula señalando al noroeste. “Cuando alguien me dice que eso no lo puedo hacer, que es cosa de hombres, yo no discuto; lo hago y le demuestro que se equivoca”, zanja.

A escasos metros de Samos entrena Estefanía Garbero, dama legionaria y policía militar desde hace cuatro años. La única en Montejaque. Su rutina difiere del resto de sus compañeros, parte de su ejercicio físico lo realiza en el tatami, practicando luxaciones, evasiones y bloqueos. Aparte de su preparación en el cuartel, también practica en su tiempo libre.
“SE PENSARÁN QUE UNA LEGIONARIA DEBE IR CON EL PELO RAPADO”

“Mis compañeros me respetan —afirma—, me ven como policía militar, sin más”. Garbero tiene 27 años y es la primera de su familia en pisar el Ejército. Todos presumen de ella. “Aunque mi madre al principio tuvo sus reticencias”, recuerda. “Se creía que la Legión era como antes”, puntualiza. Y no. Estefanía entró en la vida castrense al salir de Bachillerato. “Fue un cambio drástico, pero ahora es mi segunda familia”.

—¿Se imaginaba que fuese así?

—Tenía una mala fama que no se corresponde con la realidad.

Explica Garbero que la gente se sorprende al saber que es legionaria. “No les encajo en el tópico —confiesa—, se pensarán que una legionaria no es femenina, que debe ir con el pelo rapado y con cara de mala leche; no les encaja el pelo largo, una cara normal”.

Y Estefanía es como cualquiera. Alta, con una mirada dulce, simpática y sonriente. También reservada. No le gusta comentar con su novio, que estudia Informática, las cuestiones del trabajo.

—¿Hará huelga?

—Aquí no hay diferencias entre hombres y mujeres y quizás no necesitemos tanto una huelga. Aun así, hay que apoyar también a las demás. También los hombres deberían apoyarlas. No haré huelga porque por mi condición de militar no puedo hacerla; pero si pudiese, la haría como gesto solidario. Sé que hay mujeres que no están en nuestra misma situación.
El cambio de guardia de las ocho de la mañana en el acuartelamiento de La Legión.




Los militares, tanto ellos como ellas, gozan por ley de una serie de derechos que garantizan reducciones de jornadas, permisos, vacaciones u otras licencias a los miembros Fuerzas Armadas. Gracias a esa norma se protege la conciliación de la vida personal, familiar y profesional. Sin distinción de sexos. Aunque aparecen referencias expresas a ellas en cuestiones obvias como las técnicas de fecundación o reproducción asistida o exámenes prenatales y clases de preparación al parto. También se reconocen permisos de maternidad y paternidad. A ellos también se les salvaguarda su derecho a ausentarse por la lactancia en caso de menores de doce meses.

“En la Legión, por ley, estamos mucho mejor que en la vida civil”, defiende la sargento Echeverri, Isabel Cristina, del grupo de caballería. “Las normas permiten conciliar, también a los hombres, aunque seamos nosotras las que nos ocupemos casi siempre del cuidado de la vida doméstica”, explica.

Echeverri nació en Medellín, Colombia, y en el año 2000 salió de su país huyendo de la violencia de los narcos para pedir asilo político en España. Entró en la Legión en la tercera oleada de incorporaciones de inmigrantes en el Ejército. Y se emociona cada vez que canta la canción del legionario: “Los que en España no habéis nacido y sangre vida dais en su honor; hijos de España sois predilectos, habéis ganado su excelso amor”.


Fue la primera madre de la Legión en Ronda, por eso se sorprende cuando la gente tilda de machista a todo el cuerpo. “Ahora es muy diferente a lo que era hace 20 años”, justifica a sus 39 años. “La gente piensa de la Legión es un cuerpo de hombres —sigue—, que somos unos brutos, que vamos por la vida de quinquis. Y no es así. La realidad es muy diferente”.

—¿La Legión es machista?

—No, no es así. Y quien lo diga lo afirma desde el desconocimiento. Es fácil hablar de tópicos. En los cánticos machistas, nunca pensamos que van contra nosotras. Vamos cantando en automático. Porque te anima, es una tradición.

La sargento se refiere a la polémica suscitada con los cánticos que los legionarios entonan en los entrenamientos. “Yo prefiero un tanque a una mujer, porque el tanque va a la guerra y la mujer la guerra es”, dice una de las estrofas que las Fuerzas Armadas ordenó suprimir y que, a su juicio, “no muestran la realidad del profundo respeto que el Ejército tiene por la sociedad y especialmente por la mujer”, la cual está “totalmente integrada”.
8-M, “LA LEGIÓN NO PARA

“Son cánticos que se remontan al origen de la Legión, algo tradicional, si se fundase hoy, seguro que nadie los cantaría —defiende Echeverri—; a mí no me ofende, porque nosotras también lo cantamos, es una forma de animarnos mientras corremos y no lo considero ofensivo”.

—En la Legión, ¿la mujer para?

—No, la Legión no para ni parará jamás. Y si la Legión no para, no paramos ni mujeres ni hombres. Soy sargento de la Legión a jornada completa. En mi cabeza no existe esa posibilidad.
La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero en el campo de tiro.

La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero en el campo de tiro. Fernando Ruso

La convocatoria de la huelga feminista ha traspasado los muros del cuartel. Muchas conocen a quienes pararán este jueves 8 de marzo, aunque fuera del recinto de la Legión.

Los militares no tienen derecho a ir a la huelga y su respuesta coincide con las del resto de compañeras. De los 811 legionarios destinados en Ronda, 65 son mujeres. Un 8%. Una proporción menor al total de las Fuerzas Armadas, un 12,5%, y a la media de la OTAN, que se sitúa en el 10,8%. De las 15.074 mujeres del total, 3.012 mujeres (9,8%) desempeñan sus funciones en unidades de especial operatividad, como la Legión o los paracaidistas.

En la Legión, el rango más alto que han alcanzado las mujeres es teniente. Por debajo se reparten, con porcentajes desiguales entre oficiales, suboficiales y tropa, donde se alcanza la proporción más alta.

En Ronda están destinadas dos tenientes, una médica y una enfermera. Ambas se encuentran en la actualidad de misión en Mali. Y las dos suponen un orgullo para el coronel que manda el Tercio Alejandro Farnesio Cuarto de la Legión, jefe del acuartelamiento de Montejaque, Ramón Armada.

En su despacho, situado en la zona noble del cuartel, el coronel explica a EL ESPAÑOL que la mujer está perfectamente integrada en la Legión, “una unidad moderna, que siempre ha sido punta de lanza del Ejército de Tierra español y que evoluciona para estar a la altura de su tiempo”. “También a la hora de incluir a la mujer”, apunta.
LA JERARQUÍA APLASTA LOS MACHISMOS

Armada, que suma ocho años en la Legión y que ejerce de militar desde 1984 —con él entraron las primeras mujeres que aspiraban a ser oficiales de las Fuerzas Armadas— puntualiza que en el Ejército “solo impera la jerarquía, en la que se debe un respeto al superior”. “Los protocolos van en función del rango, nunca del sexo. Lo dice la Constitución —insiste—, no hay diferencias ni por sexo, religión, raza…”.

Tampoco de salarios. “Sería una barbaridad si las hubiera”, confirma. “Ni de promociones, que están sujetas a procesos reglados; hay oposiciones, méritos, baremos… y nunca aparece el sexo”, explica. “Es la valía personal de cada uno la que esa persona ascienda”, subraya el coronel.

—¿Se verá a alguna mujer coronel dentro de algunos años?

—Es cuestión de tiempo, porque ellas llegaron más tarde. Están perfectamente capacitadas para serlo. Seguro que alguna tendrá la suerte de mandar a algún regimiento o un tercio.

“No se entendería la Legión sin las mujeres —sentencia Armada—, no sería lógico que no estuvieran”.

En la galería de tiro, la cabo Becerra y las legionarias Tejero y Garrido practican con el HK G36, el sustituto del cetme. Un rifle de 3,6 kilos de peso; más ligero que su predecesor.
La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero con sus fusiles HK G36.

La cabo Becerra y las damas legionarias Garrido y Tejero con sus fusiles HK G36. Fernando Ruso
“ME PREGUNTAN QUE SI DISPARO”

“Me dicen que estoy loca”, apunta Garrido a sus 28 años. “Yo no creo que sea así, esto es un trabajo como cualquier otro”. “La gente me pregunta muchas cosas, lo que más, que si disparo”, explica entre risas. “Se piensan que una mujer, aunque sea legionaria no lleva fusil”. Junto a ella entrena la dama legionaria Tejero, de nombre Inmaculada y edad 25 años. Viene de Toledo y siguiendo los pasos de su padre, también militar. Estudió Enfermería e ingresó en la Legión, ahora espera llegar a teniente y acabar los estudios de Medicina en el Ejército. En las Fuerzas Armadas no hay techo de cristal.

Susana Sánchez Carrasco, sargento especialista en automoción, lleva ya siete años en la Legión. Conoció a su marido siendo ya dama legionaria y no olvida la cena en la que le presentaron a quienes tiempo después serían sus suegros. “Me senté con más miedo que vergüenza”, recuerda.

“Mi suegro me preguntó que a qué me dedicaba —explica—, yo le respondí que era legionaria”. “Al pobre hombre, que ha criado a cinco hijos y ninguno de ellos pasó por la mili, le cambió la cara; le di una alegría, empezó a contar anécdotas, sus horas de guardia, en el campo…”, detalla la sargento. “Nunca pudo contarle a su familia todo aquello que llevaba dentro”.

Antes de entrar en la Legión, Susana tuvo empleos civiles y tiene elementos para comparar. “En la Legión pasan cosillas, pero todo se arregla —explica—; de hecho, pasan en todos lados, en cualquier profesión, y a todos los hombres no se les puede meter en el mismo saco, no se puede decir que todos los hombres son machistas. Y mucho menos se puede decir que todo un gremio lo es”.

“Aquí eres legionario, y legionaria; y corremos juntos hombres y mujeres”, argumenta la sargento. “No, la Legión no es machista”, insiste.

“A fin de cuentas —bromea—, yo me hice un hombre al entrar en la Legión”.
https://www.elespanol.com/reportajes/20 ... 195_0.html

_________________
SERVO PER AMIKECO.-
ImagenImagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 06 Abr 2018 16:12 
Desconectado
Oficial
Oficial

Registrado: 01 Sep 2016 23:22
Mensajes: 168
Ubicación: Zaragoza
Nuevo polígono de combate subterráneo de la Legión. La legión es la unidad elegida dentro del ET para la experimentación y el desarrollo de doctrina en guerra subterránea.
http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/ ... 23734.asp/

_________________
Valientes por tierra y por mar.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La Legión.
NotaPublicado: 15 Abr 2018 19:11 
Desconectado
Agente
Agente

Registrado: 28 Dic 2011 00:29
Mensajes: 26
Una pregunta, a ver si alguien sabe respondermela, por favor. Hace ya tiempo que yo deje de ser legia asi que ahora de vez en cuando me dedico a ver videos de mis hermanos en los tiempos actuales, asi como de otras unidades de nuestro ejercito.¿Alguien puede decirme porque en el 95% de los casos se les ve entrenando sin mochila? Da igual entrenando combate urbano, que asaltos con fuego real etc el 95% por no decir mas de las veces sin mochilas. No lo veo muy real. Gracias.
Amayagress escribió:
Suelen entrenar "Raids", ataques rapidos con los que no necesitan gran cantidad de equipo. O sea, que viendo el escenario internacional, los están adiestrando más en guerra asimetrica con un apoyo de base cercano más que prepararlos para campañas convencionales. Un saludo (Mi fuente es el CEFOT nº1 de Cáceres).

Hola Amayagress; Gracias por la respuesta. De todas maneras si solo entrenaran Raids...mal vamos y a los hechos me remito. Pero no solo entrenan Raids, de hecho hoy mismo he visto un video de unas maniobras recientes en lo que parece ser un asalto de seccion a una zona de trincheras y...sin mochila. Pero no solo la Legion, el video en que alguna unidad va bien equipada es raro. Pero es que muchas veces ni siquiera llevan cantimplora ¿Que clase de entrenamientos son esos?
Deoh escribió:
Como actual infante en la I Bandera de la BRIPAC, te puedo decir, que en un asalto de combate convencional, osea se, un ataque a una posición defensiva o linea de trincheras, se hace la aproximación hasta la linea de partida con la mochila y todo el equipo a cuestas, una vez llegados a la posición de partida donde se inicia el asalto se avanza relativamente rápido, donde llegados a un punto “próximo” donde se comienza el asalto por saltos , se descarga el equipo, la mochila básicamente y únicamente se coge lo necesario, como puede ser el C-90 u otro armamento lastrado, y se inician los saltos a la carrera por Compañía—<— sección—-< pelotón——<escuadra—-< binomio y por ultimo a menos de 200 metros, saltos individuales , hasta entrar a limpiar la posición.

Por un lado te diré, dado que lo vivo actualmente, que cuando nos toca hacer este tipo de ejercicios, me siento totalmente imbecil. Me parece cojonudo esta táctica en 1914 y ni eso, pero en 2018 donde la guerra convencional es casi inexistente , que nos sigan adiestrando en asaltos al ALBA después de patear durante toda la noche para culminar con un asalto kilométrico sin apenas resguardo a campo abierto, dando barrigazos hasta unos blancos de corcho , es de put*** risa a la par que arcaico.

Por cierto, cuando digo kilométricos, no exagero, mi ultimo ejercicio en asalto convencional fue en diciembre de 2017, antes de las vacaciones navideñas, en San Gregorio concretamente y fue un asalto de 3 km y medio , clavados, desde la linea de partida donde descargamos las mochilas. ¿Enserio es operativo eso?? Por lo menos en 1918 cuando se cargaba hacia una muerte segura contra las trincheras enemigas eran 300-400 m a lo mucho, pero 3km y medio de barrigazos..... y lo peor de todo es que el asalto lo estaban viendo tanto el General de la Brigada como el General de División, y estoy absolutamente seguro de que creerán que eso es operativo de coj****... con esos manuales de batalla de 1950 que me llevan.

Por otro lado, he de decir que no estoy de acuerdo en que esto no se enseñe y se practique, ¡claro que no!, es el nucleo de la infanteria y la base del combate, donde todo infante debe conocer (Fuego, Movimiento y Choque) . De hecho, en Afganistan cuando los convoyes eran hostigados desde las cotas por Tucus, y los vehículos no podían adentrarse, la tripulación bajaba, dejaba el resto del equipo en el vehículo cogiendo solo lo esencial (armamento, municion y poco mas) y se iniciaba el asalto convencional hasta la cota para asegurarla.

Pero de ahí, a que sea actualmente el ejercicio mas demandado por los mandos en muchas maniobras.... y lo peor es como se desarrolla , con distancias absurdamente largas, a plena luz de la mañana y a campo abierto, como dando por hecho que en un combate convencional el enemigo no va a tener tiradores, artillería, sistemas anti-carro ametralladoras... etc. Tal y como se ensaya actualmente, si fuera en una situación real, no quedaba vivo en el asalto ni el apuntador. Y es así de lamentable.

Y digo “ensayar” dado que normalmente ese asalto de bandera , compañía etc.. suele ser el colofón del tema principal de unas maniobras, un asalto que se practica durante días hasta la saciedad en la estancia de maniobras, tanto en vacio, en fogueo y en municion real, para que cuando la autoridad (Coronel, General etc) se presente el DIA D, la función teatral salga perfecta, por que al fin y al cabo, es como preparar una coreografía durante los dias previos para que luego salga todo perfecto delante de vuecencia, y lo mejor de todo es que seguramente no le guste y mande repetir .... y doy fe de ello que se repite.

Por ultimo, ignoro en la Legión con cuanta asiduidad realizaran este tipo de ejercicios, pero en la BRIPAC se prioriza mas que otro tipo de instrucción acorde con los tiempos que corren.

leonpro escribió:
En Siria se están usando profusamente las trincheras, y sobre las largas distancias supongo que será para que no perdáis la forma.
Saludos


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 625 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 66, 67, 68, 69, 70  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  


Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
El Foro Fauerzaesp se nutre gracias a sus usuarios ||Fauerzaesp
 
Creditos